25 de septiembre de 2003, Roma -- La dramática escasez de alimentos y los elevados niveles de malnutrición afligen todavía a millones de personas en diversas provincias de Etiopía, declaró hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Alrededor de 13,2 millones de personas necesitan ayuda de emergencia. La situación alimentaria en la región de las Nacionalidades y Pueblos de las Naciones del Sur (SNNPR) es crítica.

La respuesta de los donantes a los recientes llamamientos de ayuda de emergencia ha sido extraordinaria y se ha conseguido evitar una catástrofe humanitaria de enormes dimensiones, explicó la FAO.

Gracias a la distribución de semillas de cereales se han cubierto la mayor parte de las necesidades pero, en algunas zonas, los agricultores aún carecen de semillas.

La FAO ha solicitado 7,7 millones de dólares adicionales para proyectos de sanidad animal, cultivos forrajeros y acopio de semillas para cultivos no cereales.

"Financiar estos proyectos es esencial para reforzar la capacidad y la autosuficiencia de los agricultores y pastores más vulnerables y conseguir que dependan menos de la ayuda alimentaria", observó Anne M. Bauer, Jefa de la Dirección de Operaciones de Emergencia y Rehabilitación de la FAO.

"Dotar a las familias más pobres con un mínimo de insumos agrarios es el primer paso para que reanuden la producción de alimentos", añadió. "Sobre todo los pastores necesitan ayuda urgente".

Ayudar a los pastores a salvar los rebaños

En la SNNPR se propagan enfermedades del ganado tales como el carbunco bacteriano, la podredumbre de la pezuña, la septicemia hemorrágica de los bovinos y ovinos, que representan una amenaza para otras regiones e incluso para los países vecinos.

Los dispensarios veterinarios en las zonas rurales están mal equipados para las campañas de vacunación. Por eso la FAO ha propuesto el refuerzo de los dispensarios y la formación del personal veterinario. Hay que distribuir, donde sean necesarias, las vacunas para proteger a los animales contra las enfermedades. Unas 30.000 familias que viven del pastoreo se beneficiarían de estas medidas.

La sequía ha causado la muerte de numerosos animales de granja en las zonas de pastoreo. Para prevenir esta situación la FAO se ocupará de la creación de bancos de forraje para alimentar a los animales en caso de sequía y durante las temporadas secas.

Con piensos mejores los animales en periodo de lactancia o de reproducción ? como las vacas, ovejas y cabras ? darán más leche para los niños y ayudará a los rebaños y manadas a recuperarse. Hasta la fecha, los fondos para los piensos de emergencia del ganado no han sido suficientes para cubrir las necesidades.

La FAO quiere distribuir más de 3 millones de esquejes de batata y semillas hortícolas a los agricultores más pobres en la SNNPR. Alrededor de 50.000 familias campesinas se beneficiarán de este proyecto.

El dilema etíope

Según la Organización de las Naciones Unidas, la inseguridad alimentaria en Etiopía es crónica y depende principalmente de causas estructurales y de la pobreza y empeora con las catástrofes periódicas de origen natural o humano.

La población vulnerable se incrementó en la década anterior a pesar del aumento de las ayudas alimentarias y al desarrollo. Hay diversas razones que lo explican, señalo la FAO. El crecimiento anual de la agricultura, por ejemplo, se cifra en un 2,4 por ciento respecto al 2,8 por ciento del índice de crecimiento demográfico. Esta disparidad se refleja en el déficit anual de alimentos de Etiopía.

Además, las políticas agrarias del sector rural todavía no han afrontado los problemas estructurales que obstaculizan el crecimiento y empeoran la pobreza.

En conjunto, se registra una tendencia hacia la bajada de inversión en los sectores deficitarios, mientras los sectores con excedentes productivos se ven constantemente afectados por precios muy variables que desincentivan las inversiones.

Por otra parte, los sectores con excedentes y los deficitarios están poco integrados. La endeble infraestructura de mercado y de transportes agrava los problemas de debilidad del sector agrario. La tendencia actual del mercado favorece siempre a las zonas urbanas en detrimento del sector rural.

La combinación de recursos para el desarrollo y la ayuda de emergencia mejorará la estabilidad económica de los pequeños agricultores que podrán salir así de la pobreza y el hambre crónicas.

A este respecto, el gobierno etíope junto con el Banco Mundial, la FAO y otros organismos de las Naciones Unidas, donantes y organizaciones no gubernamentales han establecido la Nueva Coalición para la Seguridad Alimentaria.



Contacto:
Erwin Northoff
oficial de información de la FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105