EMBARGOED
La pérdida y el desperdicio de alimentos es un problema mundial
Para resolver el problema, necesitamos adoptar medidas
Pero cada medida tiene consecuencias no deseadas sobre el medio ambiente, el acceso a los alimentos, los precios, etc.
Sólo estando bien informados podemos tomar las decisiones correctas

Comprender el problema antes de tomar medidas

Pérdida y desperdicio de alimentos: ¿cuál es la diferencia?

La idea de que se pierden o se desperdician los alimentos puede parecer sencilla, pero en la práctica no existe una definición comúnmente acordada.

Esencialmente, la pérdida y el desperdicio de alimentos es la reducción de la cantidad o calidad de los alimentos a lo largo de la cadena de suministro alimentaria.

La pérdida de alimentos ocurre a lo largo de la cadena de suministro alimentaria desde la cosecha hasta el nivel minorista, pero sin incluirlo.

El desperdicio de alimentos se produce a nivel de la venta al por menor y el consumo.

Aunque puede haber una pérdida económica, los alimentos desviados hacia otros usos económicos, -como los piensos-, no se consideran como pérdida o desperdicio de alimentos, ni tampoco lo son las partes no comestibles de los alimentos.

A FONDO

Reducir la pérdida de alimentos y los residuos a gran escala

Este informe confirma que la pérdida y el desperdicio de alimentos suponen realmente un problema.

La estimación general que la FAO proporcionó en 2011 sugería que alrededor de 1/3 (un 30%) de los alimentos del mundo se perdían o se desperdiciaban cada año. Esto puede considerarse como una estimación preliminar que aumentó la conciencia sobre el tema.

Para mayor claridad sobre el tema, esa cifra está en proceso de ser reemplazada por dos indicadores diferenciados de los ODS, el índice de pérdida de alimentos y el índice de desperdicio de alimentos. Estos dos índices nos permitirán medir con mayor precisión la cantidad de alimentos que se pierden en la producción o en la cadena de suministro, o que son desperdiciados por los consumidores o los minoristas.

El índice de pérdida de alimentos es calculado por la FAO y proporciona nuevas estimaciones para parte de la cadena de suministro, desde después de la cosecha hasta la venta al por menor (pero sin incluirla).

El índice de desperdicio de alimentos, calculado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU-Medio ambiente), mide el desperdicio de alimentos a nivel minorista y de consumo. Las estimaciones para este índice están a punto de publicarse.

Estas cifras más precisas nos permitirán medir mejor nuestro progreso hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible 12 (ODS12), que establece la meta de reducir a la mitad los desperdicios de alimentos per cápita en el mundo.

¿Cuántos alimentos se pierden desde la postcosecha hasta el nivel minorista?

Estimaciones iniciales de la FAO para el índice de pérdida de alimentos nos dicen que alrededor del

0%

de los alimentos se pierden a nivel mundial desde la postcosecha hasta el nivel minorista, pero sin incluir éste último. A medida que mejoremos nuestras estimaciones, sabremos si la magnitud del problema es comparable a las estimaciones anteriores de alrededor de 1/3 de los alimentos que se pierden o se desperdician cada año en el mundo.

linkFIGURA 3

¿Dónde se pierden los alimentos?

  • Porcentaje de pérdida de alimentos

NOTA: El porcentaje de pérdida de alimentos se refiere a la cantidad física perdida para diferentes productos básicos dividida por la cantidad producida. Se utiliza una ponderación económica para agregar porcentajes a nivel regional o de grupo de productos, de modo que los productos de mayor valor tienen más peso en la estimación de pérdidas que los de menor valor.
FUENTE: FAO 2019.

linkFIGURA 4

¿Qué alimentos se pierden?

  • Porcentaje de pérdida de alimentos

FUENTE: FAO 2019

Dónde y por qué se pierden y desperdician los alimentos

En las explotaciones agrícolas

En las explotaciones agrícolas

Entre las causas importantes de las pérdidas en las explotaciones agrícolas se incluyen el momento inapropiado para la recolección, las condiciones climáticas, las prácticas utilizadas en la recolección y la manipulación, y los problemas en la comercialización de la producción.

En el almacenamiento

En el almacenamiento

Se producen pérdidas significativas a causa de un almacenamiento inadecuado, así como por decisiones tomadas en etapas tempranas de la cadena de suministro que hacen que los productos tengan una vida útil más corta.

