Página precedente Indice Página siguiente


3. La Situación de la Ganadería en Centroamérica"

Edwin Pérez

1. Introducción

los desafíos que enfrentan los ganaderos y otros actores privados de Centroamérica, que participan en las agroindustrias de la carne y leche de origen bovino, no son recientes. Son parte de un proceso que lleva muchos años.

Numerosos factores -tanto internos como exógenos- han contribuido a la generación de diversos problemas. Estos inician en la provisión de servicios al sector, pasando por tópicos de producción a nivel de finca, comercialización de ganado y leche cruda, y la industrialización y comercialización de productos más elaborados (producidos localmente o importados) para los mercados de cada país, intraregionales o exportados fuera de la región.

En el Cuadro 1 se describen algunos parámetros de la actividad ganadera en Centroamérica. La actividad ocupa alrededor del 30% de las tierras, con una población bovina de más de 10 millones de cabezas, distribuidas en casi 400 mil fincas.

El uso de la tierra en ganadería se considera extensivo, ya que en promedio se utiliza más de una hectárea de terreno por bovino presente. La relación entre la población humana y la bovina es de 3:1. Otro aspecto relevante es el relacionado con el ingreso de la población y su relación con el consumo de carne y leche de origen bovino. Los países de mayor ingreso per capita (Costa Rica y Panamá) son los de mayor consumo de leche y carne. Sin duda estas cifras ilustran la importancia que el sector pecuario bovino tiene en la región.

Cuadro 1. Información básica sobre los países
de Centroamérica y su ganadería bovina.


Elementos

GUA

ES

HON

NIC

CRC

PAN

CA

Territorio
Territorio total (x 10 6 ha)
Praderas y pastos (%)
Terrenos forestales (%)


10.9
24
48


2.1
28
5


11.2
14
54


13.0
37
25


5.1
31
31


7.6
20
43


49.9
27
50


Población
Total (x 10 6 hab.)
Tasa de crecimiento (%)
Densidad (hab./km2)
Ingreso per capita (US$, 90)




10.2
2.3
94
991




5.8
1.9
277
1 295




5.8
2.6
52
660




4.2
2.4
36
498




3.5
2.3
69
2 063




2.6
1.7
35
2 699




32.1
64
1 368


Población bovina
Total (x 1000)
Fincas c/ ganado (x 1000)
Carga animal, cab./ha. pasto
Relación humanos/bovinos



2 055
30
0.8
5.0



1 200
64
2.0
4.3



2 315
100
1.5
2.5



1 650
108
0.3
2.6



1 594
38
1.0
2.2



1 362
50
0.9
1.9



10 316
379
0.8
3.1

Fuente : Adaptado y actualizado de Pomareda, C. En: Taller regional: La Ganadería e industrias afines en Centroamérica: desafíos y oportunidades. CAC-RUTA-SIDE. 1998. Costa Rica.

El desarrollo de Centroamérica durante los últimos 50 años ha estado asociado con una acelerada expansión de la frontera agrícola. La ganadería ha sido una de las actividades más utilizadas en esa colonización. La inversión en infraestructura (carreteras y caminos de penetración), políticas crediticias subsidiadas, políticas de distribución de tierras que exigían la corta del bosque, y un buen mercado de exportación de carne (durante los 60s y 70s) figuran entre las causas de la disminución de las áreas boscosas. El área en pastos pasó de 4 millones de hectáreas en 1950, hasta 10 millones en 19871; actualmente se estima en 13.5 millones de hectáreas (Cuadro 1).

Este crecimiento ha sido acompañado por una marcada disminución de las áreas de bosque, que han pasado en el mismo período de tiempo, de 30 a menos de 20 millones de hectáreas. Otro factor muy importante ha sido el lento progreso tecnológico en la producción ganadera, que siempre exigió la ampliación de las áreas en pastos como única estrategia para aumentar la producción.

