Diego Urbano

“Los jóvenes queremos seguir construyendo nuestro futuro en el campo”.

Colombia

Tradición, sí, pero combinada con nuevas tecnologías. Esta es la visión de la agricultura que ha inspirado a Diego Urbano, estudiante del primer año de Bachillerato en El Tablón de Gómez, localidad que se encuentra en el sur de Colombia.

Diego nació en una comunidad de agricultores, en su mayoría de subsistencia, en una región productora de café ubicada a unos 70 kilómetros de la capital del departamento de Nariño. Forma parte de un grupo de 30 estudiantes del instituto educativo La Victoria que están aprendiendo a utilizar tecnologías digitales para mejorar la eficiencia del uso del agua en la producción del café, con herramientas agrícolas inteligentes (Smart Agro) desarrolladas por Telefónica-Movistar en colaboración con la FAO e instaladas con la asistencia de Masser, otra empresa del sector privado.

La iniciativa Smart Agro se basa en las tecnologías digitales, inteligencia de datos e Internet de los objetos (IO) para monitorear la humedad y el clima para conseguir una agricultura más eficiente.

“¿Queremos seguir en el campo? Sí, pero siendo innovadores en la forma de producir, comercializar y consumir”, dice Diego.

La capacitación de agricultores jóvenes como Diego también se ha centrado en temas como el cuidado sostenible del suelo y del agua, el impacto de la variación climática, y la protección y restauración de la cubierta forestal. Además, esta formación les ha proporcionado conocimientos de certificación de semillas, procesamiento, pruebas y comercialización del café, con el apoyo de otras empresas del sector privado e instituciones agrícolas, y educativas nacionales.

El proyecto enseña a los estudiantes a través del Sendero Pedagógico del Café, un espacio educativo sobre la producción del café de 2 300 metros cuadrados, que cuenta con cultivos de café en diferentes etapas de crecimiento, y equipos para procesar y probar el café. El espacio fue construido y equipado con aportes de la Unidad de Restitución de Tierras del país, la Embajada de Suecia, la FAO y el Gobierno regional de Nariño.

 

El proyecto también ha conectado a los estudiantes con una asociación de productores de café, Asoprocaffe, así como con la empresa colombiana de café Procafecol S.A., fabricante de la marca Juan Valdez. Han involucrado a los jóvenes directamente con el desarrollo y la comercialización de la marca, con la asistencia de la FAO.

Como héroe de la alimentación joven, Diego está cumpliendo con su parte para mejorar el futuro de la agricultura sostenible.

Atrás