FAO.org

Inicio > Sustainable Forest Management > Conjunto de herramientas GFS > Módulos > Reducción de la degradación forestal > Información más detallada

Conjunto de Herramientas para la Gestión Forestal Sostenible (GFS)

Reducción de la degradación forestal

Este módulo está dirigido a los gestores forestales y de tierras, además de las partes interesadas en todos los sectores que realizan esfuerzos conjuntos para reducir la degradación forestal. Ofrece orientaciones sobre cómo ralentizar, detener y revertir la degradación forestal en la esfera de control e influencia de un gestor. Podría ser útil acompañar la lectura de este módulo junto con la del módulo sobre Reducción de la deforestación.

Factores que causan la degradación forestal

A nivel mundial, las actividades más importantes que producen perturbaciones en los bosques y –a largo plazo– la degradación forestal incluyen:

  • la tala y el aprovechamiento maderero insostenibles;
  • la recolección insostenible de la leña;
  • la producción insostenible de carbón vegetal;
  • el sobrepastoreo en los bosques;
  • los incendios incontrolados;
  • la defaunación (es decir, la pérdida o reducción de la vida silvestre que puede llevar a consecuencias ecológicas peores, por ejemplo en términos de polinización arbórea, propagación de semillas y control de plagas).

Entre los factores subyacentes se encuentran las complejas interacciones entre los factores sociales, económicos, políticos, tecnológicos y culturales que repercuten en las causas directas. Dichos factores incluyen, entre otros, políticas poco sólidas; gobernanza débil y falta de aplicación de las leyes; la falta de tierras y la asignación poco clara de derechos; la pobreza rural; la falta de inversiones y de recursos financieros; el crecimiento de la población y la migración; y los conflictos civiles.

La distinción entre las causas directas y las subyacentes –y entre los cambios naturales y los inducidos por el hombre– a menudo no es tan clara como podría parecer a primera vista. Las causas humanas y naturales de la degradación a menudo son interdependientes y la degradación es el resultado final de largas y complejas cadenas de causalidad. 

Cuadro 2. Principales factores que causan la degradación forestal

Cuadro 2. Principales factores que causan la degradación forestal

Cómo afrontar la degradación forestal

Evaluación de la degradación forestal

Evaluación de la degradación forestal

Es importante saber si los bosques se están degradando y, si ello sucede, cuáles son las causas, de tal forma que se puedan tomar medidas para detener y revertir el proceso.

La recolección y el análisis de la información sobre la condición del bosque y sobre el grado de degradación forestal ayudarán a priorizar recursos y medidas para prevenir una ulterior degradación, a afrontar las causas fundamentales y a restaurar y rehabilitar los paisajes forestales degradados. Permitirán también que los países cumplan con sus compromisos sobre la presentación de informes a nivel internacional.

Sin embargo, es difícil cuantificar la escala del problema. Las diferentes partes interesadas perciben la degradación forestal de manera diversa –el bosque degradado de una persona podría significar los medios de vida de otra persona– y podría ser difícil encontrar un enfoque común para definirla. Se pueden aplicar varios criterios, por ejemplo, sanidad y vitalidad, diversidad de especies, capacidad de producción, capacidad de protección y valor estético, pero la ponderación de cada uno de estos criterios influirá en la percepción de la degradación. Para citar un ejemplo, un bosque plantado se podría percibir como “degradado” si las consideraciones se basan solamente en el criterio de la diversidad biológica.

La definición de degradación, por tanto, debería estar relacionada con los objetivos de la gestión forestal y, en última instancia, con las metas de la sociedad. En tal caso se podría definir la “degradación” como la capacidad que tiene un bosque para generar los productos y servicios requeridos por las partes interesadas.

Otro aspecto importante en el monitoreo de la degradación es la posible dificultad para diferenciar entre las variaciones naturales y la degradación misma. Por tal razón, podría ser necesario un punto de referencia para comparar los cambios en un bosque en una determinada escala temporal.

Los elementos temáticos de la GFS enumerados en el Instrumento de las Naciones Unidas sobre los Bosques (véase el siguiente cuadro) pueden ofrecer un marco razonable para escoger los indicadores de la degradación forestal.

Elementos temáticos de la GFS

Ejemplos de indicadores de degradación forestal

1.   Magnitud de los recursos forestales

•  Disminución del porcentaje de cubierta forestal

2.   Diversidad biológica del bosque

•  Cantidad de fragmentación y densidad de las carreteras

•  Composición de las especies y cambios en la composición (para un tipo de ecosistema)

•  Presencia de cambios en las especies principales (p.ej., amenazadas, maduras, cazadas)

•  Presencia o cambios y grado de incidencia de las especies invasoras

•  Presencia o cambios y grado de incidencia de las abejas polinizadoras

3.   Sanidad y vitalidad del bosque

•  Área afectada por plagas y enfermedades

•  Área afectada por incendios

4.   Funciones productivas de los recursos forestales

•  Número de especies comerciales de árboles madereros

•  Número de árboles maduros

•  Disminución en la capacidad reproductiva de las especies comerciales (p.ej., número de arbolados agotados)