Esta expansión de la frontera agrícola ha causado la pérdida de muchos miles de hectáreas de áreas boscosas con el consecuente deterioro ambiental, sobretodo en suelos con bajo potencial agrícola (pendientes). La deforestación de áreas "ecológicamente frágiles" ha causado problemas de erosión, pérdida de biodiversidad y daños a la riqueza hidrológica de la región.

A partir de los años 80 la expansión ganadera ha cesado; los hatos dejaron de crecer y, de hecho, se observa una disminución de la población bovina en todos los países. Sin embargo, la deforestación no se ha detenido, debido primordialmente al valor de los recursos maderables.

Algunos países han iniciado programas de protección, declarando extensas áreas como reservas biológicas y parques nacionales. También han creado incentivos para la reforestación, ya sea por siembra de especies maderables de rápido crecimiento o por regeneración natural del bosque. Además, actualmente se inician esfuerzos para que los servicios ambientales (secuestro de carbono, protección de suelos y fuentes de aguas, etc.) derivados de programas de conservación o siembra de bosques generen ingresos para los productores.

El reto de continuar produciendo proteínas de alto valor biológico a partir de los bovinos (leche y carne) en Centroamérica debe, por todos los argumentos antes expuestos, basarse en un uso más intensivo del recurso tierra. Resultados de investigación y algunos ejemplos en ganaderías progresistas de la región muestran la factibilidad de intensificar la producción ganadera. Esto se puede hacer por el mejoramiento de los pastos existentes (especies de mayor producción y calidad nutricional), por el uso de otros alimentos que complementen los pastos (suplementos minerales, proteicos y energéticos), o por el establecimiento de sistemas de confinamiento parcial o total.

El presente documento describe la situación actual del sector bovino productor de carne y leche de Centroamérica, señalando su problemática y perspectivas.

2. Los Sistemas de Producción y los Principales Problemas Asociados

La producción bovina en Centroamérica, al igual que en la mayoría de los países tropicales, está basada en el pastoreo como principal recurso alimentario. El sistema de producción prevaleciente en la región es el doble propósito, en el que el productor "comparte" con el ternero la producción de leche de las vacas para consumo familiar y/o para su venta.

El nivel de producción varía dependiendo de los genotipos usados y manejo alimentario. En Costa Rica, El Salvador y Guatemala existen además fincas especializadas en la producción de leche, que usan grupos raciales Holstein, Jersey o Pardo Suizo y que ordeñan dos veces al día sin la presencia del ternero. Algunas fincas no ordeñan (cría para carne), son de gran extensión y pocas en número. El resto de las explotaciones son las fincas especializadas en el engorde, que adquieren los terneros y los llevan a peso de mercado.

Es importante tener claro que no existe una división rígida entre sistemas. Muchas fincas de cría para carne ordeñan algunas vacas para producir leche de autoconsumo. Muchas fincas de doble propósito no ordeñan todas sus vacas, de manera que tienen también cría especializada, y además engordan los terneros que producen. Entonces, en una misma finca se pueden encontrar diversas combinaciones de los diferentes sistemas de producción.

Además, el doble propósito está asociado al tamaño de las fincas, siendo mucho más común en las pequeñas explotaciones (las más abundantes). El ordeño es un mecanismo de diversificación que le permite al productor tener leche para la venta todos los días, con los beneficios que ello le implica en su flujo de caja. Muchas de esta pequeñas fincas tienen actividades agrícolas, usualmente de cultivos anuales, que complementan sus ingresos y su dieta. La venta de terneros de destete y de vacas de desecho representa importantes ingresos; pero que se dan ocasionalmente, cuando se requiere capital para inversión o para cubrir gastos extraordinarios.

