14 de agosto de 2003, Roma / Kabul -- La cosecha de cereales será la más abundante de que se tenga noticia en Afganistán, pero muchos hogares siguen necesitando ayuda humanitaria, según un informe conjunto presentado el jueves por dos organizaciones de las Naciones Unidas especializadas en alimentos.

El volumen de la cosecha será de 5,37 millones de toneladas de cereales, gracias a la precipitación suficiente y a una mayor disponibilidad de semillas y fertilizantes, informan la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en el documento de su misión conjunta en Afganistán.

"Se esperaba una cosecha abundante para este año, pero va a batir todos los récords", dijo Henri Josserand, Jefe del Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la Alimentación y la Agricultura, de la FAO, que pronostica el volumen de las cosechas y prevé cuando puede haber escasez. "Estamos ante una cosecha que será 50 por ciento más abundante que la del año anterior".

El informe señala que la abundancia de esta cosecha también obedece a que los agricultores afganos están cultivando más trigo y aplicando más fertilizante. La superficie total cultivada de trigo de secano ha aumentado más del 77 por ciento respecto al año anterior.

Además, la acertada campaña de lucha contra la langosta que se llevó a cabo en el norte del país ha beneficiado los cultivos.

El volumen de la cosecha de este año significa que las necesidades de Afganistán de importar cereales para el ejercicio comercial en curso (julio de 2003 a julio de 2004) serán de sólo 400 000 toneladas, que corresponden a casi una cuarta parte de las necesidades del año anterior.

Se prevé satisfacer el total de estas necesidades con importaciones comerciales.

La cosecha prevista está compuesta por 4,36 millones de toneladas de trigo, -62 por ciento más del cereal básico del país en comparación con hace un año-, 410 000 toneladas de cebada, 310 000 toneladas de maíz y 291 000 toneladas de arroz blanco.

Los precios del trigo se han desplomado en algunas regiones de Afganistán, con posibles dificultades económicas para los agricultores y una reducción de la superficie cultivada para la siguiente temporada.

Además, la construcción prevista del túnel de Salang posiblemente obstaculice el traslado de cereales a las zonas del sur donde hacen falta, con la consiguiente caída de los precios en el norte del país.

El hambre persiste a pesar de las cosechas

Con todo y el récord agrícola del año en curso muchos afganos seguirán siendo víctimas de la inseguridad alimentaria y su vida dependerá de la ayuda humanitaria, advirtieron los organismos internacionales.

La ayuda alimentaria podrá comprarse en Afganistán si hay reservas disponibles. Más de dos decenios de conflicto civil y una intensa sequía que duró de 1999 a 2001 devastaron el país, dañaron la agricultura y destruyeron la infraestructura.

"La misión conjunta FAO/PMA revela que a pesar de las cosechas más abundantes, es esencial una intervención alimentaria oportuna y eficaz para ayudar a los sectores más pobres de la población a reconstruir los activos necesarios para sus medios de subsistencia", declaró Susana Rico, Directora del PMA en el País.

"Muchos de los hogares más pobres de Afganistán seguirán necesitando ayuda alimentaria el año próximo, son familias desgastadas por años de conflicto y el avance económico y agrícola sencillamente no los alcanzará".

Está realizándose una evaluación de riesgos y vulnerabilidad en el país para determinar exactamente dónde y cuánta ayuda alimentaria hará falta para una población de más de 22 millones de personas.

Para fines de junio de 2003 el PMA tenía cerca de 114 000 toneladas de cereales en reserva para ayuda alimentaria.

La malnutrición crónica y los trastornos por déficit de micronutrientes siguen siendo un gran problema en Afganistán, particularmente entre los niñospequeños, las mujeres, los refugiados y la población de las zonas montañosas más apartadas.

Incluso en las zonas donde hay las mejores cosechas seguirá habiendo sectores que sufren de malnutrición.


Contacto:
Stephanie Holmes
Oficina de Prensa, FAO
stephanie.holmes@fao.org
(+39) 06 570 56350

Maarten Roest
Oficial de información de la PAM
Afganistán
maarten.roest@wfp.org
(+93) 70282547