•  Distancia promedio recorrida para recolectar leña o productos forestales no madereros

•  Número de animales de caza

5.   Funciones protectoras de los recursos forestales

•  Erosión del suelo (p.ej., presencia de arroyuelos, quebradas y barrancos y exposición de las raíces de las plantas)

•  Calidad y cantidad del agua

La evaluación de la degradación forestal implica la selección de una escala espacial (p.ej., mundial, nacional, subnacional, de paisaje/cuenca hidrográfica, de unidad de gestión forestal [UGF], o rodal/sitio) y una evaluación metodológica. Estos aspectos se exponen más adelante.

Unidad de gestión forestal o nivel de sitio

Unidad de gestión forestal o nivel de sitio

La evaluación de la degradación forestal en cada sitio o UGF permite a los propietarios y gestores de bosques decidir sobre las medidas correctivas a escala local.

Los gestores forestales deberían decidir sobre los indicadores de degradación que se deben medir en su monitoreo continuo del bosque (véase el módulo sobre Monitoreo de la gestión forestal). La identificación temprana de los problemas locales puede guiar la revisión de los planes de gestión forestal a fin de prevenir ulterior degradación, afrontar las causas fundamentales de la degradación, adoptar medidas para restaurar el daño que ya se ha ocasionado, e invertir en la rehabilitación.

Los gestores forestales deberían tener presente que muchos de los indicadores de la capacidad que tiene un bosque para suministrar bienes y servicios cambian en el tiempo en un rodal sin que esto signifique la degradación forestal. Las fluctuaciones a corto plazo pueden ser parte de los ciclos naturales o el resultado de las intervenciones planificadas por el hombre (véase la Figura 1 en la sección de “Información básica”).

Niveles subnacional, nacional o mundial

Niveles subnacional, nacional o mundial

La degradación forestal se estima normalmente en escalas más amplias a fin de contribuir a la formulación y a la ejecución de políticas y programas, incluyendo los mecanismos de pago u otros sistemas de incentivos dirigidos a prevenir la degradación (p.ej., los PSA). El monitoreo a escalas más amplias también es necesario para la presentación de informes nacionales en los procesos internacionales, como los relacionados con las emisiones de GEI y la diversidad biológica.

La medición y el monitoreo de la degradación forestal a escala subnacional o nacional es un gran desafío y puede consumir mucho más tiempo y dinero que la evaluación de la deforestación. Una combinación de inventarios forestales sobre el terreno y de datos de teledetección ofrecería estimaciones más fidedignas. La teledetección se puede utilizar como opción rentable para evaluar la degradación a través de medidas indirectas, por ejemplo el porcentaje de cubierta forestal (donde una tendencia decreciente indica la degradación). Por otro lado, se pueden realizar encuestas de campo focalizadas (p.ej., observaciones biométricas de campo, evaluaciones de la diversidad biológica y rápidas evaluaciones rurales) en aquellas áreas donde se ha detectado la degradación por medio de la teledetección, a fin de obtener una visión más precisa de las tendencias en la degradación y de sus causas y posibles soluciones.

El enfoque de monitoreo más adecuado se debería determinar en dependencia de parámetros como el tipo de vegetación, las dinámicas climáticas y de degradación (p.ej., si existe degradación a menor o mayor escala, si ésta está concentrada o difundida). A veces, la degradación podría ser el resultado directo de la gestión, y en ambos extremos de los límites de la gestión se podrían observar las diferencias en las condiciones del bosque. En otros casos, se podría recurrir a observaciones de series temporales para detectar los cambios.

En algunos países, los sistemas nacionales de monitoreo forestal existentes –si se adaptan o expanden– podrían ser adecuados para monitorear la degradación forestal.

El monitoreo de la degradación forestal con un alto nivel de certidumbre requiere mucho tiempo y dinero y se debería tomar en cuenta solamente en el contexto de REDD+, si la degradación forestal se percibe como uno de los principales factores que contribuyen a las emisiones de GEI. Si se considera oportuno este tipo de monitoreo, se debería centrar en las áreas que con mayor probabilidad están sujetas a la degradación.

Las estimaciones de la degradación probablemente son imprecisas (es decir que tienen amplios intervalos de confianza) debido al alto número de variables y a la dificultad de medición de muchas de ellas. Incluso cuando se cuenta con los mejores sistemas de medición y de monitoreo, podría ser difícil estimar los índices de degradación de año en año, de tal forma que se necesita un enfoque a largo plazo.

Ente los datos de las fuentes de teledetección que se pueden utilizar para monitorear la degradación forestal se incluyen métodos ópticos de alta resolución espacial (p.ej., RapidEye) y sensores activos como el radar y el lidar. 

