FAO.org

Inicio > Apoyo a las inversiones > Nuestro trabajo > Por área de trabajo > Apoyo a programas de inversión
Apoyo a las inversiones

Apoyo a programas de inversión

Los países que han invertido regularmente  en sus sectores agrícolas durante las últimas décadas  han alcanzado los mayores logros en el incremento de la producción y de la productividad, así como en la reducción del hambre y la malnutrición. La FAO apoya a los países en desarrollo y en transición en  los procesos de  inversión, lo que incluye  diseño, ejecución, supervisión y evaluación de planes, programas y proyectos de inversión agrícola.

Gran parte del apoyo de la FAO a las inversiones se realiza por medio de asociaciones tripartitas con Estados Miembros e instituciones financieras internacionales (IFI), por ejemplo, el Banco Mundial, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el  Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), y bancos regionales de desarrollo. A la fecha, la labor conjunta de la FAO y las IFI ha contribuido a impulsar inversiones valoradas en más de 115.000 millones de dólares de los Estados Unidos. La FAO también trabaja de manera estrecha con organizaciones de productores y con agricultores en pequeña escala para asegurar su participación plena  en las decisiones sobre  la inversión, la cual afectará sus vidas y medios de subsistencia.

La FAO cuenta con  una gran experiencia técnica, y con un Centro de Inversiones especializado compuesto por 95 especialistas en inversión agrícola, 20  de los cuales están establecidos en oficinas regionales y subregionales de la FAO. Este grupo de profesionales realiza alrededor de 800 misiones por año, y presta apoyo técnico en la formulación, implementación, supervisión y evaluación de programas y proyectos de inversión, con el fin para mejorar la calidad y la eficacia de los mismos.

El apoyo que brinda la FAO a las inversiones abarca  aspectos  como la tierra, el agua, el riego, la actividad forestal, la ganadería y las agroindustrias. Asimismo, puede centrarse en cuestiones transversales como la agricultura familiar, los enfoques territoriales, la incorporación de la cuestión de género y la nutrición, el ordenamiento integrado de los recursos naturales, la agricultura climáticamente inteligente y el balance de carbono, entre otras.

En los programas o proyectos de inversión, la FAO realiza análisis de las necesidades de los beneficiarios, evaluaciones socioeconómicas, de género y medioambientales,  con el objeto de mejorar la incorporación de todos estos aspectos en el diseño de las inversiones.  

<//td></ td=""><//><//tr></ tr=""><//><//tbody></ tbody=""><//><//table></ table=""><//>


Casos de éxito

Apoyo a los planes de inversiones en los países

Tras la crisis de los precios de los alimentos de 2007/08, el Gobierno de Bangladesh solicitó a la oficina de país y al Centro de Inversiones de la FAO desarrollar un Plan nacional de inversión, identificando inversiones prioritarias en agricultura, seguridad alimentaria y nutrición. El plan quinquenal se basó en la Política Nacional de Alimentos, desarrollada con el apoyo de la FAO. La producción de una versión actualizada involucró a trece ministerios, la sociedad civil, académicos y asociados en el desarrollo, incluyendo a la FAO. El plan, con sus 12 áreas prioritarias de inversión, fue diseñado para alinear la financiación nacional y externa con el fin de mejorar la coordinación y evitar omisiones y duplicación, con un mecanismo para controlar los resultados. De 2010 a 2014, se movilizaron recursos adicionales por 4 500 millones de dólares EE.UU. En este contexto, la FAO está prestando apoyo al desarrollo de capacidades para fortalecer la calidad y la inclusión de la planificación e implementación de las inversiones.

Plantaciones forestales con fines múltiples sostenibles

En 2008, una grave tormenta de hielo afectó unas 22 millones de hectáreas de bosques en China central y meridional, provocando pérdidas por alrededor de 9 000 millones de dólares EE.UU. En la provincia de Hunan, el 35 por ciento del área de bosques fue destruida parcial o totalmente. Los macizos forestales que contienen una combinación de especies nativas en bosques plantados en distintos niveles sufrieron menos daño que aquellos con monocultivo de coníferos. La FAO está apoyando dos proyectos financiados por el Banco Mundial que apuntan a crear bosques plantados más resilientes, con una mezcla de especies nativas y adaptadas localmente. Un proyecto aspira a establecer 58 900 hectáreas de bosques plantados con fines múltiples a través de la reforestación y restauración en 22 comunas. El otro busca establecer 93 000 hectáreas de nuevos bosques plantados multifuncionales en cuatro provincias (Anhui, Hebei, Liaoning y Shanxi) y rehabilitar unas 39 600 hectáreas de bosques existentes pero deteriorados en las provincias de Anhui y Zhejiang.

