2 de diciembre de 2003, Roma - "La situación de los pequeños estados insulares en desarrollo (PIED)* sigue siendo precaria y de creciente vulnerabilidad debido a nuevos retos y a cuestiones emergentes de tipo económico, social y ecológico", según un informe de la FAO publicado hoy.

El informe coincide con un acontecimiento relacionado con los PIED, patrocinado por la FAO, para facilitar a los Ministros de Agricultura y otros representantes de los Estados Miembros los resultados más recientes sobre la realización del Plan de Acción de Barbados sobre el Desarrollo Sostenible de los PIED adoptado durante la conferencia de las Naciones Unidas en 1994.

Las Naciones Unidas celebrarán una conferencia en Mauricio del 30 de agosto al 3 de septiembre de 2004 para analizar los resultados del Plan de Acción de Barbados diez años después y plantear un enfoque a largo plazo.

Para preparar esta cumbre la FAO ha participado en dos reuniones sub-regionales en 2003 y aportará su contribución en el curso de un encuentro inter-regional en Bahamas (26-30 enero) y en una reunión preparatoria en Nueva York (12-14 abril 2004).

Pendientes del mercado internacional

La mayoría de los pequeños estados insulares dependen en buena parte de las exportaciones agrarias, pesqueras y de productos forestales, lo que les hace vulnerables a la fluctuación del precio de los productos básicos y de las normativas comerciales.

Muchos PIED dependen cada vez más de las importaciones de alimentos y las cifras de problemas relacionados con la nutrición aumentan. Los cambios climáticos, entre ellos la subida del nivel del mar y la susceptibilidad a las catástrofes naturales, como los huracanes, suscitan preocupación particular, según el informe de la FAO.

Además, se estima que debido al recalentamiento del planeta, el nivel del mar se elevará medio metro de aquí al 2100. Este hecho representa una grave amenaza para las islas y los estados ribereños.

El recalentamiento mundial provocará también un aumento de la velocidad máxima de los vientos ciclónicos y la bajada de las presiones centrales. Todo ello hará que los daños provocados por las tormentas sean de entidad mucho más grave, agrega el informe.

Los PIED se enfrentan con una serie de problemas, entre ellos una limitada base de recursos naturales, la vulnerabilidad a las catástrofes naturales, la elevada cifra de la deuda externa, las dificultades en ajustarse a las normativas sanitarias y fitosanitarias, la explotación excesiva de los recursos marinos y forestales, el alto índice de crecimiento demográfico y la movilidad de la población, la pobreza relativa, la variedad limitada de la dieta alimentaria, la escasez de mano de obra cualificada y la frágil estructura institucional.

1300 proyectos de la FAO

En las dos últimas décadas, los PIED han sido destinatarios de 1300 proyectos de la FAO por valor de 300 millones de dólares. La tercera parte de esa cifra corresponde a fondos empleados en proyectos sobre el terreno desde 1994, de los cuales 90 millones de dólares fueron destinados a 520 proyectos nacionales, 5 millones de dólares a 83 proyectos regionales y 2,8 millones de dólares a 3 proyectos interregionales.

"La FAO responde al aumento de la vulnerabilidad de los PIED favoreciendo el aprovechamiento de los terrenos para uso agrícola y de los recursos hídricos. Así se hace frente a la división de las tierras y a las repercusiones negativas del turismo y la urbanización en la agricultura. Otros problemas en este sector son la extracción excesiva del agua, la infiltración de aguas salinas y los efectos negativos del consumo de alimentos enlatados de importación en la salud y la agricultura", en opinión de expertos del Departamento de Desarrollo Sostenible de la FAO.

Además, la FAO ha facilitado una ayuda incalculable en materia normativa para la puesta en marcha de herramientas internacionales en el sector agrario, pesquero y forestal, como el Codex Alimentarius y el Código de Conducta de Pesca Responsable, así como para el fortalecimiento de capacidad en el seguimiento de la Ronda Uruguay y en las negociaciones multilaterales sobre comercio y agricultura.

