FAO.org

Inicio > Situación Alimentaria Mundial > Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales
Situación Alimentaria Mundial

Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales

La nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales ofrece una perspectiva actualizada del mercado mundial de cereales. La nota de este mes se complementa con una evaluación detallada de la producción de cereales y de las condiciones de la oferta y la demanda por países y regiones incluida en la publicación trimestral Perspectivas de cosechas y situación alimentaria. En Perspectivas alimentarias se publican bianualmente análisis más detallados de los mercados mundiales de cereales así como de otros productos alimentarios importantes.

Fechas de publicación en 2016: 4 de febrero, 3 de marzo, 7 de abril, 5 de mayo, 2 de junio, 7 de julio, 8 de septiembre, 6 de octubre, 10 de noviembre, 8 de diciembre.

Las existencias mundiales de cereales aumentan como resultado del incremento de la producción y la disminución del consumo: las previsiones iniciales para las cosechas de 2016 son diversas

Fecha de publicación: 04/02/2016

La última previsión de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2015 se sitúa cerca de los 2 531 millones de toneladas, esto es, 3,9 millones de toneladas más de lo comunicado en diciembre pero todavía 30,1 millones de toneladas (un 1,2 %) por debajo del récord registrado en 2014. La mejora de este mes refleja principalmente las revisiones positivas correspondientes a la producción de trigo (principalmente en el Canadá y Rusia) y cereales secundarios (en el Canadá, China y el Paraguay), lo que compensó con creces las disminuciones en los Estados Unidos, la Federación de Rusia, el Sudán, Ucrania y la Unión Europea (UE). La previsión para la producción mundial de arroz de 2015 también aumentó, pero solo ligeramente, pues la mejora de las perspectivas en China, los Estados Unidos y Viet Nam compensó un empeoramiento en el Japón y Nepal.

Las previsiones iniciales para las cosechas de cereales de 2016 son dispares, lo que obedece en parte a las condiciones meteorológicas imperantes asociadas al fenómeno de El Niño. En el hemisferio norte, se ha completado la siembra de trigo de invierno de 2016, que representa la mayor parte del trigo cultivado a nivel mundial. En los Estados Unidos, los primeros indicios apuntan a que las siembras de invierno caerán a su nivel más bajo desde 2010. En Europa, el tiempo seco obligó a Ucrania a reducir considerablemente la superficie de cultivo de trigo, pero las condiciones son en general favorables en la Federación de Rusia, pese a un cierto exceso de humedad en las zonas meridional y central del país. Se prevé una ligera disminución de las plantaciones de trigo en la UE, pero las beneficiosas precipitaciones globales favorecieron el arraigo de los cultivos y las primeras previsiones señalan una importante producción por tercera vez consecutiva este año. En Asia, la disminución del suministro de agua en la India, a raíz de un monzón deficiente en 2015 y precipitaciones por debajo de lo normal desde octubre de ese mismo año, ha dificultado las siembras de trigo de 2016 y se prevé una disminución de la superficie plantada. Según los pronósticos, el cultivo de trigo en China se mantendrá sin cambios respecto del año pasado, lo que responde a la continuidad de las medidas gubernamentales en apoyo de los precios internos y a un clima favorable. En el hemisferio sur, la sequía al inicio de la temporada en la Argentina y el Brasil podría dar lugar a la disminución de las plantaciones. Las condiciones son mayormente desfavorables en el África meridional, donde el clima seco y cálido asociado al fenómeno de El Niño ha debilitado gravemente las perspectivas de cosechas, en especial en Sudáfrica donde los primeros indicios apuntan a una posible reducción del 25 % en la producción. En lo que respecta al arroz, las perspectivas de 2016 para las cosechas a lo largo del Ecuador y al sur de este son poco prometedoras, pues la insuficiencia de agua reducirá las plantaciones en Australia y las retrasará en Indonesia, en tanto que el exceso de precipitaciones y los escasos rendimientos están afectando negativamente a las siembras en América del Sur.

El pronóstico de la FAO en cuanto a la utilización mundial de cereales en 2015/16 ha disminuido en 2,3 millones de toneladas desde el anterior informe hasta alcanzar los 2 527 millones de toneladas, esto es, solo un 0,8 % más que en 2014/15. Se calcula que el consumo de cereales como alimento ascenderá a 1 096 millones de toneladas, esto es, un aumento del 1,2 % respecto de 2014/15, mientras que las previsiones en cuanto a su utilización para piensos ascienden a 906 millones de toneladas, esto es, un aumento del 1,3 % con respecto a 2014/15. Entre los principales cereales, se prevé que la utilización de trigo aumente un 2,0 % y se sitúe en 729 millones de toneladas. Después de sufrir una contracción en 2013/14, se prevé que el uso de trigo para piensos aumente por segunda temporada consecutiva, impulsado por un incremento del uso en los Estados Unidos, la Federación de Rusia y la Unión Europea. La utilización total de cereales secundarios en 2015/16 se sitúa cerca de los 1 300 millones de toneladas, una cantidad ligeramente inferior a la prevista en diciembre. Se estima que la utilización de maíz aumentará solo un 0,3 %, o sea, 3 millones de toneladas, a pesar de un incremento relativamente acusado del consumo de alimentos y una demanda de piensos sólida en varios países en desarrollo, y una ralentización del crecimiento debido a un desplazamiento hacia el uso de trigo para piensos en Europa. La Argentina, China y México representan la mayor parte del aumento previsto en el uso de maíz como pienso en 2015/16. La utilización de cebada por parte del sector ganadero también puede aumentar, aunque no lo suficiente como para compensar la disminución prevista en el uso de sorgo y otros cereales secundarios. Se estima que la utilización mundial de arroz aumente un 1,1 %, lo suficiente para mantener un consumo per cápita estable de unos 54,7 kg al año.