Gestión de cuencas hidrográficas

La FAO está trabajando junto con el Banco Mundial en la India para ayudar a los gobiernos estatales y federal en el diseño de proyectos de cuencas hidrográficas de nueva generación. Un nuevo proyecto en Karnataka apunta a ampliar y fortalecer los programas gubernamentales con nuevas herramientas, enfoques y medios para incorporar más información científica en la planificación de cabeceras de cuencas hidrográficas, y para crear nexos institucionales eficientes con los programas agrícolas y de empleo rural. El proyecto también busca fortalecer la capacidad de los departamentos y personal interesado para supervisar la actuación de sus servicios y el cambio medioambiental. Basándose en esto, la FAO también estuvo involucrada en el diseño del Proyecto nacional de cuenca hidrográfica de Neeranchal, que busca lanzar y ampliar un apoyo similar en de todo el país para el Programa de gestión integrada de cuencas hidrográficas, de más de 1 000 millones de dólares EE.UU.

Las alianzas productivas aportan ingresos familiares fiables

Las alianzas productivas son acuerdos oficiales entre organizaciones de productores de pequeña escala y compradores comerciales.Los proyectos de alianzas incluyen inversiones en la producción y comercialización, además de asistencia técnica. La FAO ha apoyado al Banco Mundial y algunos gobiernos en la formulación, ejecución y evaluación de proyectos de alianzas productivas en muchos países de América Latina y el Caribe. Mediante el apoyo  a los productores para que tengan un mercado fiable para sus productos, estas alianzas contribuyen a crear empleos y elevar los ingresos, además de facilitar la difusión de conocimientos sobre las mejores prácticas de producción y comercialización. Las alianzas productivas fomentan también  el suministro constante  de productos, con determinadas normas de calidad e inocuidad, a los compradores.  Más de 100.000 familias (alrededor de medio millón de personas) se están beneficiando de estos proyectos. El objetivo es triplicar el número de beneficiarios en el futuro próximo.

Atender la tenencia de la tierra en América Latina y el Caribe

Para la elaboración y ejecución  de políticas agrarias que beneficien a los agricultores desfavorecidos, impulsen la producción agrícola y mejoren la seguridad alimentaria, hacen falta inversiones complejas y de largo plazo. Desde comienzos de la década de 2000, el Centro de Inversiones de la FAO ha colaborado con el grupo de tenencia de la tierra de la FAO  y del Banco Mundial en cuestiones relativas al acceso a la tierra, seguridad en la tenencia y administración de la tierra. En América Latina y el Caribe, la FAO se ha centrado en el fortalecimiento institucional. Ha apoyado además iniciativas nacionales para el reconocimiento de los territorios de los pueblos indígenas, en especial en Honduras, Guatemala y Bolivia. Junto con el Banco Mundial, el Centro de Inversiones creó un repertorio de instrumentos de gestión de  sistemas de seguimiento y evaluación de programas de administración de tierras en la región, con el fin de evaluar la eficiencia y eficacia de la implementación  de los proyectos, así como sus efectos en las instituciones, municipios, territorios indígenas y hogares.

Construyendo resiliencia en el Sahel

El Centro de Inversiones está ayudando en el diseño de un proyecto regional financiado por el Banco Mundial, de 250 millones de dólares EEUU, para apoyar el pastoreo en el Sahel y mejorar la resiliencia de los medios de subsistencia de los pastores en áreas transfronterizas y propensas a las sequías en seis países áridos o semiáridos de África occidental: Burkina Faso, el Chad, Malí, Mauritania, el Níger y el Senegal. Con el fin de el diseño, el Centro de Inversiones ha llevado a cabo un inventario de lecciones aprendidas para identificar las actividades que habían probado su eficacia en el apoyo a los grupos de pastores, y en la mejora de la integración regional, con un potencial de efectos derivados significativos. La formación en el puesto de trabajo que se proporcionó a los equipos nacionales para la formulación de documentos de evaluación de proyecto está facilitando el liderazgo y la titularidad nacionales.