25 de julio de 2003, Roma - A pesar de que éste haya sido el primer año de paz tras casi tres décadas de guerra civil y del aumento de la producción de alimentos, más de un millón de angoleños necesitan todavía ayuda alimentaria, según el informe especial publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La misión conjunta FAO/PMA para la evaluación de cultivos y de suministros de alimentos advierte de que las necesidades de ayuda alimentaria siguen siendo altas porque la disminución del número de desplazados internos se ha visto contrarrestada por el aumento de los refugiados y soldados desmovilizados que regresan a sus hogares, tras el acuerdo de paz entre el gobierno y las fuerzas militares de UNITA firmado el 4 de abril de 2002.

Como resultado, alrededor de 1,4 millones de angoleños, prácticamente los mismos de hace 12 meses, necesitarán 219.000 toneladas de cereales, 24.000 toneladas de legumbres y cantidades más limitadas de aceite, azúcar, sal y mezcla de maíz y soja para evitar la inanición hasta la próxima cosecha.

El PMA prestará ayuda a los 1,03 millones de angoleños que se encuentran en peor situación, entre ellos los repatriados y los agricultores que regresan a sus tierras, las personas socialmente vulnerables y los desplazados internos que todavía viven en campos de refugiados.


Más producción de cereales

La misión ha constatado que las lluvias copiosas, el regreso de los agricultores a sus tierras y la distribución de insumos agrarios han llevado al aumento del 14% de las superficies cultivadas, mejorando los resultados de la agricultura durante 2002/2003. Se prevé que este año la producción de cereales alcance las 670.000 toneladas, un 23 por ciento más que en 2002.

A pesar del resultado favorable de la agricultura, la misión prevé que Angola tendrá que importar comercialmente 490.000 toneladas de cereales, a las que hay que añadir 219.000 toneladas más procedentes de ayudas alimentarias.

En el informe, los dos organismos subrayan que "el potencial de Angola para producir alimentos no debe desviar la atención de la inmensa tarea de desarrollo económico y social aún por llevar a cabo".

Más del 70% de las actividades actuales del PMA en Angola son de recuperación, un cambio espectacular desde el pasado mes de enero, cuando el 62% de los beneficiarios se encontraban bajo programas de emergencia.

Es alentador que el informe observe que la combinación del potencial agrario de Angola con el regreso de los agricultores a sus tierras apunte a que se perfile una mejoría rápida de la situación alimentaria, siempre que duren las buenas condiciones climáticas.

"Es posible y probable que en el futuro próximo Angola no necesite ayuda alimentaria del extranjero y llegue incluso a almacenar reservas estratégicas de alimentos a las que recurrir en caso de eventuales crisis o calamidades naturales", concluye el documento.



Contacto:
Erwin Northoff
Oficial de información de la FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105