Plan de Acción de la FAO

En marzo de 1999, en seguimiento a la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, la FAO organizó una Conferencia Ministerial Especial sobre Agricultura en los PIED para respaldar de forma más adecuada la adopción de políticas nacionales apropiadas y la dotación de ayuda técnica y financiera. Esta Conferencia se tradujo en una Declaración Ministerial que llevó a la adopción, por el Consejo de la FAO, de un Plan de Acción sobre Agricultura Sostenible en los PIED.

El Plan de Acción abarca cinco sectores prioritarios:

  • Adaptación a los cambios de las condiciones comerciales mundiales;
  • Hacia una agricultura diversificada y sostenible;
  • Satisfacción de las necesidades de pesca;
  • Asegurar la ordenación sostenible de los recursos forestales, protección del medio ambiente y atenuación de las catástrofes naturales;
  • Creación de capacidad y fortalecimiento de las políticas e instituciones.
En 2002, la FAO lanzó una iniciativa para colaborar con los PIED en la revisión y actualización de sus políticas y estrategias nacionales sobre seguridad alimentaria y desarrollo agrario. La FAO se ocupa también de mejorar las capacidades nacionales de los Sistemas de Información y Cartografía sobre la Inseguridad Alimentaria y la Vulnerabilidad (SICIAV). "Ambas iniciativas se proponen hacer frente a la pobreza relativa y la inseguridad alimentaria en los PIED", explicó Nadia Scialabba, experta de la FAO.

Respecto a la pesca, el informe de la FAO señala que la sostenibilidad a largo plazo de este sector en los PIED está amenazada por la explotación excesiva de los recursos marítimos vivos, la polución y la carencia de mecanismos eficaces de vigilancia en el ámbito nacional y regional.

La FAO presta ayuda a los PIED en el fortalecimiento de sus instituciones, acrecentando la conservación y ordenación de los recursos pesqueros, potenciando el desarrollo de la acuicultura y mejorando la ordenación, comercialización y elaboración de las capturas pesqueras.

En el sector forestal, la asistencia técnica de la FAO ayuda a los PIED a ordenar sus recursos forestales de forma sostenible para el aprovisionamiento de productos madereros y no madereros, conservando al mismo tiempo las funciones ambientales y económicas, como la producción costera y el turismo ecológico.

El informe de la FAO recomienda "alianzas estratégicas" entre turismo, agricultura, silvicultura y pesca e invita a la comunidad internacional a "responder de forma más adecuada a la mayor vulnerabilidad de los PIED", potenciando los sistemas tradicionales de producción y fomentando las iniciativas ya existentes de diversificación de la producción, bien para el consumo local o de cara a la exportación de productos básicos orgánicos.

"El sector del turismo de los PIED, para el que en la actualidad se importan del 50 al 95 por ciento de alimentos y bebidas, ofrece un mercado potencial para productos de calidad".

"Es fundamental que la sociedad reconozca la importancia de asegurar la existencia de los PIED como parte vital e integrante de la historia humana", concluye el informe de la FAO.



Contacto:
Pierre Antonios
Oficina de prensa de la FAO
pierre.antonios@fao.org
(+39) 06 570 53473



*PIED miembros de la FAO:
Región del Pacífico: Islas Cook, Fiji, Kiribati, Islas Marshall, Nauru, Niue, Palau, Papua Nueva Guinea, Samoa, Islas Salomón, Tonga, Vanuatu, (Tuvalu, FS de Micronesia); Región del Caribe: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Cuba, Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Jamaica, St. Kitts and Nevis, Santa Lucia, San Vicente y las Granadinas, Suriname, Haití,Trinidad y Tobago; Aims (Región del Atlántico, del OcéanoIndico, del Mediterráneo y Mares del Sur de China,): Maldivas, Mauricio, Comoras, Seychelles, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Santo Tome y Príncipe, Chipre, Malta, Bahrein