Durante el transporte

Una buena infraestructura y una logística comercial eficaz son fundamentales para evitar la pérdida de alimentos. La elaboración y el envasado son determinantes en la conservación de los alimentos, y las pérdidas suelen deberse a instalaciones obsoletas, al mal funcionamiento técnico o a errores humanos.

In the shop

En los comercios

Las causas del desperdicio de alimentos en el comercio minorista están relacionadas con una vida útil limitada, la necesidad de que los productos alimenticios cumplan las normas estéticas en términos de color, forma y tamaño, y la variabilidad de la demanda.

In the home

En el hogar

El desperdicio a nivel del consumidor se debe a menudo a una mala planificación de las compras y las comidas, un exceso de compra (influido por porciones y tamaños de envases demasiado grandes), confusión sobre las etiquetas (fechas de consumo preferente y de caducidad) y un almacenamiento inadecuado en el hogar.

Pérdida de alimentos y desperdicio a lo largo de la cadena de suministro:
un metaanálisis

Si queremos reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, necesitamos entonces saber dónde ocurre y dónde las intervenciones tendrán mayor impacto.

Para conocer mejor la ubicación y el alcance de la pérdida y los desperdicios de alimentos en todas las etapas de la cadena de suministro alimentario, así como entre regiones y grupos de productos básicos, la FAO ha realizado un metaanálisis de los estudios existentes sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos en todo el mundo.

Ver los resultados completos del metaanálisis

Cómo interpretar la Figura 6

linkFIGURA 6

Rango de porcentajes declarados de pérdida y desperdicio de alimentos por etapa de la cadena de suministro, 2000-2017

Cereales y legumbres

Frutas y hortalizas
  • Asia central y meridional
  • Asia oriental y sudoriental
  • África subsahariana

NOTA: El número de observaciones se muestra entre paréntesis. Las fechas (2000-2017), se refieren a cuando se se tomaron las medidas. Sin embargo, se usó la fecha de publicación si las fechas del estudio no estaban disponibles o no estaban claras. Para una explicación más detallada sobre cómo interpretar los diagramas, véase el Recuadro 7.
FUENTE: FAO 20192


Medidas y consecuencias: reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos más allá del ODS12

Impacto en la seguridad alimentaria y la nutrición a nivel mundial

Las medidas destinadas a combatir el problema de la pérdida y el desperdicio de alimentos pueden tener efectos diversos en la seguridad alimentaria y la nutrición. Cuáles son los impactos -y quiénes se ven afectados- depende del lugar de la cadena de suministro de alimentos en el que se produce la reducción de las pérdidas o el desperdicio, y del lugar en el que se encuentran las personas vulnerables a nivel nutricional y que sufren de inseguridad alimentaria.

Los efectos potenciales de las iniciativas de reducción incluyen cambios en la disponibilidad, el acceso, la utilización y la estabilidad de los alimentos.

Es importante destacar que no todo el mundo sale ganando, como demuestran estos escenarios:

Escenario 1:

En las explotaciones agrícolas

Al reducir las pérdidas en las explotaciones agrícolas, los agricultores pueden mejorar su alimentación debido al aumento de la disponibilidad de alimentos, y obtener mayores ingresos si venden parte de su producción.

También puede dar lugar a un aumento de la oferta y a una bajada de precios a lo largo de la cadena de suministro alimentario. Si bien esto es positivo para los consumidores, a su vez puede dar lugar a una menor demanda de productos agrícolas y, por lo tanto, a una disminución de los ingresos de los campesinos.

Escenario 2:

Durante la elaboración

Si un procesador reduce las pérdidas, esto puede dar lugar a un aumento de la oferta y a una reducción de los precios más adelante en la cadena de suministro de alimentos y, en última instancia, para los consumidores.

Sin embargo, los agricultores pueden ver disminuir la demanda de sus productos, con consecuencias negativas para sus ingresos y, por lo tanto, para su seguridad alimentaria.

Escenario 3:

A nivel del consumidor

La reducción del desperdicio a nivel de los consumidores puede mejorar su disponibilidad y su acceso a los alimentos, además del de los posibles beneficiarios directos de los planes de redistribución de alimentos.

Sin embargo, los agricultores y otros actores de la cadena de suministro pueden quedar en peor situación, ya que están vendiendo menos y/o a precios más bajos.

