FAO.org

Inicio > Themes_collector > Mecanización Agrícola Sostenible > Guías y operaciones > Producción de cultivos
Mecanización Agrícola Sostenible

La productividad es un buen indicador de las condiciones de la tierra, ya que refleja directamente los cambions en la calidad y las limitaciones del terreno. El objetivo principal de la gestión del suel en la agricultura, es crear unas condiciones favorables para el crecimiento del cultivo, germinación de las semillas, emergencia, crecimiento radicular, desarrollo de la planta, crecimiento del grano y cosecha. Una producción sostenible va de la mano de unas buenas prácticas de manejo.

Producción de cultivos

Preparación del terreno
La primera operación que hay que realizar para asegurarse que un cultivo pueda alcanzar el mejor rendimiento, es proporcionar a las plantas un suelo en las mejores condiciones. El objetivo es preparar un lecho con los nutrientes adecuados y con unas condiciones que permitan la germinación de la semilla y el establecimiento del cultivo para su posterior desarrollo. Esto se ha venido haciendo mediante técnicas agresivas tradicionalmente, como el volteo, la quema de rastrojo, etc. Estas, además de no ser sostenibles a largo plazo, requieren mano de obra, especialmente en contextos con una baja mecanización, convirtiéndose en una carga para los pequeños agricultores que han de preparar el terreno con herramientas básicas y de forma manual.

La FAO promueve formas alternativas para la preparación del terreno, que tratan de reducir la necesidad de mano de obra y la pesadez del trabajo a la vez que fomenta la sostenibilidad de la preparación de la tierra. Teniendo en mente la sostenibididad, conceptos como laboreo reducido y el uso de herramientas y equipos adecuados, pueden contribuir a esta meta común.

La tarea de preparación del terreno y la escarda, pueden hacerse menos pesadas y requerir menos mano de obra a través del uso de azadas mejoradas, siembra en hileras, el uso de subsoladores, gradas y sembradoras de tracción animal. Los tractores de un eje pueden ser utilizados con equipamiento adaptado que puede servir si la infrastructura y las capacidades del agricultor son adecuadas al contexto en el que las condiciones socioeconómicas lo permiten. Otras tareas relacionadas con el mantenimiento de la cobertura del suelo pueden hacerse mediante humectadores y pulverizadores que limitan la tarea de escardar en gran medida si se utilizan en un contexto de laboreo mínimo o reducido como con bancales o agricultura de conservación.

Operaciones de cultivo
Entre las numerosas labores que determinan el rendimiento de un cultivo, la siembra y escarda son de las principales. Unas dosis de siembra adecuadas, con marcos de siembra correctos son cruciales para el desarrollo de la planta. Esto también está relacionado con las condiciones del suelo y el sistema de cultivo. De la siembra a voleo hasta la siembra de precisión neumática, hay toda una gama de herramientas y equipos que pueden mejorar las operaciones de siembra a la vez que se adaptan al contexto económico, social y ambiental del agricultor.

La combinación del laboreo reducido y la siembra directa como parte del concepto de Agricultura de Conservación, contribuyen a la presevación de las condiciones del suelo y al asentamiento de la semilla. Existen sembradoras que son capaces de operar en esas condiciones de laboreo reducido; tales como manuales, sembradoras de tracción animal, sembradoras de tractores de un eje adaptadas a diferenes cultivos y sembradoras tiradas por tractores de dos ejes con diferentes diseños y niveles de sofisticación. La reducción del trabajo pesado y la oportunidad son beneficios inmediatos del uso de la siembra directa, ofreciendo la posibilidad de producciones más grandes y nuevos usos de la mano de obra remanente en el contexto de agriculturores de pequeña escala.

Escarda
La escarda o eliminación de malas hierbas usando herramientas convencionales como una azada de mano, puede llevar 140 horas por persona y hectária (que disminuye hasta 65 horas por hectária en la tercera escarda). Las malas hierbas se eliminan en momentos críticos para evitar su establecimiento y que dañen al cultivo. Una escarda tardía del cultivo anterior se ha de hacer para evitar que sus semillas permanezcan. El uso de herramientas adecuadas y de un equipo correcto, pueden contribuir a hacer esta labor más rápido y con menos mano de obra, mejorando la calidad de vida del agricultor y la eficiencia de su trabajo. Hay dos modos de control de las malas hierbas: mecánico o químico. Para la opción mecánica, el objetivo es erradicar la planta y para la química es matarla mediante un agente químico de acción selectiva, que normalmente se aplican mediante pulverización.