Dentro de las estrategias de modernización del sector ganadero a nivel de producción primaria, existe la necesidad urgente de hacer un mejor uso del recurso tierra. La cantidad de carne y leche producidas en los 13.5 millones de has. dedicadas a la ganadería en la región, podría duplicarse o producirse en el 50% de esa superficie con la aplicación de algunos cambios tecnológicos. Muchas de esas tecnologías ya se observan en explotaciones mejor administradas y en fincas modelo de centros de investigación y transferencia. Ello se logra con un mejoramiento en la producción forrajera y/o con el uso de suplementos al pasto, que deberían ser producidos en la finca o en zonas cercanas a ella. La intensificación en el uso de las tierras más aptas evitaría los problemas de deterioro ambiental asociados con el pastoreo sobre áreas de topografía quebrada, o en zonas con problemas de drenaje, etc.

Los índices de producción por animal también deben mejorarse mediante prácticas de manejo alimentario, genético y de salud animal. Entre los problemas más importantes identificados a nivel de finca destacan :

En asocio a estos problemas, el mal manejo de los recursos forrajeros ha causado la degradación de los pastos (desaparición de las especies de mayor producción de materia seca digestible) y de los suelos (pérdida de fertilidad, erosión) con el consecuente deterioro en la producción animal y en el ambiente.

3. Las Condiciones del Sector de Carne Bovina en Centroamérica

Centroamérica ha tenido una gran tradición como productora de carne. Prueba de ello es la presencia de poblaciones importantes de bovinos en la mayoría de las fincas, así como de un activo comercio de ganado y carne y de una industria procesadora a diversas escalas, pero presente en toda la región. El hecho de ser una región libre de Fiebre Aftosa y cercana a dos países de gran población y de consumos elevados de carne bovina (EUA y México), así como tener en conjunto un mercado meta de más de 30 millones de habitantes con un consumo per capita susceptible a mejorarse de forma significativa, son señales de un potencial para competir.

En el Cuadro 2 se describen los principales indicadores de la producción de carne bovina de Centroamérica. La región se caracteriza por su baja productividad (32 kg. de carne en canal por cada bovino presente), extensividad (0.8 cabezas por ha.) y una "autosuficiencia" asociada a muy bajos consumos por habitante. Las diferencias en producción total entre países deben analizarse con cuidado ya que no necesariamente representan niveles diferentes de productividad. Altos volúmenes de producción en un determinado año pueden estar asociados con descensos en la población (disminución del tamaño del hato).

En cuanto a los intercambios, la exportación de carne continúa siendo importante solamente en Nicaragua y Costa Rica. Los niveles de importación son altos solamente en El Salvador, proviniendo la carne mayoritariamente de los países vecinos (Honduras y Nicaragua). Existe actualmente un activo comercio de ganado en pie y carne dentro de la región, donde El Salvador es el principal comprador (desde Nicaragua, Honduras y Costa Rica) y de ganado en pie (desde Honduras y Nicaragua). Guatemala importa ganado en pie desde Honduras y Nicaragua, mientras que Costa Rica adquiere ganado para sacrificio en Nicaragua ocasionalmente. En los últimos años se ha iniciado un proceso de importación de carne de fuera de la región (primordialmente cortes de alto valor y vísceras) que todavía no es significativo.

El sector de la carne bovina ha tenido niveles de protección arancelaria muy bajos si se comparan con los aplicados a otros productos agropecuarios. El arancel externo común es del 20 por ciento, mientras que intraregionalmente solamente se cobran impuestos de consumo.

Cuadro 2. Información básica sobre la ganadería de carne y su
industria en los países de Centroamérica.


Indicadores

Año

GUA

ES

HON

NIC

CRC

PAN

CA

Población bovina (x 103)
Producción (1000 TM)

varios
1995

2 055
54.1

1 200
28.7

2 315
45.0

1 645
48.6

1 594
93.0

1 362
60.3

10 171
329.7

Exportación (1000 TM)
"(Millones US$)

1995
1995

8.8
12.9

00
00

6.0
13.0

24.3
54.5

21.3
42.2

1.2
3.7

61.7
126.1

Importación (1000 kg)
"(1000 US$)

1995
1995

435
932

7 808
15 890

     

401
nd

8 644
16 822

Cons. per capita (kg/año)

1993

4.0

5.2

5.0

5.5

18.1

20.5

11.5

Mataderos rurales

Plantas industriales
Aranceles de carne bovina

1996
1997

nd
nd

110
4

291
3

300
4

15
4

200
4

916
19

Intraregional
Externo

 

libre
20

libre
20

libre
20

libre
20

libre
20

libre
20

libre
20

Fuente : Adaptado y actualizado de Pomareda, C. En Taller regional: La Ganadería e industrias afines en Centroamérica: desafíos y oportunidades. CAC-RUTA-SIDE. 1998. Costa Rica.

