NOTICIAS DE LA CUMBRE

Conocimientos tradicionales para resolver problemas modernos

Desde la gestión del agua, hasta la conservación de los recursos genéticos, los conocimientos tradicionales tienen mucho que enseñar a las autoridades de planificación de hoy.

ROMA, 13 de junio de 2002 -- Las organizaciones internacionales tal vez tengan las mejores intenciones al proponer las soluciones más actuales para resolver los problemas del desarrollo. Pero esas propuestas podrían no ser adecuadas a las tradicionales locales y, en muchos casos, ya existen soluciones eficaces.

Este fue el mensaje que transmitió una buena parte de los participantes el Foro de ONG y OSC, reunión de cinco días de duración organizada e integrada por organizaciones no gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, en calidad de acto colateral de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después. Cientos de organizaciones populares, así como los campesinos, pescadores y pastores con los que trabajan en sus países de origen, manifestaron su opinión acerca de cómo eliminar el hambre. En el curso de los seminarios y presentaciones organizados, estos grupos exhibieron la sabiduría de los planteamientos elaborads en sus lugares de origen.

Cuando Taghi Farvar, del Centro para el Desarrollo Sostenible (CENESTA) de Irán habla de garantizar el acceso al agua, cita el sistema de kariz que consiste en una red de canales subterráneos para irrigar los cultivos. Esta antigua práctica se basa en el aprovechamiento de la profundidad del manto freático que sigue la línea del terreno. A medida que el terreno asciende, también se eleva el manto freático. Con el método de kariz los campesinos extraen el agua de un lugar más respecto al que alberga sus cultivos, en seguida excavan una serie de canales subterráneos para llevar el agua a los campos, sin utilizar ninguna bomba.

"Para bombear el agua se necesitan petróleo o electricidad, que cuestan mucho dinero -dice Farvar-, pero el sistema de kariz aprovecha el agua de la tierra sin necesidad de bombear".

Una persona, financiada por la comunidad, el mirab, se encarga de distribuir el agua. El mirab acata las decisiones de los ancianos de la aldea, que se reúnen para decidir cómo distribuir el agua. Éstos deciden a cuáles campos llega primero el agua, y posteriormente elaboran un sistema para alternar el acceso al l agua. Si a los modernos especialistas en planificación, este sistema les parece conocido, será porque es la versión tradicional de una moderna asociación de usuarios del agua.

En las zonas áridas del Sudán, las tribus nómadas tienen cada vez más problemas para encontrar agua para sus animales. Anteriormente, los pastores utilizaban el sistema de hafir que consiste en excavar estanques artificiales de varios cientos de metros de longitud y de unos cuantos metros de profundidad, a fin de acopiar el agua pluvial. Mediante la construcción de estos estanques en puntos fijos de su recorrido, la tribu se aseguraba la disponibilidad del agua, incluso durante la estación seca. Estos grupos quisieran ver mayor dedicación en la promoción del sistema de hafir y menos gasto en bombas y canales.

En una tribu de la India, una forma sencilla pero eficaz de conservar la diversidad zoogenética, hunde sus raíces en las tradiciones. "En general, estos criadores de camellos nunca le venden una hembra a otra tribu", explica Maryam Rahmanian, también de CENESTA. Así, la identidad genética de ese camello permanece en la tribu. Y esta regla es fácil de hacer valer, ya que los camellos se consideran propiedad de la comunidad y no propiedad individual.

Otra de las lecciones, consiste en la necesidad de respetar las antiguas costumbre, inclusive a la hora de introducir nuevos conceptos. Por ejemplo, en las cooperativas campesinas de tipo occidental, cada persona es un miembro. Pero en muchas culturas tradicionales, el hogar, y no el individuo, representa la unidad. Los organismos de desarrollo que establecen cooperativas deberían tomar en cuenta, por consiguiente, si conviene más organizarse a partir de un voto por hogar, o por individuo.

A veces los organismos de desarrollo proporcionan dinero, pero surgen problemas respecto a su distribución. En Irán, una solución particularmente eficaz consiste en un fondo de financiación tradicional denominado sandouq. Este sistema consiste en hacer que la comunidad pondere los problemas que tiene y decida qué es más conveniente hacer. Una aldea del sur de Irán resolvió que contaban con tierras y mano de obra, pero les faltaba el agua. Así que se decidió utilizar el sandouq para comprar una bomba de agua. Las ganancias obtenidas de los cultivos producidos con la bomba fueron devueltos al fondo, poniendo así a disposición dinero para otros proyectos.

Farvar recomienda algo muy sencillo a las organizaciones internacionales: "Primero hay que ver si existen formas tradicionales de resolver el problema. Luego, hay que tratar de entenderlas mediante el trabajo conjunto de la población local". Muy a menudo, las soluciones de eficacia comprobada se encuentran allí, a la mano.
Tribus autóctonas, grupos sociales y activistas conversan en el Foro ONG/OSC celebrado en Roma

Tribus autóctonas, grupos sociales y activistas conversan en el Foro ONG/OSC celebrado en Roma

    ¿sugerencias?   escriba al webmaster

© FAO, 2002