At the farm

EXPLOTACIÓN AGRÍCOLA

At the processing stage

PROCESADO

At the consumption stage

CONSUMO

linkFIGURA 12

Posibles efectos sobre los precios e ingresos de la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos en diversos puntos de la cadena de suministro de alimentos

PRODUCCIÓN AGRÍCOLA Y RECOLECCIÓN, SACRIFICIO o CAPTURA
OPERACIONES DE SACRIFICIO O CAPTURA POSTERIORES A LA COSECHA
ELABORACIÓN
VENTA AL POR MAYOR Y AL POR MENOR
CONSUMO: HOGARES Y SERVICIOS ALIMENTARIOS
PRODUCCIÓN AGRÍCOLA Y RECOLECCIÓN, SACRIFICIO o CAPTURA
OPERACIONES DE SACRIFICIO O CAPTURA POSTERIORES A LA COSECHA
ELABORACIÓN
VENTA AL POR MAYOR Y AL POR MENOR
CONSUMO: HOGARES Y SERVICIOS ALIMENTARIOS
  • Punto de reducción de la pérdida o el desperdicio
  • Precios más bajos, más ingresos disponibles para alimentos y otros bienes
  • La demanda disminuye y la producción decae, los ingresos se ven afectados

FUENTE: FAO 2019

Impacto a nivel geográfico

Cualquier iniciativa diseñada para reducir significativamente la pérdida o el desperdicio de alimentos afectará a los precios a lo largo de toda la cadena de suministro. Estos cambios de precios se conocen como repercusión de los precios. El impacto exacto de la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos dependerá del grado de integración de los mercados y de la eficacia con que se repercutan los cambios de precios.

Un factor clave es la distancia o la proximidad al lugar de la reducción.

Por ejemplo, la reducción de las pérdidas en las pequeñas explotaciones agrícolas de los países de bajos ingresos puede tener un fuerte impacto en la seguridad alimentaria local, ya que los excedentes de alimentos estarán disponibles en el área local. Sin embargo, la reducción del desperdicio a nivel de los consumidores en los países de ingresos altos no implica que el excedente de alimentos esté disponible para las personas pobres o con inseguridad alimentaria en un país lejano, lo que significa que su nivel de inseguridad alimentaria sigue siendo el mismo.

El nivel de inseguridad alimentaria a la que se enfrenta un país puede ser relevante para determinar sus estrategias de reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

NIVEL DE SEGURIDAD ALIMENTARIA

Países de ingresos elevados

En los países de ingresos más elevados, el problema del acceso es relevante para un porcentaje mucho menor de la población; para muchas personas, la prioridad es la nutrición y la calidad de la dieta.

Las intervenciones más específicas -como la redistribución de alimentos-, pueden contribuir al acceso a los alimentos; sin embargo, la eliminación de los restantes niveles de inseguridad alimentaria tendrá también que basarse en un conjunto más amplio de políticas sociales.

NIVEL DE SEGURIDAD ALIMENTARIA

Países de bajos ingresos

En los países de bajos ingresos, la inseguridad alimentaria suele ser severa. Aumentar el acceso a los alimentos es fundamental, y es probable que el acceso en sí mismo esté estrechamente relacionado con la disponibilidad.

La prevención de las pérdidas de alimentos a nivel local entre los pequeños agricultores tendría el mayor impacto, aliviando la escasez de alimentos, aumentando los ingresos de los campesinos y mejorando el acceso.

Si la reducción en las pérdidas es lo bastante importante como para afectar a los precios más allá del área local, también podría beneficiar a la inseguridad alimentaria urbana.

Países de bajos ingresos

Países de ingresos elevados

¿Quiere saber más sobre la inseguridad alimentaria? Ver El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2019

Impacto en el medio ambiente

La pérdida y el desperdicio de alimentos implican un mal uso de los recursos y un impacto ambiental negativo. Se prevé que el crecimiento demográfico y el aumento de los ingresos darán lugar a un incremento de la demanda de productos agrícolas, con una mayor presión sobre los recursos naturales.

Por esta razón resulta crucial reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos. No sólo mejorará nuestro uso de los recursos naturales, sino que contribuirá directamente a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por unidad de alimentos consumidos. Esto se debe a que habrá más alimentos que lleguen al consumidor para un determinado nivel de recursos utilizados.

Sin embargo, vale la pena recordar que la mejora de la eficiencia no reduce necesariamente los recursos totales utilizados o los GEI emitidos. El impacto ambiental será, en última instancia, el resultado de los cambios de precios asociados a la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos, lo que determinará de forma indirecta su impacto en el uso de los recursos naturales y en las emisiones de GEI.

