20 de febrero de 2003, Roma -- La acuicultura crece a un ritmo más rápido que cualquier otro sector de producción de alimentos de origen animal; su aportación a los abastecimientos mundiales de pescado, crustáceos y moluscos pasó del 3,9 por ciento de la producción total en peso en 1970 al 27,3 por ciento en 2000, según el informe de la FAO El Estado Mundial de la Pesca y la Acuicultura (SOFIA) 2002.

La contribución de la acuicultura creció más de un 29 por ciento en 2001.

El informe, que se presentará en el curso de la XXVª Sesión del Comité de Pesca de la FAO, (COFI), destaca que gracias a la acuicultura las cifras de producción de pescado son elevadas.

El COFI es el único foro de discusión técnica a nivel mundial sobre materias de pesca internacional. Durante su próxima reunión bianual, que tendrá lugar en Roma entre los días 24 y 28 de febrero, se analizará la situación de la pesca en el mundo.

"La producción procedente de la acuicultura, incluidas las plantas acuáticas, alcanzó los 45,7 millones de toneladas (por peso) y un valor de 56.500 millones de dólares en 2000", dice el informe. "China sigue siendo con mucho la mayor productora con el 71 por ciento del volumen total y el 49,8 por ciento del total del valor de la producción procedente de la acuicultura". La producción global acuícola en 2001 mostró un crecimiento adicional de 48,2 millones de toneladas que se traduce en un valor de 60 900 millones de dólares.

En todo el mundo, la acuicultura ha crecido a un ritmo medio del 9,2 por ciento al año desde 1970, en comparación con el 1,4 por ciento de la pesca de captura y con el 2,8 por ciento de los sistemas de producción de carne en tierra firme.

La pesca de captura, que comprende la pesca marina y la producción en las aguas interiores, registró una disminución en 2001 comparado con el año 2000, pasando de 94,8 a 92 millones de toneladas. Sin embargo, las grandes variaciones en la producción de captura en los últimos años se deben en las variaciones de captura de la anchoa peruana, por razones mediambientales, como el fenómeno de El Niño, ya que la producción de captura global que escluye la anchoa ha permanecido estable desde 1995.

En lo relativo a la situación mundial de los bancos de peces marinos más importantes, el informe advierte de que casi la mitad de los bancos de pesca mundiales no ofrece expectativas razonables para una expansión ulterior. "Alrededor del 47 por ciento de los principales bancos o grupos de especies están completamente explotados y por lo tanto, las capturas que de ellos proceden han alcanzado el límite máximo sostenible o están a punto de hacerlo", subraya el documento.

El informe lanza también la alarma sobre la pesca excesiva en alta mar. Aunque es difícil evaluar la situación en alta mar porque los informes de las capturas marinas que llegan a la FAO no hacen distinciones entre las efectuadas dentro de las zonas económicas exclusivas (ZEE) y las de alta mar, el informe constata que las capturas de especies oceánicas, sobre todo de atunes oceánicos, casi se han triplicado, pasando de los 3 millones de toneladas en 1976 a los 8,5 millones de toneladas en 2000.

Grandes diferencias en el consumo

Más de mil millones de personas en todo el mundo dependen del pescado como fuente de proteínas animales. Sin embargo, a nivel regional, se registran grandes diferencias en el consumo. De los 95,5 millones de toneladas de pescado comestible disponibles para el consumo en 1999, sólo 6,2 millones de toneladas (6,5 por ciento) se consumieron en África.

SOFIA observa también que "alrededor del 56 por ciento de la población mundial obtiene al menos el 20 por ciento de su aporte proteínico del pescado y diversos pequeños estados isleños dependen casi exclusivamente del pescado".

El documento se hace eco de los intentos actuales para predecir la producción y el consumo de pescado. Según las previsiones, entre 2015-2030 la producción mundial de pesca decaptura se estancará mientras la producción derivada de la acuicultura seguirá aumentando y en ella predominarán las especies de agua dulce y los moluscos.

De acuerdo a estimaciones económicas, el consumo anual de pescado por persona aumentará con el tiempo, pasando de los 16 kilos actuales a los 19-21 en 2030. Pero el cuadro a nivel regional será muy distinto. Se prevé que elconsumo de pescado por persona aumente más del 84 por ciento en China, casi más del 60 por ciento en el Sur de Asia y casi el 50 por ciento en América Latina y el Caribe. Pero en otras regiones, puede estancarse o disminuir. En África, por ejemplo, podría bajar alrededor del 3 por ciento.

Refiriéndose a los modelos de consumo, el informe indica que en muchas partes del mundo los cambios pueden reflejar una mayor sensibilidad en materia de salud y una demanda más fuerte de alimentos listos para cocinar o consumir, mientras la difusión de los supermercados y por tanto de las cuotas que les corresponden en la distribución del pescado, favorecerá la penetración de productos alimentarios pesqueros en zonas alejadas del mar.

Comercio mundial

Según el informe de la FAO, el total del comercio mundial de pescado y productos pesqueros alcanzó un valor de exportación de 55.200 millones de dólares en 2000. Tailandia sigue siendo el principal país exportador con 4.400 millones.

China ha experimentado un rápido aumento de sus exportaciones que alcanzaron los 3.700 millones de dólares en 2000 y, en la actualidad, es el segundo país exportador. Noruega perdió el segundo puesto debido a los precios más bajos del salmón y a las fluctuaciones del euro, la divisa de la principal zona de comercio para el pescado noruego.

Las importaciones de pescado llegaron a la cifra récord de 60.000 millones de dólares en 2000. A los países desarrollados corresponde más del 80 por ciento del valor total de los productos pesqueros de importación. Japón, con el 26 por ciento del total mundial, ha sido de nuevo el mayor importador de productos pesqueros.



Contacto:
Pierre Antonios
Oficial de Información de la FAO
pierre.antonios@fao.org
(+39) 06 570 53473