13 de junio de 2003, Johannesburgo/Roma - África austral continúa necesitando ayuda alimentaria apesar de que se produjo más comida en la región que el pasado año, un año de crisis alimentaria aguda, según se desprende del informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El mensaje, resultado de varias misiones de evaluación conjunta FAO/PMA, fue anunciado en una reunión celebrada en Johannesburgo el 12 de junio de 2003, en el que participaron agencias de Naciones Unidas, representantes gubernamentales, la Comunidad para el Desarrollo de África Austral (SADC), donantes, y organizaciones no gubernamentales reunidas para examinar las necesidades de ayuda humanitaria en África austral. Las misiones visitaron: Lesotho, Malawi, Swazilandia, Zimbabwe, Mozambique y Zambia.

En conjunto, la región ha producido alimentos suficientes para cubrir más de dos tercios de las necesidades alimentarias del país, mejorando las condiciones regionales de seguridad alimentaria, gracias al aumento de producción en Zambia y Malawi. Sin embargo, este aumento no se ha producido en otros países de la región, como Zimbabwe, que apenas ha conseguido cubrir el 40 por ciento de sus necesidades.

Grave escasez alimentaria en Zimbabwe

Zimbabwe se enfrenta a una grave carencia de alimentos. Unos cinco millones y medio de personas necesitan recibir ayuda alimentaria para su supervivencia. La producción alimentaria en Zimbabwe ha caído en más del 50% por ciento, comparado con la media de los últimos cinco años, debido en gran parte a la situación política, económica y social por la que atraviesa el país, a la que se suman los efectos de la sequía.

La situación se caracteriza por una marcada reducción del sector agrícola a larga escala, cuya producción no llegó ni a un décimo de lo producido en el año 1990. Consecuencia de todo ello es que la mitad del déficit alimentario de la región, unos 2,65 millones de toneladas, se atribuye a Zimbabwe. Este déficit significa que Zimbabwe necesitará importar al menos 1,3 millones de toneladas de alimento, sea comprándolo en el mercado internacional o a través de ayuda alimentaria, para cubrir las necesidades alimentarias de sus habitantes.

En Mozambique, la producción de alimentos creció en el norte del país, pero algunas zonas de la región central y en el sur del país continúan haciendo frente a graves carencias alimentarias, que afectan a unas 949 000 personas distribuidas en unos 40 distritos. En algunas áreas de Swazilandia y Lesotho también se enfrentan a situaciones de carencia alimentaria.

Durante el próximo año, los seis países del África austral necesitarán importar al menos 2,6 millones de toneladas de alimentos para cubrir sus necesidades alimentarias básicas. Los excedentes alimentarios de Sudáfrica fueron superiores a esta cantidad por lo que continuarán los intercambios comerciales entre países. Además, para que la región pueda retomar su crecimiento, será necesario un mayor y más concreto apoyo al sector agrícola de los seis países.

Acceso a los alimentos

La producción de cereales aumentó de 5,4 millones de toneladas en 2001/02 a 6,4 millones de toneladas durante este año en la región. Sin embargo, el acceso - tanto desde el punto de vista económico como físico - a los alimentos de muchos segmentos de la población sigue siendo el elemento clave del problema.

En Lesotho, el panorama general ha mejorado debido a una mejor producción y capacidad comercial. En Malawi, el rendimiento de las cosechas ha mejorado significativamente desde el periodo de carencias sufrido en 2002. Malawi ha conseguido producir o acumular existencias por valor de 2,3 millones de toneladas de cereales, reduciendo la necesidad de ayuda adicional a 90 000 toneladas.

La seguridad alimentaria de Swazilandia ha mejorado ligeramente durante el pasado año, pero el país ha sufrido malas cosechas por tercera vez consecutiva y necesitara ayuda alimentaria durante este año. En Zambia, la producción de cereales se estima en unos 1,3 millones de toneladas, casi doblando el resultado obtenido el pasado año 2002.

Avance del VIH/SIDA

La continuación de la ayuda alimentaria, a pesar de la mayor disponibilidad de alimentos, sigue siendo necesaria dada la vulnerabilidad de los hogares, debido al avance del VIH/SIDA y de que las graves escaseces alimentarias del pasado año obligaron a mucha gente a agotar los pocos recursos con los que contaban para sobrevivir. Las tasas de infección del VIH/SIDA en África austral son las más altas del mundo. Las personas afectadas, así como las comunidades en las que viven, sufren con mayor intensidad las consecuencias de las escaseces. Las recientes misiones a la zona han constatado un alarmante aumento de las tasas de infección en los hogares encabezados por niños y abuelas en la región.

Las misiones conjuntas para la evaluación de las cosechas y del suministro alimentario reúnen a destacados especialistas en vulnerabilidad alimentaria y cuestiones agrícolas, e incluyen también observadores de los gobiernos, de la Comunidad para el Desarrollo de África Austral (SADC), donantes, y organizaciones no gubernamentales. Sus informes constituyen el más objetivo y confiable estudio sobre la situación del suministro de alimentos y de las escaceses alimentarias en la región que son usados por los donantes y las agencias de desarrollo para determinar las necesidades de ayuda alimentaria y agrícola para los próximos 12 meses.