17 de febrero de 2003, Roma -- Un llamamiento para recaudar 15 millones de dólares para paliar los efectos de la crisis alimentaria y sanitaria que afecta el África austral ha sido lanzado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Los fondos permitirán ofrecer ayuda inmediata a más de medio millón de hogares vulnerables que agrupan más de 15 millones de personas.

El llamamiento de la FAO se produce tras una serie de misiones de reconocimiento y evaluación de la situación en los meses de enero y diciembre pasado. Los equipos que visitaron la región analizaron los avances conseguidos por la ayuda humanitaria y llegaron a la conclusión de que la actual crisis humanitaria empeorará en los próximos meses debido a las previsiones climatológicas y al devastante impacto de la pandemia del SIDA en la productividad agrícola.

La FAO lanza ahora este llamamiento para prevenir adicionales pérdidas humanas y para apoyar los esfuerzos en curso destinados a atajar las causas de la pobreza extrema.

En julio de 2002, la FAO lanzó un llamamiento para recaudar 25 millones de dólares para abordar la crisis en esta región africana. Hasta el momento, se han recibido más de 10 millones de dólares, provenientes de la Unión Europea, Irlanda, Países Bajos, Noruega, Suecia, Reino Unido y los Estados Unidos de América.

La FAO usa estas contribuciones para financiar los que dado en llamar "intervenciones de éxito a pequeña escala" que muestran cómo los habitantes de las zonas de crisis, como el África austral, tienen la capacidad de salir adelante si se les proporciona la ayuda necesaria a tiempo.

Sin embargo, según Anne M. Bauer, Directora de la Dirección de Operaciones de Emergencia y Rehabilitación de la FAO, "esta crisis es diferente a otras emergencias. Las causas son complejas y las operaciones de recuperación necesitan un enfoque amplio y continuado que concentre sus esfuerzos en los grupos más vulnerables".

Según la FAO, la crisis alimentaria del África austral es el resultado de una combinación de sequía, degradación de tierras y de pobreza crónica, agravada por el efecto del SIDA en la población. Hoy por hoy, señala la Organización, es el SIDA es elemento más difícil de combatir.

"El virus HIV/SIDA causa y empeora la inseguridad alimentaria en diversos modos. La enfermedad y la muerte de la mano de obra familiar deja a los hogares sin posibilidades de cultivar la tierra; los endeuda con los altos costos de las medicinas y de los funerales, y los deja sin dinero para afrontar otros gastos básicos de alimentación y escolarización", explica un informe de las Naciones Unidas publicado el pasado viernes 14 de febrero. "Todo ello coloca a las familias en situaciones de extrema vulnerabilidad, lo que obliga a las mujeres, en muchos casos, al extremo de prostituirse para conseguir algo de comida para su familia, facilitando de este modo la transmisión del virus".

Este nuevo llamamiento tiene como objetivo recaudar fondos para proyectos destinados a hogares cuyos cabeza de familia son mujeres y familias afectadas por la pandemia del SIDA.

Proyectos en Lesotho, Malawi, Mozambique, Swazilandia, Zambia y Zimbabwe buscan mejorar los conocimientos y técnicas agrícolas, además de proporcionar insumos agrícolas como semillas, aperos de labranza y fertilizantes.

Los proyectos pretenden también promover la diversidad de cultivos, las tecnologías que reducen la carga de trabajo y técnicas de resistencia a la sequía. Asimismo, están dirigidos a mejorarán la nutrición, y para ello, se repondrán algunas cabezas de ganado menor.

En opinión de Bauer, "éste amplio paquete de iniciativas de recuperación mejorará la autosuficiencia de las familias agricultoras y reducirá su vulnerabilidad y dependencia de la ayuda de emergencia".




Persona de contacto:
John Riddle
Oficial de información, FAO
john.riddle@fao.org
+(39) 06 5705 3259