Durante los últimos años, los países centroamericanos han pasado de un estancamiento a un descenso en su producción de carne bovina, y han tenido una pérdida notable de su oferta exportable a su principal mercado (Estados Unidos). Además de las razones ya mencionadas a nivel de finca, que explican este fenómeno destacan las siguientes:

Las exportaciones de Centroamérica han tenido a los Estados Unidos como su principal destino. En el pasado se dio alguna exportación de carne bovina desde Centroamérica hacia México y actualmente se exportan cantidades limitadas a Colombia y al Caribe (San Andrés y Curacao).

Los principales exportadores al mercado de los Estados Unidos son Australia y Nueva Zelandia, América Central, Argentina-Uruguay y los socios en el NAFTA, Canadá y México. Con excepción de estos dos vecinos y socios, todos los demás países tienen una cuota máxima de acceso. Australia tiene una cuota de acceso anual de 378 mil TM que no ha usado en su totalidad debido a su continua búsqueda de mercados de mejores precios. Nueva Zelandia sí ha cubierto la mayoría de su cuota anual (213 mil TM), al igual que el Uruguay (20 mil TM). La cuota de los países de Centroamérica es común, y corresponde a 65 mil TM por año.

En el Cuadro 3 se ilustra el descenso que han tenido las exportaciones centroamericanas en el mercado de los Estado Unidos. Además de los problemas internos del sector cárnico centroamericano, los siguientes argumentos se mencionan como catalizadores externos de este fenómeno:

Cuadro 3. Las importaciones de los EUA. Carne bovina fresca o congelada, en miles de TM.


País

1993

1994

1995

1996

1997

1998

Australia

309.5

289.1

223.6

181.6

213.1

284.8

Nueva Zelandia

193.2

167.7

192.7

167.5

191.7

197.5

Otros

65.7

64.4

48.6

38.3

31.4

17.3

Costa Rica

18.3

20

19.5

18.1

12.2

9.2

Nicaragua

16.5

18.8

17.1

11.9

13.4

7.1

Honduras

13.3

14.2

5.9

6.1

4.6

0.9

Guatemala

9.3

5.0

3.5

0.7

0.2

0

Rep. Dominicana

5.7

4.3

2.0

0

0

0

Varios

2.6

2.1

0.6

1.5

1.0

0

Uruguay

0

0

0.1

18.1

19.8

13.4

Argentina

       

5.5

7.2

México

0.8

1.0

1.9

4.5

2.7

2.5

Canadá

136.9

159.8

175.0

230.7

268.7

300.3

Total

706.0

681.9

641.9

640.7

732.9

822.9

Fuente: Secretaría del CORECA a partir de datos del ERS, Foreign Ag. Trade de los EUA.

4. Las Condiciones del Sector Lechero en Centroamérica

En el Cuadro 4 se describen los principales indicadores de la producción de leche de Centroamérica. La región se caracteriza por su baja productividad (menos de 200 litros por cada bovino presente por año), y por ser importadora neta (importa un 33% por encima de su producción). La producción promedio por vaca en ordeño por día es de 3 kg, siendo el promedio mundial de casi 6 kg/vaca/día.

Las exportaciones de los países centroamericanos en productos lácteos corresponden principalmente a leche en polvo (50%), quesos (25%) y leche fluida (20%) y el 75% de ellas son intraregionales. En cuanto a las importaciones, la leche en polvo es el producto lácteo más importante, ya que se usa como materia prima en muchas de las industrias de la región; El Salvador y Guatemala son los principales importadores.

