10 de diciembre de 2003, Roma -- El 32° periodo de sesiones de la Conferencia de la FAO que terminó ayer por la noche decidió limitar la duración de los mandatos de los futuros Directores Generales de la FAO. A partir de la próxima elección, prevista para el año 2005, los Directores Generales de la FAO "deberán ser nombrados por un periodo de seis años, renovables sólo una vez más para un periodo adicional de cuatro años".

La Conferencia, en la que estaban presentes ministros de agricultura y responsables políticos de los Estados Miembros de la FAO, también aprobó el presupuesto con el que contará la Organización para el próximo bienio 2004-2005: 749 millones de dólares, un corte de 51 millones de dólares en términos reales debido a la inflación y las pérdidas en la conversión de monedas.

El presupuesto de la FAO estuvo congelado desde 1994 hasta 2001 en la suma de 650 millones de dólares y aumentó a 651.8 millones para el bienio 2002-2003. Para poder mantener el mismo poder adquisitivo, la FAO habría necesitado un presupuesto de 800.3 millones de dólares para el bienio 2004-2005.

Haciendo un balance sobre los resultados, el Presidente de la Conferencia y Ministro de Agricultura y Montes de Nueva Zelanda, Jim Sutton, dijo: "Creo que haber conseguido aprobar por unanimidad el presupuesto de la Organización es un dato positivo, si bien las oscilaciones en la cotización del dólar todavía nos pueden hacer mucho daño. Creo que la Organización está suficientemente consolidada como para seguir ofreciendo un buen trabajo y seguir aumentando la eficacia de sus acciones".

Sutton añadió que un presupuesto que aumenta en casi 100 millones de dólares más el presupuesto del bienio anterior es un resultado "que merece la pena, pues permite a la Organización un poco de holgura después de haberse apretado el cinturón por mucho tiempo", con el compromiso de dividir las contribuciones en las dos monedas más fuertes: el euro y el dólar.

La Conferencia reeligió al marroquí Aziz Mekouar como Presidente independiente del Consejo de la FAO por los próximos dos años. Fueron elegidos, asimismo, los 49 miembros del Consejo. El Consejo es el órgano de gobierno entre sesiones de la FAO.

Durante la Conferencia, los delegados debatieron las propuestas de la FAO para el Programa de Labores y Presupuesto de la Organización y escucharon los llamamientos de la Organización para intensificar las acciones de combate a la pesca ilegal, y para aumentar el apoyo a los pequeños estados insulares.

Una serie de eventos paralelos permitieron examinar asuntos como: el impacto del VIH/SIDA en la agricultura, el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación, que se espera entre en vigor a principios de 2004, y el uso de la ciencia y la tecnología para mejorar la gestión del agua en África y en el Cercano Oriente.

La Conferencia aprobó la admisión de cuatro nuevos Estados Miembros de la FAO, lo que hace aumentar el número de países representados a 187, además de la Comunidad Europea. Los recién admitidos son: Micronesia, Timor-Leste, Tuvalu y Ucrania.

El ex primer ministro de Malasia, Mahathir bin Mohamad, fue el orador de la tribuna en memoria de McDougall, cita habitual en el marco del periodo de sesiones de la Conferencia, desde donde dijo que: "en vez de libre comercio, lo que necesitamos es un comercio justo. Tenemos que insistir en que los que se benefician de un mundo globalizado paguen una contribución para que los pobres también puedan beneficiarse de dicha globalización". Bin Mohamad propuso una tasa global sobre las multinacionales para financiar el desarrollo de infraestructuras en los países pobres.

Durante la Conferencia se celebraron una serie de mesas redondas que permitieron a los responsables políticos de los Estados Miembros examinar asuntos destacados relacionados con la agricultura, el comercio, la pesca y los bosques, como:
  • El papel del agua y de las infraestructuras para una seguridad alimentaria sostenible;
  • El desarrollo de las negociaciones sobre comercio internacional en la agricultura y su implicación en la seguridad alimentaria;
  • La dimensión de la inocuidad y la calidad de los alimentos en la seguridad alimentaria.

Contacto:
John Riddle
Oficial de información, FAO
john.riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259