Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 2.5.1.b - Número de recursos genéticos vegetales para la alimentación y la agricultura preservados en instalaciones de conservación a medio y largo plazo

Los recursos genéticos animales para la alimentación y la agricultura preservados en instalaciones de conservación a medio y largo plazo (ex situ en bancos de germoplasma) representa el medio más fiable de conservar los recursos genéticos en el mundo. Este indicador mide los avances en la realización de la meta 2.5.

Meta 2.5

De aquí a 2020, mantener la diversidad genética de las semillas, las plantas cultivadas y los animales de granja y domesticados y sus correspondientes especies silvestres, entre otras cosas mediante una buena gestión y diversificación de los bancos de semillas y plantas a nivel nacional, regional e internacional, y promover el acceso a los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales conexos y su distribución justa y equitativa, según lo convenido internacionalmente.

Impacto

La medida de las tendencias de los materiales conservados ex situ ofrece una valoración general del grado en que logramos mantener o incrementar la diversidad genética total disponible para el uso futuro y, por tanto, protegerla de la pérdida permanente de diversidad genética que pueda producirse en las explotaciones y en el hábitat natural.

Esta información es fundamental para respaldar los medios de vida de la población mundial con dietas suficientes, diversas y nutritivas durante mucho tiempo en el futuro.

Resultados clave

Respecto a las especies animales, la falta de documentación obstaculiza el conocimiento de inventarios mundiales de bancos de genes. Por lo que está documentado, de un total de 7 760 variedades locales (incluidas las extintas), sólo se conserva material genético de 258 especies. De estas especies, sólo hay suficiente material almacenado de 79 para permitir la reconstitución en caso de extinción. Europa occidental es la única región donde la mayoría de los países documentan este indicador, aunque los informes indican que sólo el 4% de las variedades locales están conservadas con suficiente material genético para reconstitución. Los esfuerzos para conservar los recursos fito y zoogenéticos parecen insuficientes ante la amenaza sin precedentes que afronta su diversidad debido a los cambios sociales y ambientales cada vez más rápidos.

 

 

Compartir esta página