FAO/ITALY COOPERATIVE PROGRAMME
 

Seguridad alimentaria a través de la comercialización de la agricultura (FSCA)

 

En el marco de las actividades puestas en marcha a través de la contribución de Italia al Fondo Fiduciario de la FAO para la seguridad alimentaria y la inocuidad de los alimentos, varios proyectos en países y regiones distintos siguen una estrategia común para mejorar la seguridad alimentaria a través de la comercialización de la agricultura (Food Security through Commercialization of Agriculture, FSCA).

Este nuevo enfoque empezó en 2006, a partir de la colaboración de la División de Infraestructura Rural y Agroindustrias (AGS), que aporta pericia y contenidos técnicos, y el Servicio de Apoyo Integrado a la Seguridad Alimentaria del Departamento de Cooperación Técnica (TCSF) de la FAO, que permite una integración apropiada con programas existentes de la FAO y con los programas nacionales para la seguridad alimentaria existentes.

El principal objetivo de esta estrategia es favorecer el desarrollo de la agricultura y transformarla en un sector moderno, competitivo y con vigor comercial. Asimismo, con esta estrategia se pretende aportar ventajas ambientales, sociales y económicas a los medios de subsistencia de los agricultores y sus comunidades.

De hecho, en la actualidad el 75 por ciento de las personas pobres de los países en desarrollo viven en áreas rurales, por lo que fortalecer el sector agrícola implica no sólo facilitar el acceso a alimento nutritivo, sino también la necesidad de crear un entorno sostenible para mejorar la seguridad alimentaria y el desarrollo económico. La mayoría de los pequeños agricultores se encuentran con dificultades en la producción de alimentos y sufren pérdidas considerables posteriores a la cosecha. Además, los pequeños agricultores carecen de unas conexiones sólidas con los mercados nacionales e internacionales y no consiguen añadir valor a su producción agrícola. Su abastecimiento de agua es insuficiente y no tienen acceso a la tecnología debido a unas inversiones insuficientes y el agotamiento de los recursos naturales. Todos estos factores repercuten negativamente en sus ingresos y sumen a sus familias en la inseguridad alimentaria.

La estrategia FSCA aborda estos problemas brindando oportunidades a los pequeños agricultores y a las pequeñas y medianas empresas (PYME) que participan en la producción agrícola. Con este enfoque se proporciona a los agricultores nuevas tecnologías agrícolas y se consigue la participación de todas las partes interesadas en la cadena alimentaria completa en diferentes etapas (producción, procesado, comercio y consumo de alimentos). Esta estrategia hace necesario superar varias limitaciones que constituyen puntos débiles y cuellos de botella, como la falta de conexión con los canales de comercialización, problemas de calidad e inocuidad, baja producción y baja productividad.

Reforzar la comercialización de la agricultura en áreas con un potencial comercial reconocido ayuda a centrarse en nuevas oportunidades de mercado. Apoyar la adopción de tecnologías contribuye a incrementar la producción, la productividad y los ingresos agrícolas. También reduce a un mínimo la volatilidad de los precios y favorece un uso sostenible de los recursos naturales, todo lo cual es importante para garantizar la seguridad alimentaria en cualquier país.

La estrategia FSCA gira alrededor de los componentes principales siguientes, como se ilustra en la figura inferior:

Seguridad Alimentaria a través de la Commercialización de la Agricultura

En algunos casos, la estrategia FSCA se elabora en el ámbito regional a fin de: permitir un acceso más fácil a los mercados regionales e internacionales; cumplir los estándares de inocuidad de los alimentos y de comercialización; favorecer el comercio transfronterizo; armonizar políticas e instituciones; apoyar la competitividad y la modernización agrícola. En los proyectos financiados por la contribución de Italia se contempla la participación directa y específica de organizaciones económicas regionales (OER) afectadas.

De forma indirecta, los proyectos FSCA benefician a varias partes interesadas de la cadena alimentaria, como comerciantes locales y nacionales, agronegocios, compradores y consumidores. Además, el conjunto de la comunidad puede disfrutar de una mayor disponibilidad de alimentos de más calidad.

Las experiencias y las lecciones aprendidas se comparten entre los proyectos con financiación italiana y las iniciativas piloto que han dado buenos resultados se reproducen en un ámbito nacional y/o regional.

  • GTFS/SEN/060/ITA Project© FAO
  • GTFS/RLA/141/ITA Project© FAO
  • GTFS/ETH/067/ITA Project© FAO
  • GTFS/MLI/030/ITA Project© FAO
  • GTFS/RAF/391/ITA Project© FAO