Alianza Parlamentaria Europea contra el Hambre y la Malnutrición

“Tenemos que cambiar la situación y tenemos que trabajar en cómo hacerlo”.

Bruselas

Los parlamentarios de Europa y de otras regiones del mundo han formado alianzas en los últimos años, para intensificar los esfuerzos en el combate contra el hambre y la malnutrición a escala mundial, mientras que hacen que los sistemas alimentarios sean más sostenibles, inclusivos y resilientes. 

La Alianza Parlamentaria Europea contra el Hambre y la Malnutrición fue creada en 2016 como una iniciativa de la FAO, que nació bajo los auspicios de la Organización misma. Es una alianza que cuenta actualmente con 30 miembros del Parlamento Europeo y que está formada con el objetivo de alcanzar las metas incluidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en particular el ODS 2 (Poner fin al hambre).

“La Alianza Parlamentaria Europea contra el Hambre y la Malnutrición siempre trabaja para mantener la seguridad alimentaria y la lucha contra el hambre en el centro del debate internacional. Estos son temas que han demostrado tener recientemente una importancia creciente, también a nivel europeo”, dice un miembro de la Alianza.

Los miembros de la Alianza trabajan en grupos y comités temáticos, y en consulta con la FAO, y otros asociados de la ONU, para discutir y apoyar las políticas, la legislación y el presupuesto de la Unión Europea (UE) que tienen un impacto inmediato y directo en la agenda política mundial de la UE sobre alimentación y agricultura. A través de la Alianza los miembros también trabajan activamente para sensibilizar sobre el derecho a una alimentación adecuada para todos y la transformación de los sistemas alimentarios. ¡Son los héroes de la alimentación en el marco legislativo de Europa!

Las prioridades de la Alianza se organizan en torno a grupos temáticos que incluyen el Pacto Verde Europeo, el cambio climático y la gestión de los recursos naturales; cadenas de valor sostenibles e inversión responsable; nutrición para todos y transformación de los sistemas alimentarios; conexiones entre paz, acción humanitaria y desarrollo, y pobreza y desigualdad rural extremas.

Al igual que las alianzas parlamentarias en África, Asia y América Latina y el Caribe, los parlamentarios europeos han tenido que enfrentarse a desafíos adicionales provocados por la pandemia de COVID-19, teniendo en cuenta sus repercusiones y las incertidumbres relacionadas en los planes de recuperación a largo plazo. 

Conscientes de que la Unión Europea representa el mayor donante de ayuda al desarrollo del mundo, los parlamentarios europeos también vigilan de cerca las inversiones para el desarrollo en el extranjero.

Al formar su Alianza en 2016, los parlamentarios pidieron a sus colegas que “se aseguren de que los inversores con sede en la UE respetan y alientan a otros asociados de la alianza a respetar los derechos de las comunidades locales y las necesidades de las pequeñas explotaciones agrícolas, siguiendo un enfoque basado en las normas de los derechos humanos dentro de los marcos de cooperación, incluido el mantenimiento de salvaguardias ambientales, sociales, territoriales, laborales y de derechos humanos y los más altos estándares de transparencia”.

Defensores de la transformación de los sistemas alimentarios y la erradicación del hambre, estos héroes de la alimentación han puesto en común sus recursos para traducir la voluntad política en acciones.

Atrás