Conjunto de Herramientas para la Gestión Forestal Sostenible (GFS)

Certificación forestal

El módulo de Certificación forestal ofrece información básica y más detallada sobre la certificación forestal como un mecanismo voluntario basado en el mercado y otorgado por terceros para propiciar la utilización sostenible de los recursos forestales. El módulo explica lo que es la certificación forestal, las diferencias entre la certificación de la gestión forestal y la certificación de la cadena de custodia, expone los beneficios y los costos que conlleva y describe los pasos que un responsable de gestión forestal debe seguir para obtener la certificación. Ofrece además enlaces a herramientas y estudios de casos para fomentar el acceso a la certificación forestal, su cumplimiento y utilización.

Certificación forestal contribuye a los ODS:

¿Qué es la certificación forestal?

La certificación forestal es un proceso voluntario en virtud del cual una tercera parte independiente (el “certificador”) evalúa la calidad de la gestión y la producción forestal con respecto a una serie de requisitos (“normas”) determinados previamente por una organización pública o privada de certificación. La certificación forestal, y el etiquetado asociado, es una manera de informar a los consumidores sobre la sostenibilidad de los bosques de los cuales se extrae la madera  y otros productos forestales.

Existen dos tipos de certificación forestal:

  1. la certificación de la gestión forestal, mediante la que se evalúa si los bosques están siendo gestionados de conformidad con una serie específica de normas; y
  2. la certificación de la cadena de custodia (denominada a veces certificación CoC, por sus siglas en inglés), mediante la cual se verifica que la materia certificada se identifica o se mantiene separada de la materia no certificada o no controlada a través del proceso de producción, del bosque al consumidor final. Para que un producto final pueda llevar la etiqueta de certificación, son necesarias tanto la certificación de la gestión forestal como la certificación de la cadena de custodia.

La mayoría de las normas de certificación de la gestión forestal abordan una amplia gama de aspectos económicos, sociales, ambientales y técnicos de la gestión forestal, incluido el bienestar de los trabajadores y de las familias que viven en la zona forestal que está sujeta a certificación, o en sus alrededores.

¿Por qué los responsables de la gestión forestal podrían estar interesados en la certificación?

¿Por qué los responsables de la gestión forestal podrían estar interesados en la certificación?

Los responsables de la gestión forestal —como propietarios de los bosques, empresarios, asociaciones y empresas madereras— pueden decidir solicitar la certificación de manera voluntaria. Lo pueden hacer con la expectativa de conseguir mejores precios para sus productos, mantener o aumentar el acceso a los mercados para sus productos, mejorar su imagen pública y lograr objetivos sociales y ambientales.

¿Cuál es la idea subyacente?

¿Cuál es la idea subyacente?

La certificación forestal es un mecanismo del mercado para fomentar la utilización y la gestión sostenibles de los bosques y para que el consumidor pueda identificar los productos “producidos de manera sostenible”. El objetivo es recompensar a los responsables de la gestión forestal que traten de seguir prácticas forestales sostenibles en lugar de prácticas que pueden tener repercusiones negativas desde el punto de vista económico, social y ambiental. Una etiqueta de certificación en un producto forestal informa a un posible comprador de que el producto se ha producido en un bosque bien gestionado de conformidad con un conjunto de normas determinadas. Cabe prever que los consumidores preocupados por las cuestiones sociales y ambientales darán preferencia a los productos que tengan esa etiqueta, y pueden estar más dispuestos a pagar precios superiores por ellos. Los responsables de la gestión forestal pueden estar motivados para lograr la certificación por varias razones (véase más abajo la sección sobre los beneficios), dando lugar en última instancia a mejoras en la calidad de la gestión forestal y a una mayor extensión de bosques bien gestionados.

¿Qué beneficios tiene?

¿Qué beneficios tiene?

En muchos casos, el beneficio más inmediato de la certificación para los responsables de la gestión forestal es la racionalización de las operaciones forestales gracias a mejoras en la eficacia y a un mayor control de los procesos de producción. Aunque la experiencia ha demostrado que los productos forestales certificados no siempre obtienen precios más altos en comparación con los productos no certificados, la certificación puede ser fundamental para poder seguir accediendo a algunos mercados.

La certificación ha demostrado ser un instrumento valioso para colocar los productos en el mercado y en determinados sectores; por ejemplo, en el sector del papel y el envasado, la certificación es la norma y no la excepción en muchos de los principales mercados. La certificación puede confirmar además que un producto cumple todos los requisitos legales —como los establecidos en las leyes dirigidas a evitar el comercio ilegal de productos madereros— y puede ayudar a los productores y comerciantes a observar las obligaciones administrativas. La certificación forestal puede contribuir a mejorar las condiciones de trabajo, la seguridad y la salud de los trabajadores forestales, lo que permite un mejoramiento de los resultados de la conservación forestal y fomenta una utilización sostenible de los bosques. Asimismo, puede ayudar a promover la imagen de las empresas, tanto de las que tratan de certificar sus propios productos como de las que adquieren únicamente productos certificados.

¿Qué costos tiene?

¿Qué costos tiene?

Los responsables de la gestión forestal incurren en costos directos e indirectos al querer obtener la certificación. Los costos directos son los asociados con el proceso de certificación, como el pago de honorarios al certificante para que lleve a cabo las evaluaciones iniciales y las auditorías posteriores, mantenga consultas con las partes interesadas y prepare los informes. El logro de la certificación puede necesitar también que se invierta en maquinaria, capacitación del personal, infraestructura y logística con el fin de mejorar la gestión forestal de conformidad con las normas de certificación. Estos costos indirectos podrían ser muy superiores a los costos directos, y dependerán de la diferencia entre la calidad de la gestión existente y la calidad necesaria para cumplir las normas de certificación. Dado que los costos de certificación son relativamente fijos, normalmente disminuyen por unidad de producción de madera o área forestal; en otras palabras, decrecen, en términos relativos, cuanto más grande es la operación forestal. Por otro lado, los costos indirectos aumentan a medida que se incrementa la envergadura de las operaciones debido a la necesidad de aumentar las prácticas en zonas cada vez mayores. 

¿Cómo se obtiene la certificación?

¿Cómo se obtiene la certificación?

El proceso para obtener la certificación forestal puede ser breve o largo, en función de la calidad de la gestión forestal y los sistemas de administración y documentación previos a la certificación, así como de la capacidad del solicitante de realizar los ajustes requeridos. Los requisitos básicos de la certificación son los siguientes:

  • cumplimiento de la legislación;
  • planes de gestión forestal bien redactados y coherentes;
  • la realización y el seguimiento de operaciones para reducir los daños forestales;
  • condiciones de trabajo adecuadas; y
  • buenas relaciones con las personas que viven en el bosque sujeto al proceso de certificación, o en sus alrededores.

En el proceso de certificación los solicitantes han de seguir una serie de pasos para demostrar la completa observación de las normas. Una vez logrado su cumplimiento se emite un certificado válido por un número determinado de años.&nb