3 de julio de 2003, Maputo -- El Director General de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, pidió ayer a los líderes africanos que hagan presente el papel fundamental que juega el sector agrícola en el desarrollo económico y la reducción de la pobreza y la inseguridad alimentaria en sus países, dándole mayor importancia y poniendo a disposición los recursos que sean necesarios.

Diouf pronunció estas palabras en Maputo, en el marco de la Conferencia de Ministros de Agricultura de la Unión Africana, reunidos para discutir los programas agrícolas de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD).

El Presidente de Mozambique, Joaquim Chissano, inauguró la Conferencia, en la que también participa el Presidente interino de la Comisión de la Unión Africana, Amara Essy.

"Existe un reconocimiento cada vez mayor del papel fundamental que el sector agrícola debe jugar en el desarrollo económico y la reducción de la pobreza, y de la necesidad de revertir la tendencia actual decreciente de los recursos que se dedican a la agricultura", dijo Diouf, invitando al NEPAD y al continente africano a aprovechar esta coyuntura para dedicar un porcentaje mayor de sus presupuestos nacionales a la agricultura.

La agricultura da de comer al 70 por ciento de los africanos y es el sector líder de las economías del continente, recordó Diouf.

Pero la agricultura africana no está en su mejor momento. Su producción y productividad han caído sustancialmente en los últimos años. La cosecha media de cereales en África, en su conjunto, es apenas un tercio de la cosecha media que se recoge en Asia y menos de la mitad de la que se recoge en América Latina.

"Aproximadamente 200 millones de personas, un tercio de la población de África, sufre malnutrición crónica", recordó Diouf. "En la actualidad, en torno a 40 millones de personas tienen que hacer frente a situaciones de emergencia alimentaria, como consecuencia de desastres naturales o causados por el hombre. Además, la FAO estima que, en el África Subsahariana, la epidemia del SIDA ha matado ya a unos 7 millones de trabajadores agrícolas desde 1985 y que 16 millones más morirán antes del 2020".

África usa apenas un 1,6 por ciento del agua disponible, comparado con el 14 por ciento usado en Asia. Como resultado, apenas un 3,8 por ciento de la tierra cultivable en el África Subsahariana se riega, lo que contrasta con el 14 por ciento de las tierras de regadío en América latina y Caribe y el 40 por cierto en Asia.

"Se necesitan programas integrales y sostenibles que hagan hincapié en un mejor uso del agua en la agricultura, mediante el acopio de agua, la agricultura de conservación, el riego y el drenaje", propuso Diouf. "Programas como estos podrían generar aumentos sustanciosos y durables en la producción agrícola y reducir la vulnerabilidad de las comunidades rurales a crisis futuras".

Diouf señaló también que en África faltan insumos agrícolas modernos, tales como variedades de semillas de alto rendimiento, vacunas, fertilizantes y silos, y que las instalaciones procesadoras, cuando las hay, son inadecuadas. El Directo general de la FAO subrayó que la infraestructura rural del continente es "altamente insuficiente".

Para frenar el continuo declive del sector agrícola, Diouf pidió un rápida puesta en marcha del Programa general para el desarrollo de la agricultura en África del NEPAD por los ministerios de agricultura del continente.

El Programa general dispone una serie de acciones en el sector agrícola que se asientan en cuatro pilares fundamentales: inversiones en la gestión de tierras y el control de aguas; expansión de infraestructuras rurales, como carreteras y almacenes, acciones dirigidas a aumentar la oferta de alimentos mediante una producción competitiva; el establecimiento de redes de asistencia para los grupos vulnerables, y el apoyo a la ciencia y la adopción de tecnologías que garanticenla productividad a largo plazo.

El Director General de la FAO comparó los 19 300 millones de dólares anuales que costará la puesta en marcha del Programa con los 19 600 millones de dólares que África gasta cada año, segun cifras de 2000-2001, en importación de productos agrícolas.

Contacto:
John Riddle
Oficina de prensa de la FAO
john.riddle@fao.org
+36 06 570 53259