5 de mayo de 2003, Roma -- La difusión del virus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) es objeto de preocupación en todo el mundo. Algunos medios de comunicación han lanzado la hipótesis de que la producción intensiva de animales de granja podría ser un buen caldo de cultivo para el virus.

Peter Roeder, experto de la Dirección de Producción y Sanidad Animal de la FAO, habla de los posibles vínculos entre agricultura, producción animal y la epidemia de neumonía atípica.


¿Hay pruebas de que el virus del SRAS sea de origen animal?

Hasta el momento, no hay ninguna prueba de que tenga origen en los animales de granja (ganado, cerdos, aves de corral, etc.) y parece poco probable, si bien el origen del virus es todavía un misterio.

Teniendo en cuenta que el SRAS está provocado por el nuevo coronavirus con el que se ha relacionado la enfermedad, el código genético de este virus revela que se trata de un virus muy diferente de cualquier otro coronavirus animal o humano conocido.

¿Hay alguna relación entre el SRAS y la gripe de las aves en curso en estos momentos en Europa y Estados Unidos?

No, estas dos enfermedades están causadas por virus completamente diferentes.

¿La producción intensiva y la concentración de animales pueden ser un buen caldo de cultivo para el SRAS?

Intuitivamente se podría pensar que sí, pero como no hay pruebas de que el virus se origine en los animales de granja, no podemos culpar a estos factores de la epidemia actual.

La alta densidad de población en el sur de China puede muy bien haber sido un factor importante en la génesis de esta enfermedad, cualquiera que sea su origen.

Una forma de producción animal más sostenible ¿limitaría el peligro de enfermedades como ésta?
Ciertamente, pero en este caso no es uno de los factores causantes. Dicho esto, cada vez hay más pruebas de la propensión a las enfermedades epidémicas en los sistemas intensivos e industrializados de cría de animales. De ahí que la viabilidad de estos sistemas esté en entredicho.

Una elevada densidad de población humana en estrecho contacto con diversas especies de ganado criado de forma intensiva facilita, potencialmente, un substrato para la transmisión entre diferentes especies, la evolución y amplificación de muchos agentes patógenos.
Científicos de Canadá y Australia quieren importar el virus del SRAS para infectar a diversos animales. La FAO respalda este experimento. ¿Qué resultados se esperan de estas pruebas?

Este trabajo experimental es necesario para comparar los estudios sobre el terreno de la hipotética circulación del virus en las poblaciones animales.

El estudio empezó en el Canadian National Centre for Foreign Animal Disease y esperamos que pronto se complemente con otros estudios en Australia.

Esperamos que este experimento nos revele el potencial del virus para infectar a los animales, la naturaleza de los síntomas y las posibilidades de que los animales transmitan el virus.

¿El virus podría transmitirse a través de los productos pecuarios y del comercio?

No hay pruebas de que el virus del SRAS infecte a los animales de granja.

De ahí que su presencia en los animales y en los productos alimentarios es mera especulación. Y aun en el caso de que estuviese presente, probablemente el virus podría eliminarse completamente con la cocción y el procesamiento.

Los coronavirus, a los que pertenece probablemente el agente del SRAS, tienden a ser muy frágiles fuera de los animales y duran muy poco tiempo, algunas horas, como contaminantes en el proceso de envasado de alimentos.

No parece haber motivos para sospechar que el comercio pecuario haya sido el medio de difusión de la enfermedad dentro de las zonas afectadas y en el todo el mundo.

Todas las pruebas apuntan a que haya sido un patógeno humano transmitido en primer lugar por las secreciones infectadas procedentes del aparato respiratorio de las personas afectadas.

¿Las restricciones al comercio servirían para detener la difusión del virus?

No parece que el comercio tenga ninguna responsabilidad, así que las restricciones serían improcedentes.

¿El virus podría ser transportado a través de los productos alimentarios que llevan consigo los viajeros?

De nuevo la respuesta parece ser claramente negativa.

¿Cual es el papel de la FAO en la lucha contra el SRAS?

La FAO es la primera interesada en que se lleve a cabo la plena y completa caracterización del virus del SRAS y de su evolución, para dejar claro que no tiene nada que ver con la cría de animales de granja y con el comercio.

En asociación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la FAO dedica una atención particular al contexto de la cría de animales y a la manipulación de alimentos.

A nivel más general, la evolución de los patógenos en los sistemas intensivos de cría, en zonas densamente pobladas, es un tema que preocupa desde siempre a la FAO.

Comprender la evolución de los patógenos en relación con los sistemas de cría y con la cadena de alimentación es un componente importante del trabajo de la FAO en la sanidad veterinaria pública.

Contacto:
Erwin Northoff
Oficial de Información, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105