Según los pronósticos, las existencias mundiales de cereales al cierre de las campañas que finalizan en 2016 se sitúan en los 642 millones de toneladas, esto es, un millón de toneladas menos que en diciembre pero 2,5 millones de toneladas (o un 0,4 %) más que su ya de por sí elevado nivel de apertura. A tenor de dichos pronósticos y la utilización prevista, la relación entre las existencias y la utilización de cereales a escala mundial se mantendría estable en torno a un 25 %. El pronóstico de la FAO para las reservas mundiales de trigo se ha ampliado a casi 211 millones de toneladas, esto es, 3,7 millones de toneladas más de lo notificado en diciembre y 4,7 millones de toneladas (o un 1,8 %) más que el año pasado. El aumento registrado desde diciembre refleja en gran medida los ajustes al alza de las previsiones anteriores en la Argentina, China, la Federación de Rusia y Ucrania. Sin embargo, la acumulación de las existencias de trigo mundiales de esta temporada resultaría mayormente de una acumulación en los Estados Unidos (5,1 millones de toneladas más), la Unión Europea (5 millones de toneladas más) y China (2,4 millones de toneladas más), que compensaron con creces las significativas disminuciones de existencias en otros lugares, especialmente en el Canadá (2,9 millones de toneladas menos), la India (2,5 millones de toneladas menos) y la República Islámica del Irán (1,8 millones de toneladas menos). La previsión relativa a las existencias mundiales de cereales secundarios se ha reducido en 5,7 millones de toneladas con respecto al informe anterior hasta los 265 millones de toneladas, una cifra que sigue estando 3,2 millones de toneladas (o un 1,2 %) por encima de la del año pasado. La revisión a la baja de este mes resulta en gran parte de una reducción en el Brasil y cifras históricamente más bajas (2004/05-20015/16) de los remanentes de maíz en la Unión Europea, que contrarrestan ampliamente los ajustes al alza de las existencias mantenidas en el Canadá, China, los Estados Unidos y el Paraguay. Con respecto a diciembre, la FAO aumentó ligeramente sus previsiones para las existencias mundiales de arroz en 2016, lo que reflejó principalmente las grandes expectativas en cuanto a las cosechas de 2015 en China y países del África occidental. Sin embargo, en comparación con la temporada anterior, se prevé que los remanentes mundiales de arroz disminuyan en 5,5 millones de toneladas, o un 3,2 %, hasta los 166,6 millones de toneladas, dado que la producción mundial este año no sería suficiente para satisfacer el consumo previsto.

La última previsión de la FAO sobre el comercio internacional de cereales en 2015/16 se sitúa en 368 millones de toneladas, esto es, 3,3 millones de toneladas más de lo previsto en diciembre, pero siguen siendo 2,6 millones de toneladas (o un 0,7 %) menos que la estimación relativa al comercio en 2014/15. Actualmente se prevé que el comercio mundial de trigo en 2015/16 (julio/junio) ascienda a 151,5 millones de toneladas, esto es, 2 millones de toneladas más de lo previsto en diciembre. Así todo, de acuerdo con las expectativas actuales, el comercio mundial de trigo sería 5,0 millones de toneladas menor que en 2014/15, sobre todo teniendo en cuenta una demanda mucho más débil de las importaciones en Marruecos, la República Islámica del Irán y Turquía. Entre los exportadores, se prevé que el Canadá y la Unión Europea sufran la peor parte de la contracción del mercado mundial, mientras que probablemente los envíos desde la Argentina y la región del Mar Negro superen los niveles de la temporada anterior. Con casi 171 millones de toneladas, el comercio mundial de cereales secundarios en 2015/16 (julio/junio) también ha aumentado en aproximadamente un millón de toneladas desde diciembre, sobre la base de un aumento previsto de las importaciones de cebada por parte de China y de maíz por parte de Sudáfrica y Viet Nam. A pesar de esta revisión al alza, se prevé que el comercio mundial de cereales secundarios se contraiga en 2015/16 con respecto a la anterior temporada, debido en gran parte al descenso de las importaciones de varios países de Asia, sobre todo China, Indonesia y la República Islámica del Irán. Las perspectivas en cuanto al comercio internacional de arroz en el año civil 2016 se ampliaron ligeramente, a fin de reflejar el aumento de las compras por parte de China e Indonesia con respecto a las últimas previsiones. En consecuencia, actualmente se prevé que el comercio de arroz registre un repunte del 1,5 % en 2016 hasta alcanzar los 45,4 millones de toneladas, igualando casi el récord de 2014.

Cuadros resumidos

Descargar el fichero completo

1/   Los datos sobre producción se refieren al primer año (civil) indicado. Por producción de arroz se entiende producción de arroz elaborado.
2/   Producción más existencias al inicio del ejercicio.
3/   Los datos sobre comercio se refieren a las exportaciones durante la campaña comercial, que va de julio a  junio en el caso del trigo y los cereales secundarios y de enero a diciembre en el caso del arroz (segundo año indicado).
4/   Puede no ser igual a la diferencia entre suministros y utilización debido a las diferencias en las campañas comerciales de los distintos países.
5/   Los cinco mayores exportadores de granos son la Argentina, Australia, el Canadá, la Unión Europea y los Estados Unidos; los mayores exportadores de arroz son la India, el Pakistán, Tailandia, los Estados Unidos y Viet Nam. Por  “desaparición” se entiende la utilización interna más las exportaciones para una campaña dada.