21 de marzo de 2003, Kyoto/Japón -- Mejorar el desarrollo sostenible y la gestión del agua para uso agrícola es esencial para satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos, mejorar la seguridad alimentaria y combatir la pobreza.

Este es el mensaje hecho publico hoy, en la víspera del Día Mundial del Agua, en el marco de una conferencia ministerial celebrada en Kyoto, en la que participaron más de 40 ministros y funcionarios responsables de la gestión del agua para los alimentos y la agricultura.

La reunión se llevó a cabo durante el III Foro Mundial del Agua, organizada conjuntamente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Silvicultura de Japón y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Las recomendaciones de los ministros se presentarán en el Foro Mundial del Agua para que se tomen en cuenta en la declaración final de dicho Foro.

Los ministros responsables del agua que se usa para fines alimentarios y agrícolas destacaron que "para cumplir los objetivos marcados sobre seguridad alimentaria y reducción de la pobreza se necesitará movilizar todas las fuentes de financiación e invertir más en infraestructuras relacionadas con el agua, en investigación y desarrollo para crear nuevas oportunidades de desarrollo sostenible y gestión integrada de recursos hídricos".

Concretamente, la conferencia de ministros pidió:
  • la ordenación sostenible de los recursos hídricos en la agricultura de secano y de regadío;
  • la modernización de los sistemas de riego y la transición a una gestión del agua más orientada a la demanda existente;
  • un aumento significativo en la productividad agrícola mediante reglamentaciones apropiadas y mecanismos socialmente aceptados de amortización de los costes de utilización, capacitación y reformas institucionales que tengan en cuenta las condiciones locales;
  • mejores políticas de explotación agrícola del agua mediante una gestión integrada, eficaz y equitativa de los recursos hídricos, en la que participen los usuarios, con especial atención a la participación de mujeres y colectivos más pobres;
  • investigación y desarrollo que tome en cuenta los conocimientos tradicionales;
  • cooperación internacional, asistencia económica y técnica, y participación del sector privado en la ordenación y la gestión del agua en la agricultura.
Más inversión

En su discurso, el Director General de la FAO, Jacques Diouf, afirmó que "la inversión en riego en producciones de pequeña escala, en infraestructuras rurales y en acceso a los mercados será decisiva para el éxito de la lucha contra el hambre y la pobreza. La comunidad internacional y los países interesados tienen que darle prioridad política y económica a la mejora de la gestión del agua en la agricultura".

"En los últimos decenios se ha descuidado la ordenación del agua en el sector rural", reconoció Diouf. "Se requiere una enorme inversión en el sector agrícola que hoy en día es el mayor consumidor de este recurso".

"Si no se apoya, por ejemplo, a los países africanos con inversión en sistemas económicos de acopio de agua, de riego y drenaje en las comunidades rurales pobres, todos los años tendremos que desembolsar cientos de millones de dólares de ayuda alimentaria, como tuvimos que hacer este año, para evitar las hambrunas en África", recordó Diouf.

En muchos países en desarrollo ya hay escasez de agua y los conflictos por el uso industrial y doméstico de este recurso se están intensificando. La FAO calcula que para el año 2030, uno de cada cinco países en desarrollo tendrá problemas de escasez de agua o los sufrirá a corto plazo.

"Una gestión eficaz del agua en la agricultura producirá los ingresos necesarios para mejorar los medios de subsistencia rurales", afirmó Diouf. "Sólo así podrá garantizarse la sostenibilidad del desarrollo en materia de salud y educación, así como la protección del medio ambiente".

El III Foro Mundial del Agua concluye el domingo 23 de marzo de 2003.
Persona de contacto:
John Riddle
Oficial de Información de la FAO
john.riddle@fao.org
(+39) 06 57053259