Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 2.c.1 - Indicador de anomalías en los precios de los alimentos

El indicador de anomalías en los precios de los alimentos propuesto mide el número de “anomalías en los precios” que se producen en la serie de precios de un producto alimenticio dado durante un período determinado. Este indicador medirá los progresos hacia la consecución de la meta 2.c de los ODS.

Meta 2.c

Adoptar medidas para asegurar el buen funcionamiento de los mercados de productos básicos alimentarios y sus derivados y facilitar el acceso oportuno a la información sobre los mercados, incluso sobre las reservas de alimentos, a fin de ayudar a limitar la extrema volatilidad de los precios de los alimentos.

Indicador de anomalías en los precios de los alimentos (en inglés)

 

Impacto

Detectar las tendencias actuales y futuras en los mercados internacionales de alimentos es esencial para impedir posibles crisis. Este indicador ofrece información regular sobre los precios de la canasta dealimentos para promover medidas adecuadas que contrarresten la subida de precios.

Principales resultados

A nivel mundial, la proporción de países afectados por precios elevados de los alimentos descendió en 2017-18, pero alrededor de una cuarta parte experimentó volatilidad de los precios de los alimentos.

En 2017-18, la proporción de países que experimentaron precios de los alimentos inusualmente elevados o moderadamente altos descendió en comparación con 2015-16. El mayor descenso se registró en Asia oriental y Asia sudoriental, impulsado por precios de los productos básicos agrícolas más débiles, en un contexto de apreciación de la moneda, especialmente en Asia sudoriental.

En cambio, se registró un incremento de los países afectados por precios de los alimentos inusualmente elevados o moderadamente altos en Asia central y Asia meridional, impulsado por una reducción de las existencias internas de alimentos básicos y depreciaciones de la moneda en determinados países de Asia meridional.

Aunque, en general, registraron niveles más bajos que en 2015-16, los elevados precios de los alimentos siguieron afectando a más de un tercio de los países de Asia occidental y África del Norte en 2017-18, debido a una combinación de depreciaciones de la moneda, una reducción de las cosechas agrícolas y un repunte en los precios del petróleo a nivel mundial entre mediados de 2017 y mediados de 2018.

Los altos precios de los alimentos afectaron a una proporción relativamente menor de países en América del Norte y Europa, así como en América Latina y el Caribe, donde el porcentaje de los países que experimentaron precios inusualmente elevados o moderadamente altos descendió ampliamente en 2017-18, respaldado por una producción satisfactoria de productos básicos agrícolas. En Oceanía, solo unos pocos países facilitan información sobre sus índices de precios, lo cual dificulta la extracción de conclusiones sobre la volatilidad de los precios de los alimentos a escala regional.

Compartir esta página