3 de diciembre de 2003, Roma -- Se necesita intensificar la lucha contra la pesca ilegal, no documentada y no reglamentada, declara la FAO en un informe presentado ayer ante los representantes de sus Estados Miembros, reunidos en el 32º período de sesiones de la Conferencia de la FAO.

La pesca ilegal, no documentada y no reglamentada (pesca INDNR) está aumentando en todo el mundo porque algunos pescadores tratan de evadir normas más estrictas que están imponiéndose en muchas partes para responder a la reducción de las capturas y la disminución de las poblaciones de peces, señala el informe de la FAO, presentado en la Conferencia.

"Esa situación es particularmente grave y peligrosa habida cuenta de que cerca del 75% de los recursos pesqueros del mundo ya están siendo plenamente explotados, sobreexplotados o se han agotado", declara la Organización.

El concepto de pesca ilegal, no documentada y no reglamentada, suele utilizarse para designar una gran variedad de actividades pesqueras que violan las normas y los reglamentos.

Algunos pescadores clandestinos pescan en lugares donde no está permitido, otros utilizan técnicas prohibidas, tipos de redes proscritos o burlan los reglamentos pesqueros de otras formas. Hay pescadores que no dan una información veraz de su captura, o simplemente no la documentan. En algunos casos, la captura de especies de peces de valor comercial puede superar los límites permitidos hasta un 300 por ciento, debido a pesca INDNR, informa la FAO.

Las banderas de conveniencia complican la situación

La proliferación de países que tienen registros abiertos de abanderamiento también agrava el problema, ya que en algunos casos las llamadas "banderas o pabellones de conveniencia" facilitan la pesca INDNR, informa la FAO.

"Pabellón de conveniencia" se suele llamar a la autorización que dan algunos países para navegar con su bandera a otros de cualquier parte del mundo, sin imponer el respeto a las reglas nacionales e internacionales que rigen la pesca.

"Si los Estados ejercieran un control efectivo sobre las embarcaciones pesqueras que enarbolan sus pabellones, la incidencia de la pesca INDNR se reduciría en gran medida", dice el informe de la FAO.

Se suma al problema que muchos países sencillamente no tienen una capacidad de supervisión adecuada para evitar la pesca INDNR.

Creación de un nuevo marco de lucha contra la pesca ilegal

En junio de 2001, cerca de 110 países suscribieron un Plan de Acción Internacional (PAI) para prevenir, desalentar y eliminar la pesca INDNR, el cual, entre otras cosas, pide a los países elaborar y ejecutar sus propios planes lo antes posible.

Se prevé que para junio de 2004 ya estén en vigor los planes nacionales de aproximadamente 41 países, según el informe de la FAO.

Pero para muchos países, en particular del mundo en desarrollo, es muy difícil llevar a la práctica el Plan de acción para la pesca INDNR y elaborar planes nacionales de acción, por falta de recursos técnicos, institucionales y económicos.

La FAO añade que esta situación ha dado lugar a numerosos programas bilaterales y multilaterales de asistencia, para ayudar a los países a crear capacidad para combatir la pesca INDNR.

"Se prevé que con el tiempo esas iniciativas ayuden a eliminar los 'eslabones' más débiles en la cadena de la pesca INDNR que los pescadores que la practican intentan aprovechar", dice el informe.

La FAO está incrementando su apoyo a los países para ayudarlos a elaborar y ejecutar sus planes de acción nacionales, en particular en el ámbito de la iniciativa multilateral del Programa interregional de asistencia para la aplicación del Código de conducta para la pesca responsable.

Otros resultados obtenidos en este sector son las directrices para establecer programas contra la pesca INDNR en el ámbito nacional; elaboración de materiales didácticos; y una serie de talleres regionales en todo el mundo para ayudar a los países a elaborar planes de lucha contra la pesca INDNR.

La FAO también contribuye a la intervención mundial contra este problema a través de consultas técnicas y de expertos, asociándose con otros organismos internacionales y cooperando estrechamente con los organismos regionales de pesca. La Organización además proporciona asistencia técnica individualmente a los países.

Asimismo, en junio de 2004 se celebrará una reunión en la FAO, en Roma, para evaluar la ejecución del Plan de acción para la pesca INDNR y determinar lo necesario para acelerar ese proceso.
Contacto:
George Kourous
Oficial de información, FAO
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168