Solamente Costa Rica tiene niveles de producción, consumo y comercio de productos lácteos que permitan asegurar una verdadera autosuficiencia. Los aranceles para el comercio intraregional de lácteos fueron eliminados mediante el Protocolo de Guatemala; sin embargo, existen algunas excepciones (sobretasas en Nicaragua, IVA en El Salvador, y aplicación de aranceles compensatorios).

Las importaciones de fuera de la región tienen aranceles que han sido negociados independientemente por cada país ante la OMC, así como los mecanismos de desgravación y fijación de contingentes arancelarios. Existe una tendencia en todos los países de Centroamérica a acelerar las desgravaciones negociadas en el GATT.

Cuadro 4. Información básica sobre la ganadería de leche
y su industria en los países de Centroamérica.


Indicadores

Año

GUA

ES

HON

NIC

CRC

PAN

CA

Población bovina (x 10 3)

varios

2 055

1 200

2 315

1 645

1 594

1 362

10 171

Producción (litros x 10 6)

varios

258

367

524

209

595

155

2 108

Exportación (kg x 10 6)
Exportación (Miles de US$)

1995
1996

0.8
0.2

1.4
0.3

5.4
1.0

35.7
10.7

25.6
17.0

15.1
11.9

84
41.1

Importación ( kg x 10 6)
Exportación ( US$x 10 6)

1995
1995

137
40

188
51

93
24

60
8

26
9

76
29

490
161

Cons. per capita (kg/año)

1996

42

85

110

42

144

83

Queserías rurales

1993

nd

nd

625

muchas

nd

nd

28

Plantas láct. (>1x104 lt/d)

1995

5

4

5

4

6

4

 

Aranceles de lácteos
Intraregional

1996

libre
45-20

libre
50-20

libre
35

libre
85

libre
111

libre
110-60

Externo

Fuente : Adaptado y actualizado de Pomareda, C. En Taller regional: La Ganadería e industrias afines en Centroamérica: desafíos y oportunidades. CAC-RUTA-SIDE. 1998. Costa Rica.

La proporción del consumo de leche en Centroamérica abastecida por las importaciones pasó de un 14 por ciento en 1990 a un 21por ciento en 19962. Ello es reflejo de una pérdida de competitividad, a pesar de la protección arancelaria existente y que disminuye año a año. La problemática del sector se resume a continuación :

5. Comentario Final : la Necesidad del Cambio

La ganadería de Centroamérica ha pasado por un período muy difícil y prolongado. Ello ha causado la disminución del hato bovino, descensos importantes en la producción de carne, pérdida de participación en el mercado internacional cárnico y una cada vez mayor dependencia de las importaciones de leche para abastecer a la población. Esta disminución del hato no ha revertido el problema de la deforestación en la región, lo cual demuestra que el desarrollo ganadero fue un factor, pero no el único causante de la destrucción del bosque en Centroamérica.

Por otro lado, la región tiene muchas fortalezas como productora de leche y carne. El mercado intraregional, México (varios tratados bilaterales de libre comercio se han firmado) y los Estados Unidos representan un gran potencial, sobretodo asociados a un mejoramiento de sus economías. El pertenecer al área libre de Fiebre Aftosa es otra fortaleza de Centroamérica debido a que le permite tener acceso a los países con mejores precios, principalmente en la carne bovina.

Desde el punto de vista de la producción en el medio rural existe una gran tradición ganadera y la ventaja de poder producir forrajes a bajo costo como principal recurso alimentario para el ganado. En cuanto a la competencia con otras fuentes de proteína, los productos del bovino parecen tener ventaja debido a que requieren de muy pocos insumos importados con relación por ejemplo, al pollo o al cerdo.

Es necesario reconocer una gran atomización en el sector productor. Las pocas empresas y fincas de más de 1000 animales en la región, son en realidad pequeñas en relación con las empresas en otros países de América Latina, EUA y Australia.

