Chef Simon

“Transmito valores responsables, restringiendo el derroche energético de cada ración de alimentos y promuevo la economía de la alimentación”

Francia

Bertrand Simon es chef, bloguero, escritor y profesor en su Francia natal. El chef Simon ha ganado popularidad en línea al cargar recetas gratuitas que enfatizan el uso de ingredientes frescos de origen local, combinaciones de alimentos simples y saludables, y menús que incluyen artículos que las personas tienden a tirar a la basura.

Simon también ha publicado varios libros, el más reciente se titula Manifiesto para una cocina responsable (Editions du Chêne, 2018).

“Si todos se dieran cuenta del papel y la influencia de sus elecciones de alimentos, esto tendría una repercusión positiva en otros ciudadanos del mundo”, dice Simon.

Cada año, se pierden o desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos o un tercio de todos los alimentos producidos para el consumo humano. Las recetas anti despilfarro o anti desechos de alimentos de Simon incluyen sopa hecha con hojas de rábano (que muchas personas cortan de la verdura y tiran) y estofado hecho con salsa de mostaza añeja y restos de carne.

El chef también escribe sobre los beneficios de la agricultura urbana con poca agua y la eliminación de alimentos, que según él son costosos en términos medioambientales. Pero él asegura que la acción individual no es suficiente para lograr un mundo Hambre Cero.

“No puede ser correcto ni sensato creer que la elección dependa solamente del consumidor. Pensar que nuestras acciones pequeñas serán suficientes para mejorar la suerte de nuestros congéneres humanos es mantener una ilusión de control que tenemos con respecto a nuestras vidas y al medio ambiente. Consumimos lo que la industria coloca en el mercado con el consentimiento de todas las autoridades públicas y los responsables de las decisiones”.

Simon dice que las directrices y reglamentos son de alcance limitado sin la voluntad de transformar los sistemas alimentarios.

“Las soluciones necesarias no son populares porque cuestionan nuestra forma de vida mundial, pero no podemos quedarnos de brazos cruzados. Es interesante leer en algunas etiquetas que los productos han sido fabricados y producidos de una manera ética y ecológica. Esto sugiere que la mayoría de las ofertas de alimentos no lo son, lo cual es inaceptable”.

Back to stories page