Identificación y análisis de las causas de la degradación forestal

Identificación y análisis de las causas de la degradación forestal

La degradación forestal es un fenómeno complejo y altamente específico de un sitio, y para comprenderla se requiere el análisis tanto de las causas directas como de las indirectas. Una vez que se han identificado la escala y el área de degradación forestal, se debería realizar en cada área una evaluación exhaustiva de los factores que causan la degradación. Es recomendable que las principales partes interesadas relacionadas con las causas que impulsan la degradación participen en dichas evaluaciones y contribuyan al análisis de datos para comprender las dinámicas del cambio.

Medidas y estrategias para afrontar las causas de la degradación forestal

Medidas y estrategias para afrontar las causas de la degradación forestal

La degradación podría ser –si bien no necesariamente– precursora de la deforestación. Los bosques pueden mantenerse degradados por largos períodos de tiempo pero nunca se quedan completamente deforestados. Además, la degradación forestal se puede detener o revertir en muchos puntos de la trayectoria de degradación (véase la Figura 1 en la sección “Información básica”) por medio de las intervenciones de gestión forestal. En muchos otros casos, sin embargo, la degradación forestal es precursora de la deforestación: por ejemplo, las áreas aprovechadas de manera selectiva pueden quedar deforestadas después de pocos años de extracción maderera en ausencia de la GFS y en presencia de las presiones de la deforestación.

Las medidas y estrategias para afrontar los factores que causan la degradación forestal deberían tomar en cuenta los impactos potenciales sobre la seguridad alimentaria, los medios de vida locales, la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo. Se debería priorizar el mejoramiento de la gobernanza, el aumento de la transparencia capacidad y aplicación de las leyes; proveer a una tenencia segura y equitativa; y combatir las actividades ilegales de tala.

Las intervenciones deberían tomar en cuenta tanto las causas directas como las subyacentes, además de la escala (p.ej., local, nacional o mundial) e incluir un conjunto de medidas. Los gestores forestales son responsables sobre todo de las medidas a nivel local, pero la visualización de la degradación forestal en el contexto de escalas más amplias podría ser beneficiosa. No se debería subestimar el tiempo necesario para diseñar los programas para afrontar estos factores y para conciliar los intereses de las múltiples partes interesadas.

Ejemplos de estrategias y medidas para prevenir y detener la degradación forestal

Ejemplos de estrategias y medidas para prevenir y detener la degradación forestal

Factores que impulsan la degradación forestal

Medidas

Sectores

Tala y extracción insostenibles de productos forestales madereros y no madereros 

Promover prácticas de gestión sostenible en los bosques en producción, entre otras: 

A nivel local/unidad de gestión forestal

A nivel subnacional/nacional

Establecer diálogos y concertar acuerdos de responsabilidad mutua con las partes interesadas de la localidad sobre el acceso y uso de los recursos forestales y la distribución de los beneficios conexos

 

Consolidar la gobernanza forestal y la observancia de la legislación forestal (contra la tala ilegal y la extracción ilegal de los productos forestales no madereros a fin de garantizar el respeto de las cuotas establecidas y de garantizar la legalidad de las importaciones y las exportaciones)

 

Reforzar y expandir las áreas forestales protegidas, examinando enfoques de gestión forestal conjunta

 

Fomentar la agroforestería, forestación y reforestación para responder a la demanda de materiales de construcción

 

Consolidar la tenencia forestal y los derechos

 

Recolección de leña y producción de carbón vegetal insostenibles

Promover niveles sostenibles de recolección de la leña (p.ej., por medio de la sensibilización y la aplicación de las normas y reglamentos locales) y su eficiencia (p.ej., por medio de estufas y calderas eficientes)

 

Promover el uso y la producción sostenibles y eficientes del carbón vegetal

 

Promover la agroforestería, forestación y reforestación como estrategias para hacer frente a la demanda de leña y de carbón vegetal

 

Evaluar y promover la utilización de combustibles alternativos (p.ej., briquetas orgánicas) y de fuentes alternativas de energía (p.ej., solar, biogás)

 

 

Suministrar incentivos y apoyo a las comunidades locales en su transición hacia fuentes de energía alternativa

 

Pastoreo de ganado y sobrepastoreo 

Promover el pastoreo sostenible

Promover sistemas silvopastoriles sostenibles

 

Incendios forestales

Promover la gestión integrada de incendios

 

Plagas y enfermedades de los bosques 

Promover la gestión integrada de plagas

 

Desastres naturales

Promover las respuestas forestales ante desastres (p.ej., para mitigar los impactos, prevenir futuros desastres y consolidar la resiliencia) 

 

Priorización e implementación

Priorización e implementación

Las medidas se deben seleccionar y clasificar de acuerdo con los criterios establecidos (p.ej., objetivos, costos estimados y potencial de financiamiento, además de las capacidades de implementación existentes) a través de consultas con las partes interesadas de la localidad. El proceso de consultas puede servir también para determinar cuáles factores enfrentar primero, las medidas más adecuadas para enfrentarlos y las justificaciones de esta selección.