Lo mismo se puede afirmar para los mataderos y plantas industriales. Se trata de un sector caracterizado por miles de pequeños productores poco unidos entre ellos y que comparten muy escasas iniciativas de acción colectiva. Esta atomización hace difícil la formación de empresas que funcionen con el grado de homogeneidad en la calidad de los animales. También limita las posibilidades de producción de volúmenes razonables de leche y número de animales para el mercado, como para que puedan `ejercer fuerzas de mercado'.

La integración vertical y la adquisición grupal de servicios es factible en principio; pero sólo existen unos pocos ejemplos de éxito. El fortalecimiento de las organizaciones, no solo de productores sino a nivel de toda la cadena agroproductiva, debe ser una prioridad hacia el futuro.

La posibilidad de mejorar la calidad es un paso necesario si se quiere competir a futuro, no solo con el producto importado, sino con otras carnes, especialmente el pollo. Un ejemplo de lo anterior es mejorar la calidad de la carne vía la estandarización de los pesos y edades de sacrificio. Como la leche también se produce entre muchos pequeños productores en forma atomizada y dispersa, se hace difícil la industrialización en escalas que permitan singularizar productos y crear marcas. De nuevo el esfuerzo de organización será clave para poder competir.

El sector exportador de carne de Centroamérica ha pensado y actuado tradicionalmente en función del mercado americano de carne industrial dentro del sistema de cuotas. En los últimos años se han apreciado iniciativas y logros para tener acceso al mercado de cortes finos de los EUA y en otros países. Esto debe desarrollarse de forma mas agresiva y dentro de una estrategia nacional. No es posible competir en el mercado abierto con productos como la carne industrial, pero sí es posible en nichos a los que se puede llegar con productos específicos, calidad constante y abastecimiento regular.

La producción, por ejemplo, de carne o leche "en armonía con la naturaleza" en sistemas silvopastoriles, en tierras no susceptibles a erosión o compactación por pisoteo, asociadas a áreas de bosque, podría darles un "valor agregado intangible" a los productos finales.

Aún cuando existe una vocación ganadera y el deseo de continuar desarrollando la actividad ganadera, es necesario reconocer que en muchos casos las tierras de pastos y "charrales" tienen usos alternativos. El concepto de capacidad vs. uso actual de las tierras debe ser una herramienta importante de planificación a futuro.

Otra consideración que fortalece el fomento de la ganadería en la región, es el reconocimiento de riesgos climáticos. La tragedia del huracán "Mitch" a fines del año 1998 demostró que la ganadería es menos susceptible a desastres. Por otro lado, los pastos son mas resistentes y su pérdida tiene un impacto menor en la economía de una finca que las pérdidas de cultivos. Además, el ganado puede venderse en casos extremos.

Estas consideraciones son muy importantes para valorar cuáles son realmente otras opciones a la ganadería en Centroamérica, que es sin duda una zona de riesgo por factores climáticos.

Agradecimiento

La información aquí resumida fue obtenida de trabajos de consultoría realizados en toda la región por encargo del Proyecto RUTA III del Banco Mundial al autor de este documento y al Dr. Carlos Pomareda. Se agradece también a los Ings. Miguel Madrid (Panamá), Ariel Cajina y Armando Argüello (Nicaragua), Dres. Víctor Ganoza, Mario Matamoros e Ing. Orlando Javier (Honduras) y al Ing. Hugo Vargas (Guatemala), por su aporte en los trabajos de sus respectivos países.


1 Kaimowitz, D. Livestock and deforestation in Central America in the 80s and 90s: A policy perspective. EPTD. IICA. 1995. Costa Rica
2 Umaña, V. Comercio de productos lácteos en Centroamérica. En. Taller regional : La Ganadería e industrias afines en Centroamérica : desafíos y oportunidades. CAC-RUTA-SIDE. 1998. Costa Rica.


Página precedenteInicěo de página Página siguiente