FAO.org

Inicio > Sustainable Forest Management > Conjunto de herramientas GFS > Módulos > Áreas protegidas > Información básica

Conjunto de Herramientas para la Gestión Forestal Sostenible (GFS)

Áreas protegidas

Bienvenido al módulo sobre las Áreas protegidas, que se destina a los gestores forestales y otros interesados que quieren obtener una visión más amplia de la planificación y la gestión de espacios forestales protegidos y sus objetivos, beneficios, gobernanza, problemas, limitaciones y posibilidades. El módulo ofrece información básica y más detallada sobre la planificación y la gestión de los espacios forestales protegidos, enlaces a herramientas para contribuir a abordar los distintos aspectos de la gestión forestal en áreas protegida y  casos con ejemplos reales.

Áreas protegidas contribuye a los ODS:

Si bien las áreas protegidas existen desde hace siglos, por ejemplo, en forma de reservas de caza mayor, terrenos de caza y lugares sagrados, el término “área protegida” se ha utilizado en su contexto actual sólo desde finales del siglo XIX.  El primer parque natural se creó en los Estados Unidos de América en la década de 1870, mientras que el concepto moderno de área protegida se difundió a nivel mundial en el siglo XX. Las primeras áreas protegidas tuvieron objetivos algo diferentes en las distintas regiones: en América del Norte, las primeros áreas protegidas se centraron principalmente en preservar el paisaje; en África, la preocupación eran los parques destinados a la caza, y en Europa, el objetivo era proteger los territorios. El concepto de área protegida ha seguido evolucionando a medida que las normas, las actitudes y los valores han ido cambiando.

Actualmente, hay numerosos tipos de áreas protegidas cuyo nivel de protección depende de lo propicia que sea la legislación nacional. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) un área protegida se define como: “un espacio geográfico claramente definido, reconocido, dedicado y gestionado, mediante medios legales u otros tipos de medios eficaces para conseguir la conservación a largo plazo de la naturaleza y de sus servicios ecosistémicos y sus valores culturales asociados”. Esta definición tiene un carácter casi universal, y ha sido adoptada en los ámbitos nacional e internacional. Los espacios forestales protegidos son zonas protegidas con un porcentaje considerable de superficie boscosa.

Beneficios e importancia de los espacios forestales protegidos

Inicialmente, muchos defensores de la conservación consideraban que las personas representaban una amenaza para las áreas protegidas. Los espacios forestales protegidos eran fundamentalmente iniciativas gubernamentales, en las que los gobiernos nacionales o subnacionales se encargaban de su administración, los funcionarios públicos de su mantenimiento y gestión y se financiaban con cargo a asignaciones públicas anuales. Sin embargo, hoy en día se reconoce ampliamente que las poblaciones indígenas y las comunidades locales han desempeñado durante milenios funciones muy importantes en la conservación a través de sus prácticas tradicionales de utilización sostenible de los recursos y un respeto cultural por la naturaleza basado. Estas poblaciones y comunidades utilizan los productos forestales y los servicios ambientales de manera diversificada y brindan casos ejemplares de gestión forestal sostenible multipropósito.

A medida que ha ido aumentando el reconocimiento de la función de las poblaciones indígenas y las comunidades locales, se han desarrollado conceptos  como diseño de una red de áreas protegidas, gobernanza, gestión conjunta, utilización sostenible, financiación sostenible, así como eficacia en la gestión,  a fin de reflejar una visión más compleja de las áreas protegidas y una idea más precisa de los servicios ambientales que éstos ofrecen.

Los espacios forestales protegidos gestionados de manera adecuada contribuyen de manera considerable al desarrollo social y económico sostenible. Estas zonas son elementos importantes del territorio ya que proporcionan hábitat, refugio, alimentos y material genético, actúan como amortiguadores contra los desastres y brindan un suministro estable de muchos bienes y servicios ambientales. Además, se consideran fundamentales para ayudar a que las especies, las personas y los países se adapten al cambio climático. Los espacios forestales protegidos se deberán seguir manteniendo libres de intervenciones humanas no sostenibles y, por lo tanto, seguirán siendo, a lo largo del tiempo, un almacén natural de recursos genéticos forestales, bienes y servicios ambientales.