A la hora de diseñar intervenciones, es clave tener claros los objetivos ambientales

Los responsables de la formulación de políticas atentos al medio ambiente deben primero considerar qué objetivo ambiental persiguen (huellas de carbono, tierra o agua) y definir en qué productos básicos deben centrarse.

Si usted fuera responsable de las políticas, ¿a qué objetivo ambiental le gustaría orientarse? Elija a continuación y vea dónde puede enfocar mejor sus esfuerzos.

Escenario 1:

TIERRA

60%

Si el objetivo es reducir el uso de la tierra, la atención debería centrarse en la carne y los productos animales, que representan el 60% de la huella de la tierra asociada a la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Escenario 2:

AGUA

70%

Si el objetivo es hacer frente a la escasez de agua, los cereales y las legumbres son los que más contribuyen (más del 70%), seguidos de las frutas y hortalizas.

Escenario 3:

CARBONO

60%

En cuanto a las emisiones de GEI asociadas con la pérdida y el desperdicio de alimentos, la mayor contribución procede de los cereales y las leguminosas (más del 60%), seguidos de las raíces, tubérculos y cultivos oleaginosos.

TIERRA

AGUA

CARBONO

linkFIGURA 13

Contribuciones relativas de los principales grupos de alimentos al total de la pérdida y el desperdicio de alimentos y sus huellas de carbono, aguas azules y tierra

  • Cereales y legumbres
  • Frutas y hortalizas
  • Raíces, tubérculos y cultivos oleaginosos
  • Carne y productos de origen animal

Nota: Las huellas ambientales se calculan multiplicando la cantidad de alimentos perdidos y desperdiciados por sus factores de impacto ambiental. Los factores de impacto de carbono, agua azul y tierra fueron tomados por la FAO (2013), que proporciona factores de impacto ambiental para diferentes productos, regiones y etapas de la cadena de suministro. El factor de impacto de carbono expresa toneladas de CO2 equivalente emitido, el factor de impacto de la tierra indica hectáreas de tierra utilizadas y el factor de impacto de agua azul indica metros cúbicos de agua utilizada, todo por tonelada de alimentos perdidos o desperdiciados. Las barras apiladas presentan la contribución relativa de un grupo de alimentos a la pérdida y el desperdicio total de alimentos y a cada una de las huellas ambientales de la pérdida o desperdicio de alimentos. Las estimaciones de pérdida y desperdicio de alimentos difieren de las presentadas en la Figura 4 con respecto a la inclusión del nivel minorista, la proporción de pérdida y desperdicio de alimentos que se mide en términos de cantidad (en lugar de valor económico) y el uso de la pérdida y datos de desperdicio solo para aquellos productos para los que se disponía de un factor de impacto. Por lo tanto, los productos alimenticios que no pertenecen a ninguno de los grupos incluidos en la figura (por ejemplo, granos de café) se excluyen del gráfico debido a la falta de datos para los factores de impacto, a pesar de contribuir con alrededor del 20% a la pérdida y desperdicio de alimentos. Estos datos se refieren a 2015.
FUENTE: FAO 2013 y 2019

La eficacia de la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos en la generación de resultados ambientales deseables depende en cómo afecta a los precios

Una intervención para reducir la pérdida o el desperdicio de alimentos -si es lo bastante importante-, afectará a los precios en las fases anteriores y posteriores de la cadena de suministro en relación con el lugar donde se produce la intervención.

Estos cambios de precios y la fase en que se produce la iniciativa, determinarán el impacto medioambiental global.

Debido a estos efectos sobre los precios, para alcanzar los objetivos medioambientales, la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos deben tener lugar en una fase posterior de la cadena de suministro en relación con el lugar en el que se produce el impacto medioambiental.

Uso de la tierra y el agua

Dado que el impacto ambiental sobre la tierra y el agua se produce principalmente en la producción primaria –con independencia del área de la cadena de suministro a la que se dirija la iniciativa-, siempre habrá un impacto positivo. Esto se debe a que se encuentran al principio de la cadena, y la consiguiente reducción de precios animará a los productores a disminuir la producción y, en consecuencia, el uso de los recursos naturales.

Reducciones de carbono

Si el objetivo de la iniciativa es reducir la huella de carbono, las intervenciones en la fase de consumo tendrán el mayor impacto. Esto se debe a que la emisión de gases de efecto invernadero aumenta a lo largo de la cadena de suministro.

