11 de noviembre de 2003, Roma/Ginebra -- La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) han anunciado hoy un enfoque unificado para promover un mayor consumo de frutas y hortalizas.

La ingesta insuficiente de frutas y hortalizas causa, según las estimaciones unos 2,7 millones de muertes cada año, y figura entre los 10 principales factores de riesgo contribuyentes a la carga de mortalidad que se enumeran en el Informe sobre la salud en el mundo 2002. El enfoque unificado ha sido anunciado en Río de Janeiro (Brasil) con ocasión de la reunión anual del Foro Mundial para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles.

Científicamente probado

«Existen pruebas cada vez más numerosas y contundentes de que un consumo adecuado de frutas y hortalizas contribuye a prevenir muchas enfermedades y favorece la buena salud, pero una parte considerable de la población mundial las consume en cantidades insuficientes», ha señalado en Río el Dr. Pekka Puska, Director del Departamento de la OMS de Prevención de las Enfermedades No Transmisibles y Promoción de la Salud.

Según Kraisid Tontisirin, Director de la Dirección de Alimentación y Nutrición de la FAO, «la tarea que plantea la FAO es lograr que en el mundo entero exista una mayor conciencia de los beneficios para la salud asociados al incremento del consumo de frutas y hortalizas. Para promover eficazmente un mayor consumo de estos productos, es preciso proceder a una evaluación más sistemática de los hábitos alimentarios predominantes para determinar sus implicaciones nutricionales y sanitarias».

Mahmoud Solh, Director de la Dirección de Producción y Protección Vegetal de la FAO, afirma: «Se precisan iniciativas nacionales aceleradas para producir y comercializar eficazmente una mayor cantidad de productos hortícolas asequibles, reduciendo al mismo tiempo el empleo de plaguicidas y las pérdidas en los procesos de manipulación.»

Las enfermedades no transmisibles (ENT) son responsables de casi 60% de las muertes registradas en el mundo y del 45% de la carga mundial de morbilidad. La alimentación poco saludable figura, junto con el sedentarismo y el tabaquismo, entre los principales factores de riesgo prevenibles asociados a las ENT. Una ingesta diaria suficiente de frutas y hortalizas podría contribuir a prevenir algunas ENT importantes como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes de tipo 2, la obesidad y ciertos cánceres.

Esta iniciativa conjunta para la promoción del consumo de frutas y hortalizas se inscribe en la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, y cuenta con la colaboración de otros asociados internacionales, entre ellos organizaciones integradas por diversos interesados directos que promueven campañas nacionales de consumo de frutas y hortalizas del tipo de las de «5 al día».

Cinco piezas al día

En el informe recientemente publicado de una Consulta mixta FAO/OMS de expertos sobre la alimentación, la nutrición y la prevención de enfermedades crónicas, se recomienda un consumo mínimo de 400 gramos de frutas y hortalizas por día (excluidos los tubérculos feculentos, como las papas) para prevenir enfermedades crónicas, en particular las cardiopatías, el cáncer, la diabetes de tipo 2 y la obesidad. Ambas organizaciones coinciden en que consumir una amplia variedad de frutas y hortalizas ayuda a asegurar una ingesta suficiente de la mayoría de micronutrientes y fibras alimentarias y de toda una serie de sustancias no nutrientes beneficiosas para la salud.

Un mayor consumo de frutas y hortalizas puede ayudar asimismo a desplazar el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas, azúcares o sal. Sin embargo, según la base de datos estadísticos de la FAO, en muchos países, sobre todo de Asia, África y Europa central y oriental, la oferta total de frutas y hortalizas se sitúa muy por debajo de las cantidades necesariaspara alcanzar los niveles recomendados de ingesta.

«Pese a que los países en desarrollo producen buena parte de la oferta mundial de frutas y hortalizas, y a que existen buenas posibilidades de mejorar la producción en esos lugares, mucha gente en el mundo en desarrollo no las consume en cantidades suficientes. El consumo también suele ser bajo entre los grupos de nivel socioeconómico más bajo de los países desarrollados», explica el Dr. Puska.

Se estima que la baja ingesta de frutas y hortalizas es responsable del 31% de las cardiopatías isquémicas y del 11% de los accidentes cardiovasculares que se registran en el mundo. El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de la OMS calcula que el porcentaje de casos de cáncer prevenibles causados por una baja ingesta de frutas y hortalizas oscila entre un 5% y un 12% respecto de todos los cánceres, y entre un 20% y un 30% respecto de los cánceres del tracto gastrointestinal superior.

Esta iniciativa conjunta para la promoción del consumo de frutas y hortalizas persigue cuatro objetivos concretos:
  • lograr que la población en general sea más consciente de la importancia que reviste el consumo de frutas y hortalizas para prevenir diversas ENT;
  • incrementar el consumo de frutas y hortalizas mediante una acción indispensable en el ámbito de la salud pública y la agricultura;
  • fomentar y apoyar la elaboración y puesta en práctica de programas nacionales de promoción del consumo de frutas y hortalizas que sean sostenibles e integrales y cuenten con la participación de todos los sectores;
  • respaldar las investigaciones en las esferas pertinentes y perfeccionar los recursos humanos necesarios para preparar y ejecutar programas de promoción del consumo de frutas y hortalizas.


Personas de contacto
John Riddle
Servicio de Noticias y Multimedia de la FAO
john.riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259

David Porter
Responsable de medios de comunicación en la OMS
porterd@who.int
(+41) 22 791 3774
(+41) 79 477 1740