NOTICIAS DE LA CUMBRE

Alianza Internacional Contra el Hambre: Más de 180 países aprobaron unánimemente la declaración final de la Cumbre

ROME, 11 de Junio 2002 -- Más de 180 países renovaron su compromiso de reducir a la mitad los 800 millones de personas hambrientas en el mundo a más tardar el 2015, de acuerdo a la declaración final de la 'Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después'. Jefes de Estado y de Gobierno aprobaron unánimemente la declaración en el día inaugural de la Cumbre de cuatro días de duración pidiendo a los gobiernos, las organizaciones internacionales, las organizaciones de la sociedad civil y al sector privado, "reforzar los esfuerzos a fin de actuar como alianza internacional contra el hambre."

Los países invitaron a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a "elaborar en un período de dos años, un conjunto de directrices voluntarias para apoyar los esfuerzos de los Estados Miembros encaminados a alcanzar la realización progresiva del derecho a una alimentación adecuada."

"Con vistas a invertir la tendencia general a la disminución de las asignaciones a la agricultura y el desarrollo rural en los presupuestos nacionales de los países en desarrollo, en la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) y en los préstamos totales de las Instituciones Financieras Internacionales (IFI), pedimos que se destine a esos sectores una proporción adecuada de la AOD bilateral y multilateral, de los préstamos de las IFI y de las consignaciones presupuestarias de los países en desarrollo", se afirma en la declaración.

"Instamos a los países desarrollados que no lo hayan hecho a que realicen esfuerzos concretos en pos del objetivo del 0,7 por ciento del producto nacional bruto (PNB) en forma de Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) a los países en desarrollo."
La declaración subraya que "una aplicación rápida, eficaz y completa de la Iniciativa Ampliada a Favor de los Países Pobres muy Endeudados (PPME), debería financiarse plenamente con recursos adicionales."

Además, se pidió a todos los países cumplir con los acuerdos de la Conferencia de Doha en relación a la reforma del sistema de comercio agrícola internacional.

El Presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, dijo en su discurso que "tienen que enfrentarse todos los aspectos que bloquean el acceso de los países en desarrollo a los mercados de los países desarrollados. Moverse con celeridad en este sentido permitirá obtener beneficios rápidos en relación al logro de la meta de la seguridad alimentaria sustentable. No puede haber retrocesos respecto a los resultados de la ronda de negociaciones de Doha."

El Primer Ministro de España, José M. Aznar, dijo en representación de la Unión Europea que "ha llegado el momento de una nueva asociación entre los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado para la reducción del hambre en el mundo."

La existencia de un entorno político, social y económico propicio constituye un requisito imprescindible en la búsqueda de la seguridad alimentaria y la lucha contra la pobreza, afirmó. El buen gobierno y la existencia del Estado de Derecho deben ser reforzados dentro de un marco democrático. "Pensamos que la responsabilidad de garantizar la seguridad alimentaria incumbe, en primer lugar, a los Gobiernos nacionales, con la participación de la sociedad civil y del sector privado."

El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, dijo que la Unión Europea es partidaria de una mayor apertura de los mercados de productos agrícolas. Deben reducirse las medidas que están distorsionando las importaciones agrícolas. Expresó su preocupación por la ley agraria ("Farm bill") recientemente aprobada en los Estados Unidos.

El Primer Ministro de Italia, Silvio Berlusconi, dijo que los países industrializados tienen que abrir sus mercados a los países en desarrollo. Ningún país debe ser excluido de la economía global. Berlusconi dijo que Italia ha propuesto un nuevo programa a los países del Grupo de los 8. Esta iniciativa debería ayudar a los países en desarrollo a reformar su administración pública, su sistema fiscal, las estadísticas nacionales, y los sistemas judiciales, de salud pública y de educación. Los países que lleven a cabo estas reformas deberían alcanzar un alto grado de transparencia, democracia y eficiencia.

El Presidente de Uganda, Yoweri Museveni, dijo: "A menos que ocurran cambios significativos y fundamentales en nuestros países, las disparidades en los niveles de ingresos y en las tasas de crecimiento económico continuarán y podrán conducir a descontentos sociales. Sin embargo, hay muchas posibilidades de acelerar las tasas de crecimiento en los ingresos en países de crecimiento lento, especialmente aquellos del Africa Subsahariana y de aumentar los ingresos per capita." Señaló que Uganda no sólo produce suficiente alimento "sino que tenemos mucho para exportar." Museveni dijo que las principales causas de las escaseces alimentarias son las guerras, el proteccionismo de los productos agrícolas en Europa, Estados Unidos, China, India y Japón y el proteccionismo sobre los productos con valor agregado.

El Presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, dijo que la comunidad internacional necesita asistir a los países en desarrollo para resolver los problemas de la seguridad alimentaria que enfrentan. Para permitir a los países en desarrollo aumentar su producción agrícola y su productividad, es necesario mejorar su capacidad de investigación y de extensión agrícola, la biotecnología, el control de plagas y enfermedades, el deshacerse de agroquímicos vencidos y promover la conservación del medioambiente.

La Ministra de Agricultura de los Estados Unidos, Ann Veneman, dijo que su país "está avanzando bien en la reducción a la mitad del hambre en Estados Unidos para el año 2010." Dijo que Estados Unidos es el mayor donante de ayuda alimentaria y lleva el liderazgo entre los donantes ante la crisis de alimentos que ahora enfrenta el sur del Africa. "Hoy reafirmamos el compromiso de los Estados Unidos a poner fin al hambre en el mundo", afirmó. "La apertura de los mercados de lejos harán un mejor trabajo de llevar los alimentos a la gente que lo que jamás lograrán las excusas para las innecesarias barreras al comercio" dijo. El objetivo de poner fin al hambre podría alcanzarse con la ayuda tanto de tecnologías antiguas y nuevas, incluida la biotecnología.

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Mary Robinson, dijo que el Acuerdo sobre Agricultura de la Organización Mundial de Comercio aún no toma adecuadamente en consideración las necesidades de los pobres y las personas en condiciones de vulnerabilidad. "Si se aplicara al Acuerdo un enfoque sobre el derecho a la alimentación, permitiría subrayar el principio de no discriminación propio de los derechos humanos y consecuentemente se alentaría una acción positiva en favor de los pobres, haciendo posible la aplicación de ciertas reglas especiales de comercio que permitan la protección de las personas en condiciones de vulnerabilidad."
Sesión de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después

Sesión de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después

    ¿sugerencias?   escriba al webmaster

© FAO, 2002