Como regla general, las intervenciones son más efectivas si apuntan a puntos críticos de pérdida de alimentos que ocurren inmediatamente después del daño ambiental.

linkRECUADRO 27

Factor de impacto carbono/tierra/aguas azules

A. Factor de impacto del carbono (tonelada equivalente de CO2/tonelada de maíz)
  • Europa
  • África occidental
  • Asia sudoriental
  • América del Sur
B. Factor de impacto del uso de la tierra (ha/tonelada de maíz)
  • Europa
  • África occidental
  • Asia sudoriental
  • América del Sur
C. Factor de impacto de las aguas azules (m3/tonelada de maíz)
  • Europa
  • África occidental
  • Asia sudoriental
  • América del Sur

Nota: Las regiones fueron seleccionadas en base a la disponibilidad de datos específicos de cada región para los factores de impacto. Las operaciones en la explotación agrícola incluyen operaciones previas a la cosecha, durante la cosecha y posteriores a la cosecha.
FUENTE: FAO, 2013


Cómo hacer que el cambio suceda

Este informe se basa en un enfoque progresivo que apoya la justificación comercial de las inversiones privadas y los esfuerzos para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos mediante incentivos privados. Expande la lógica de las intervenciones públicas para eliminar algunas de las barreras que impiden a los productores y consumidores reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, suministrar bienes públicos o reducir las externalidades negativas.

Con esto, es posible ofrecer algunos principios rectores para que los responsables de la formulación de políticas puedan intervenir.

  1. Centrarse en la seguridad alimentaria tenderá a favorecer las intervenciones en una fase temprana de la cadena de suministro de alimentos, en la que se sentirán impactos positivos sobre la seguridad alimentaria en el resto de la cadena de suministro.
  2. Para la sostenibilidad ambiental, es mejor intervenir en los puntos críticos de pérdidas que se producen en las fases posteriores de la cadena de suministro en la que se produce la mayor parte de los daños ambientales. Las medidas más adelante en la cadena de suministro tienen el efecto de reducir la demanda de la producción procedente de la parte de la cadena que daña el medio ambiente. Por ejemplo, para los daños ambientales asociados con:
    • uso excesivo de agua en las explotaciones, cualquier reducción de las pérdidas o el desperdicio después de la explotación (transporte, elaboración, almacenamiento, etc.) puede tener un efecto positivo en la demanda de agua.
    • las emisiones de GEI procedentes del transporte y del almacenamiento, por lo que las intervenciones a nivel mayorista, minorista y de consumidores tienen un efecto positivo.
  3. La ubicación es importante cuando se persiguen objetivos de seguridad alimentaria y nutrición o medioambientales, con la única excepción de un descenso de las emisiones de GEI, que tiene el mismo impacto en el cambio climático dondequiera que ocurra.
linkFIGURA 17

Objetivos de las medidas de reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos y sus puntos de entrada en la cadena de suministro

Etapas iniciales
Etapas finales
AUMENTAR LA CALIDAD DEL AGUA Y REDUCIR SU ESCASEZ
Reducción de emisiones de GEI
PRESERVACIÓN DE LAS TIERRAS
Reducción de plásticos
GENERACIÓN DE INGRESOS DE LOS AGRICULTORES
Mayor calidad y contenido nutricional de los alimentos
FRedistribución de alimentos
REDUCCIÓN DE LAS PÉRDIDAS POSTCOSECHA PARA AUMENTAR LA DISPONIBILIDAD DE ALIMENTOS
Precios reducidos para los consumidores
  • Objetivos de sostenibilidad ambiental
  • Objetivos de seguridad alimentaria y nutrición

FUENTE: FAO 2019

Diferentes países tendrán diferentes objetivos para orientar sus opciones.

Es probable que los países de bajos ingresos se centren en mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición, además de la gestión sostenible de los recursos de tierra y agua. Esto exige centrarse en la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos en las primeras etapas de la cadena de suministro, incluso a nivel de las explotaciones agrícolas, donde las pérdidas tienden a ser mayores y los impactos serán más destacados.

Los países de ingresos altos con bajos niveles de inseguridad alimentaria pondrán probablemente mayor énfasis en los objetivos ambientales, en particular en la reducción de las emisiones de GEI. Esto requerirá intervenciones más adelante en la cadena de suministro, en particular en la venta al por menor y el consumo, donde se espera que los niveles de pérdida o desperdicio sean los más elevados.

Puede haber contrapartidas entre los objetivos, y quizás haya que elegir qué objetivos priorizar. Una cuestión crucial es la de la coherencia de las políticas, que requiere que se sopesen todas las opciones en función de su impacto, de modo que las soluciones que promueve un objetivo no perjudiquen a otro de forma involuntaria.