Molla Sineshaw

“Puedo vender cuando el precio está en su mejor momento y puedo almacenar alimentos durante más tiempo”.

Etiopía

El granjero Molla Sineshaw de Etiopía cultiva patatas para alimentar y mantener a su familia de siete miembros. Molla, de 50 años de edad, produce su cosecha en media hectárea de terreno en el distrito de Sinán, en la región de Amhara, que se encuentra en el norte de Etiopía.

Molla se queda con la mitad de lo que cultiva para el consumo familiar y vende la otra mitad. Depende de los ingresos de las ventas para comprar otros alimentos y artículos no alimentarios para su familia pero, durante años, sus medios de subsistencia se vieron afectados por las pérdidas poscosecha y un sistema de mercado deficiente.

El clima de montaña en el distrito de Sinán es ideal para la producción de patata, pero Molla tuvo dificultades para almacenar las patatas adecuadamente.

“Solía almacenar patatas en rincones oscuros y húmedos de mi casa, lo que en su mayor parte estropeaba los productos con moho. Además, tenía que vender inmediatamente después de la cosecha a precios bajos”, dice Molla.

Con la asistencia del Gobierno federal de Alemania, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ayuda a Molla, y a otros agricultores locales en Etiopía a mejorar la producción alimentaria y reducir las pérdidas poscosecha de cultivos de frutas, y hortalizas clave.

“Recibí capacitación sobre cómo aumentar la producción de patata y reducir el deterioro, y el desperdicio mejorando las prácticas agrícolas, y los sistemas de almacenamiento. Aprendí cómo cuidar la producción de patata desde el cultivo mismo hasta el consumo y el mercado”.

Molla y otros agricultores locales también establecieron una cooperativa con el apoyo de la Oficina de Agricultura local.

“Puedo almacenar patatas de forma segura entre 6 y 9 meses sin que se echen a perder”.

Molla dice que ha vendido patatas de siembra a través de la cooperativa por más del doble de lo que habría ganado por su cuenta en el mercado local. Este héroe de la alimentación gana más ahora por sus esfuerzos y en beneficio de su familia, y de la comunidad.

Atrás