22 de septiembre de 2003, Quebec/Roma-- En la apertura del XII Congreso Forestal Mundial (ciudad de Quebec, 21-28 de septiembre de 2003), el Director General de la FAO, Jacques Diouf, subrayó que la gestión sostenible de los bosques depende de acciones concretas.

Diouf pidió a todos los interesados que pusieran en práctica las ideas, principios y programas establecidos en los congresos anteriores, así como en los convenios sucesivos a la Conferencia de Río de Janeiro y a lo largo del diálogo internacional sobre bosques.

El Director General de la FAO solicitó también una acción regional y mundial para conseguir resultados tangibles que hagan de la gestión forestal sostenible una realidad activa y vital.

En la actualidad, menos del 5 por ciento de los recursos forestales del mundo se administra efectivamente de forma racional, recordó la FAO. La superficie boscosa del planeta disminuye. Una evaluación de los recursos forestales mundiales efectuada en el año 2000 por la FAO reveló una reducción neta anual de 12,4 millones de hectáreas de bosque en los países tropicales en desarrollo a lo largo de la década anterior.

Bosques, fuente de vida

"Bosques, fuente de vida" es el tema del XII Congreso Forestal Mundial organizado conjuntamente por el Departamento de Recursos Naturales de Canadá y el Ministerio de Recursos Naturales de Quebec, en colaboración con la FAO.

Más de 3.000 especialistas forestales, científicos, miembros de comunidades que viven en los bosques y personas interesadas en los ecosistemas forestales procedentes de más de 120 países se han dado cita en la ciudad de Quebec.

Diouf subrayó la importancia de la gestión sostenible de los bosques y afirmó que juegan un papel vital para mitigar las condiciones que alteran el clima y luchar contra la degradación del terreno y la desertificación.

La gestión sostenible se basa en la conservación de la biodiversidad biológica y en la realización de las funciones económicas de los bosques. Se traduce en opciones razonables encaminadas a la protección de la masa boscosa mundial que contribuye a estabilizar el clima.

El mayor reto, el hambre

Por su parte, el Director General de la FAO insistió en que el mayor reto es el hambre, que afecta a más de 840 millones de personas.

"Los especialistas forestales, mediante la conservación de los recursos naturales y las funciones de que dependen los procesos productivos, pueden asegurar un medio ambiente que favorezca la producción eficaz y sostenible de alimentos", agregó.

Además, la silvicultura representa un medio de trabajo para los campesinos pobres y les garantiza ingresos para acceder a los alimentos.

Según Diouf, el segundo desafío es movilizar los recursos hídricos y usarlos eficazmente de forma sostenible. Para la buena ordenación de las aguas es necesario dominar los recursos hídricos y utilizarlos adecuadamente para producir alimentos suficientes en un mundo donde la población crece rápidamente.

Una buena ordenación forestal conlleva la protección de recursos acuáticos de gran valor ya que mantiene las riberas de los cursos fluviales y defiende los suelos de la erosión. Hay que reconocer y potenciar el papel de los árboles y los bosques en la gestión de las cuencas hidrológicas. La gestión sostenible de los bosques habría librado a muchos países de incendios forestales tan desastrosos como los del pasado verano.

Por lo que respecta a la importancia económica y social del comercio internacional de productos forestales, que alcanza los 100 000 millones de dólares, la FAO indicó que los beneficios de ese comercio se concentran esencialmente en los países más ricos del mundo o en las manos de intermediarios antes que en las de los productores.

Los Congresos Forestales Mundiales, que se celebran cada seis años, constituyen un foro para intercambiar puntos de vista y experiencias, y discutir temas relativos a todos los aspectos de la silvicultura que pueden llevarala formulación de recomendaciones aplicables en el ámbito regional o mundial.

Estas recomendaciones pueden someten al parecer de la Conferencia de la FAO para su posible entrada en vigor mediante una resolución.

Contacto:
Pierre Antonios
Oficial de información de la FAO
pierre.antonios@fao.org
móvil: (+39) 34 825 23 807