23 de julio de 2003, Roma- En África Subshariana 23 países deben hacer frente a emergencias alimentarias, informó hoy un nuevo comunicado de la FAO.

Los países son: Angola, Burundi, Cabo Verde, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República del Congo, Côte d'Ivoire, Eritrea, Etiopía, Guinea, Kenya, Lesotho, Liberia, Madagascar, Mauritania, Mozambique, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Swazilandia, Tanzania, Uganda y Zimbabwe.

Los desórdenes civiles, la sequía, los desplazamientos internos de personas y el caos de la economía son las causas principales de la emergencia.

África Occidental

Los desórdenes internos han desbaratado la producción de alimentos y otras actividades económicas en diversos países costeros de África Occidental.

En Liberia, los continuos enfrentamientos armados que impiden el acceso a la mayor parte de las zonas agrícolas y provocan fugas masivas de la población son uno de los principales motivos de inseguridad alimentaria. El recrudecimiento de las luchas ha interrumpido la producción agrícola y todo apunta a un mayor descenso de la producción de arroz este año.

Hasta hace poco, unos 200.000 prófugos internos procedentes de las regiones del norte, noroeste y centro del país vivían acampados en los suburbios de Monrovia; tras la reciente escalada de violencia, la mayor parte se ha refugiado en el centro de la ciudad y se encuentra en condiciones muy difíciles, dependiendo además de la ayuda alimentaria.

En Côte d'Ivoire, a pesar de que las condiciones de seguridad en general han mejorado, la situación alimentaria sigue siendo crítica, sobre todo en las zonas del norte y el oeste, controladas por los rebeldes. En el norte, el acceso a los alimentos es muy difícil para los productores de algodón, incapaces de vender su cultivo debido al conflicto en curso.

En el oeste del país, donde se registran constantes ataques contra los civiles y fugas de la población, y donde el recrudecerse de los enfrentamientos en Liberia ha provocado también un nuevo flujo de refugiados, las familias campesinas ven limitado el acceso a sus terrenos debido a la inseguridad con la que conviven. El conflicto ha provocado la fuga de más de un millón de personas.

En Mauritania, si bien la distribución de ayuda alimentaria de emergencia y la venta de trigo subvencionado ha mejorado la situación alimentaria en las regiones más afectadas, las reservas de grano son limitadas y el precio del ganado está bajando, lo que repercute seriamente en el acceso a los alimentos de las familias de pastores y agricultores.

Se estima que unas 420.000 personas necesitan ayuda. Será necesario aprovisionar con urgencia a las familias campesinas con semillas para que puedan reanudar la producción agrícola.

África Oriental

En África Oriental, las fuertes lluvias y las inundaciones a primeros de año en algunas zonas de Kenya, Etiopía y Somalia causaron la muerte de numerosas personas, la huida de miles de seres humanos, destruyeron o dañaron los cultivos y aumentaron la probabilidad de una grave escasez alimentaria local.

En Eritrea, sigue habiendo escasez de alimentos y dos tercios de la población está seriamente afectada por la sequía del último año. Alrededor de un millón cuatrocientas mil personas necesitan ayuda alimentaria de emergencia.

Además, a causa de la reciente guerra con la vecina Etiopía, continúa la necesidad de ayuda alimentaria para un gran número de desplazados internos y para los refugiados que regresan de Sudán.

En Etiopía, se calcula que en la actualidad la ayuda alimentaria es necesaria para 12, 5 millones de personas.

En diversas zonas de Sudán se registra una gran escasez de alimentos. En el sur del país, 1,9 millones de personas necesitarán ayuda alimentaria hasta la cosecha próxima.

África Austral

Se prevé que la producción de cereales en África Austral en 2003 aumente del 6,6 por cientorespecto a la media del pasado año, llegando a 21,6 millones de toneladas. No obstante las mejores cosechas, África Austral necesitará todavía un contingente significativo de ayuda alimentaria en los próximos meses.

La epidemia de VIH/SIDA es uno de los factores principales en los problemas de seguridad alimentaria de la región.

En Zimbabwe, la producción de cereales prosigue muy por debajo del nivel normal y 5,5 millones de personas, la mitad de la población del país, necesita ayuda alimentaria de emergencia.

Al impacto de una sequía atroz se han unido una serie de graves problemas sociales, políticos y económicos. El sector agrícola en gran escala produjo sólo la décima parte de su producción durante los años 90. El país se enfrenta a un déficit que ronda los 1,3 millones de toneladas de cereales.

En Mozambique, la cosecha de cereales en conjunto ha sido buena, pero unas 949.000 personas, sobre todo en las provincias del sur, necesitarán ayuda alimentaria debido a la ruina casi completa de la cosecha de maíz.

En Angola aumentó substancialmente la producción de cereales en 2003. Las causas han sido el buen tiempo, las nuevas siembras de los desplazados internos que han regresado a la zona rural y la mejor distribución de insumos agrícolas. Sin embargo, 1,4 millones de personas tendrán que recurrir a la ayuda alimentaria en 2003/04.

África Central

En varios países de África Central, los desórdenes civiles y la inseguridad siguen socavando la seguridad alimentaria.

En la República Democrática del Congo, la situación humanitaria es muy grave debido a la violencia entre los diversos grupos étnicos. Cientos de personas han sido asesinadas y hay miles de prófugos.

A pesar de las condiciones de crecimiento favorables se prevé una drástica disminución de la producción de cultivos en las regiones del este y el nordeste, a causa de la escalada de la guerra civil. Alrededor de 483.000 personas recibirán ayuda alimentaria de emergencia del PMA (Programa Mundial de Alimentos).

En la República Centroafricana, la seguridad alimentaria es inestable. No se prevé aumento alguno de la producción alimentaria a lo largo del año debido a la inseguridad persistente, sobre todo en el norte.

En Burundi y Ruanda, las lluvias a finales de abril y en mayo han mejorado las condiciones para la segunda temporada de 2003, así que se perfilan buenos cultivos. Sin embargo, hay pérdidas localizadas de cultivos en algunas provincias debido a las malas condiciones climáticas.

"La situación de los suministros de alimentos y las perspectivas de los cultivos en África Subsahariana," es un informe del Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la Alimentación y la Agricultura (SMIA).


Contacto:
Erwin Northoff
Oficial de información de la FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105