31 de julio de 2003, Roma -- Una 'silenciosa' crisis alimentaria se cierne sobre Haití, el país más pobre de América Latina y el Caribe.

Las condiciones de vida de los más pobres se han deteriorado significativamente y más de 3,8 millones de personas, la mayor parte en zonas rurales, pasan hambre, advirtió hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

"La población se las arregla cada día para sobrevivir, de ahí que muchos observadores se pregunten si realmente se puede hablar de crisis humanitaria, afirmó Anne M. Bauer, responsable de la Dirección de Operaciones de Emergencia y Rehabilitación de la FAO.

"Los indicadores, sin embargo, muestran la existencia de una crisis, aunque sea 'silenciosa', que corre el peligro de agravarse todavía más", agregó.

Daños a la agricultura

El aumento de las tensiones sociales y políticas ha contribuido a crear un círculo vicioso de marginación y vulnerabilidad creciente que corroe el patrimonio social y económico del país, así como la infraestructura y el medio ambiente, subraya la FAO.

De los poco más de 4 millones de personas que constituyen la fuerza de trabajo apenas 110.000 trabajan en el sector formal, de las cuales 35.000 trabajan en la administración pública.

La agricultura, que es la fuente principal de ingresos, ha sufrido graves daños a causa de la sequía que ha agotado el noroeste del país en los últimos cuatro años y de las inundaciones en el nordeste en la última estación. La producción nacional de alimentos está disminuyendo debido a la carencia de inversiones, de infraestructura y de acceso a los insumos agrícolas.

Las ya difíciles condiciones de vida se han exacerbado todavía más porque los servicios de abastecimientos de agua y de saneamiento son inadecuados o inexistentes.

Más de 12 millones de niños están afectados o infectados por el VIH/SIDA y otras enfermedades. Alrededor del 23 por ciento de los niños menores de cinco años sufren malnutrición crónica.

Reducir la dependencia de la ayuda alimentaria

La FAO ha lanzado un llamamiento para financiar cinco actividades de socorro esenciales en Haití. Los proyectos cubrirán las siguientes áreas:
  • distribución de semillas y aperos de labranza a 80.000 familias campesinas vulnerables, afectadas por la sequía y las inundaciones, para que puedan reanudar su actividad agrícola;
  • dotar a los hogares pobres con aves, cerdos y cabras para generar ingresos y reducir la malnutrición;
  • mejorar el acceso de 500 familias al agua potable y al agua destinada a las huertas;
  • vacunar a 675.000 animales de cría contra el Anthrax para reducir las pérdidas del ganado
"De estas actividades se beneficiarán más de medio millón de haitianos. La FAO quiere potenciar la dignidad y la autosuficiencia alimentaria de las comunidades disminuyendo la dependencia de la ayuda alimentaria externa, cara e insostenible", declaró Bauer.

La FAO distribuirá en breve alrededor de 180 toneladas de semillas a unas 60.000 personas para que puedan prepararse para la próxima estación de siembra que comienza en septiembre.


Contacto:
Erwin Northoff
Oficial de información de la FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105