4 de agosto de 2003, Roma/Kabul -- Despejado el peligro de brote de langostas en Afganistán gracias a una exitosa campaña de control coordinada por la FAO, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Según una investigación realizada en 2002 en las zonas donde tradicionalmente las langostas depositan sus huevos, se estimó que más de 400 000 hectáreas de trigo de secano y unas 190 000 hectáreas de trigo de regadío podrían sufrir brotes de langosta, informó la FAO.

La campaña llevada a cabo por la FAO trató - en su mayoría con plaguicidas convencionales - alrededor de 123 000 hectáreas de áreas infectadas por langostas.

Por la primera vez en Afganistán, se han controlado algunas zonas con un regulador del crecimiento de los insectos, con el objetivo de introducir métodos más respetuosos con el medio ambiente.

Si bien el brote actual empezó en 2001 y ha sido el más severo que se recuerda hasta ahora, los daños causados a la cosecha de trigo han sido mínimos.

Campaña de control

La FAO ha proporcionado los equipos para fumigar, además de trajes de protección y formación para su uso. También ha proporcionado los servicios de dos expertos internacionales y cinco afganos.

Por su parte, la organización no gubernamental irlandesa GOAL ha financiado el trabajo de 9 coordinadores provinciales, 11 supervisores y 117 responsables locales que, a su vez, formaron a varios equipos de fumigado, cada uno de ellos integrado por unas diez personas. GOAL también ha proporcionado asistencia logística y transporte.
Los equipos de fumigado han sido promovidos por las comunidades locales.

Un equipo de personal técnico del Ministerio de Agricultura y Ganadería fue enviado desde Kabul para tomar parte en las actividades de la campaña.
Las actividades de control se llevaron a cabo mediante fumigadores manuales, dotados de baterías, que permiten a cada operador tratar hasta 15 hectáreas por día.

También se utilizaron ocho vehículos dotados de fumigadores, capaces de tratar 100 hectáreas por día. Los agricultores recibieron formación sobre el uso correcto de los equipos plaguicidas y medidas de protección.

Necesaria estrategia a largo plazo

En algunas zonas de las provincias de Kunduz y Takhar, el acceso a las zonas de incubación de las langostas fue restringido por la presencia de minas y otros materiales explosivos enterrados. Como consecuencia, algunas langostas escaparon a los controles y atacaron cultivos de algodón y melón.

Si bien la plaga de langostas se ha reducido significativamente gracias a la campaña de este año, serán necesarios ulteriores controles durante 2004.

La FAO está en proceso de negociación con el Ministerio de Agricultura afgano sobre posibles fuentes de negociación en 2004 y sobre la formulación de una estrategia de desarrollo a largo plazo para prevenir brotes futuros.

La campaña de este año se llevó a cabo conjuntamente por el Ministerio de Agricultura y Ganadería afgano, la FAO y la ONG GOAL, con fondos procedentes de la cooperación belga, irlandesa, italiana, de Gran Bretaña, de los Estados Unidos y con fondos propios de la FAO.

La FAO coordina esfuerzos a nivel global para el control de plagas y brotes de langostas.

Asimismo, promueve nuevos métodos de control de la langosta, aplicando plaguicidas menos dañinos con el medio ambiente, entre los que destacan los reguladores del crecimiento de los insectos, plaguicidas biológicos y las fumigaciones "de barrera" en vez de tratamientos de cobertura integral.


Contacto:
Erwin Northoff
Oficial de información de la FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105