ASADIT

“Los productos que proporcionamos son orgánicos, saludables y gestionados con buenas prácticas agrícolas y de fabricación”

Guatemala

Cuando entró en vigor la ley de alimentación escolar de Guatemala en enero de 2018, los agricultores familiares estaban preparados para desempeñar su papel en esta iniciativa Hambre Cero. Los miembros de un grupo de productores agrícolas, la Asociación de Agricultores de Desarrollo Integral de Tejutla o ASADIT, suministran alimentos ahora a las escuelas públicas de la región, mejorando sus ingresos familiares en el proceso.

“El futuro de nuestra comunidad reside en la nutrición y eso nos ayuda como productores”, dice Yesenia Gómez Marroquín, de 19 años de edad, Gerente de ASADIT.

Los más de 150 agricultores familiares de ASADIT en San Marcos, departamento de las tierras altas, triplicaron o cuadruplicaron sus ingresos cultivando y distribuyendo alimentos en las escuelas, siguiendo el proceso desde la producción hasta la preparación.

La asociación cuenta con el apoyo de un programa conjunto para el desarrollo rural integral dirigido por la FAO, el PNUD y la OPS/OMS, que fue posible gracias a la asistencia del Gobierno de Suecia. Este proyecto forma parte de la lucha de Guatemala contra las tasas de malnutrición infantil crónica, una de las más altas del mundo.

Cada semana, los agricultores de ASADIT suministran zanahorias, coliflores, acelgas, rábanos y otras verduras, además de frutas, cereales, huevos, queso y miel a 63 escuelas, para que los estudiantes de entre 5 y 12 años disfruten de comidas saludables preparadas en las instalaciones.

“Si nuestros niños están bien nutridos, pueden aprender mejor, asumir nuevas tareas y mejorar en general”.

Back to stories page