30 de abril de 2003, Roma/Abuja -- Aparentemente, los habitantes de Sichuan - una de las provincias meridionales de China- y los del Estado de Kano, en el norte de Nigeria, tienen pocas cosas en común.

Pero, a pesar de los miles de kilómentos que las separan, estas dos regiones cuentan con un entorno natural y una climatología similar y los problemas a los que se enfrentan sus agricultores son muy parecidos.

Por eso, un equipo de 23 expertos chinos acaba de llegar al país africano para compartir conocimientos y experiencias con sus homólogos nigerianos, en el marco del Programa Especial de la FAO para la Seguridad Alimentaria (PESA-Nigeria).

Los cooperantes del Sur

Hace apenas un mes, China, Nigeria y la FAO firmaron un acuerdo cuatrianual de 22.7 millones de dólares, aportados por el gobierno nigeriano, para desarrollar el componente de Cooperación Sur-Sur del PESA.

En virtud del citado acuerdo, el gobierno chino ha ofrecido los servicios de unos 20 expertos y más de 500 técnicos de campo - expertos en diversos campos y procedentes de diferentes provincias chinas - que trabajarán codo con codo con sus colegas nigerianos.

Con el fin de cubrir diferentes zonas agro-climáticas, los expertos asiáticos se distribuirán por más de 100 aldeas en los 36 estados del país, donde vivirán durante tres años.

El PESA-Nigeria, que comenzó sus actividades en enero del 2002 con el objetivo de promover la seguridad alimentaria y aliviar la pobreza rural del país, cuenta con un presupuesto nacional de 45.2 millones de dólares.

Los varios proyectos que componen el programa abordarán los siguientes ámbitos de acción:
  • mejora de la seguridad alimentaria en los hogares, mediante control del manejo de aguas, elaboración de sistemas de riego para las parcelas y construcción de pozos; intensificación de cultivos y diversificación hacia otras fuentes de renta como la producción de pequeños animales; mejora de la fertilidad de los suelos; acuicultura y pesca en aguas interiores;
  • control de plagas y enfermedades de los animales;
  • comercio de productos básicos agrícolas, y
  • gestión de almacenamiento de alimentos.
El Programa de Cooperación Sur-Sur promueve el intercambio de expertos y técnicos de los países en desarrollo más adelantados para trabajar con sus homólogos y con las comunidades rurales campesinos de otros países en desarrollo.

China ha sido un ejemplo de éxito en la puesta en práctica del Programa Especial de la FAO con acuerdos con Etiopía, Mauritania, Bangladesh, Malí y Ghana.

En todos estos países, el PESA ha conseguido aumentar considerablemente la producción y renta de los agricultores participantes en el programa, y en consecuencia la seguridad alimentaria de dichas comunidades.

La voluntad de escuchar y aprender

"¿El idioma? Estoy seguro que no será un problema" afirma el Sr. Oyebanji, coordinador del PESA-Nigeria. "Los expertos chinos que vendrán hablan en su mayoría inglés y contarán con la ayuda de intérpretes locales. Además, nada más llegar, se les ofrecerán talleres de capacitación en idiomas y culturas locales".

"Pero lo más importante es la voluntad de escuchar y aprender", asegura Oyebanji. "Ya tuvimos la oportunidad de comprobarlo meses atrás cuando algunos de ellos estuvieron aquí para preparar el plan de trabajo. Los poblaciones rurales que encontramos expresaron sus problemas y sus esperanzas, y tanto los expertos chinos como los nigerianos tomaron buena nota de ello".

Escuchar a los diferentes grupos participantes del proyecto y establecer mecanismos para una efectiva participativos fue prioritario a la hora definir los objetivos del PESA-Nigeria.

"Gracias al enfoque participativo del programa, pudimos constatar que las prioridades de hombres y mujeres en las comunidades seleccionadas eran diferentes. Mientras que los hombres apostaban por la producción de granos, las campesinas nigerianas esperaban de nosotros apoyo para la producciónde aves de corral y ganado y procesamiento de alimentos", reconoce Oyebanji.

"La opinión de nuestros colegas chinos también fue decisiva", reconoce el Profesor Chude, experto en fertilidad de suelos y nutrición de las plantas del PESA, "pues gracias a ellos se decidió incorporar otros componentes al objetivo inicial de la gestión de los recursos hídricos del programa, como el apoyo a la cría de pequeños rumiantes o los silos para el almacenamiento de alimentos".

Enfoque de género en la gestión del agua

Aprender es también un concepto intrínseco al PESA, como lo es la incorporación de la perspectiva de género en las actividades del proyecto. Por ello, Okoli y Muazu, dos de los ingenieros del PESA-Nigeria, viajaron a Sudáfrica el pasado mes de marzo para participar en el Taller regional sobre análisis de género en la gestión agrícola de los recursos hídricos, organizado por la FAO coincidiendo con el Día internacional de las Mujeres.

"El taller no pudo ser más oportuno en el tiempo", aseguran los ingenieros nigerianos. Uno de los resultados del curso fue la elaboración de planes de capacitación en género y recursos hídricos que los participantes incorporarán en sus programas nacionales.

El taller, que contó con la participación de 27 extensionistas agrícolas e ingenieros hidráulicos de 9 países en los que operan programas nacionales PESA, analizó los diferentes problemas que afrontan hombres y mujeres en la gestión del agua y las vías para promover la integración de las mujeres en todas las actividades que cubre el Programa Especial.

El taller abordó también los instrumentos para mejorar el acceso de hombres y mujeres a los recursos productivos y a las tecnologías apropiadas, con el fin de hacer las explotaciones agrícolas de los participantes en el PESA rentables y sostenibles.

Contacto:
Nuria Felipe Soria,
Oficial de información de la FAO,
nuria.felipesoria@fao.org
(+39) 06 570 55899