NOTICIAS DE LA CUMBRE

La Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después, confirma el compromiso de reducir el hambre

Se necesitará voluntad política para lograrlo, recursos, tecnología y condiciones comerciales más justas

Roma, 27 de agosto de 2002 -- "La Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después", que concluyó el 13 de junio, convocó a la formación de una alianza internacional para acelerar la acción encaminada a reducir el hambre en el mundo. También adoptó por unanimidad una declaración que pide a la comunidad internacional cumplir el anterior compromiso de reducir el número de personas hambrientas a alrededor de 400 millones para el año 2015. Ese compromiso, cuyo cumplimiento ha sido decepcionantemente lento, se adquirió en la primera Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, la reunión mundial de dirigentes más nutrida que se haya celebrado para tratar los problemas del hambre y la seguridad alimentaria.

"La Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después", a la que asistieron delegaciones de 179 países y de la Comisión Europea - 73 encabezadas por jefes de Estado, de gobierno o sus delegados - también pidió:

  • que un grupo intergubernamental de trabajo elabore directrices de carácter voluntario para alcanzar gradualmente el cumplimiento del derecho a los alimentos
  • revertir la disminución general del presupuesto de los países en desarrollo destinado a la agricultura y el desarrollo rural, de la ayuda proporcionada por los países desarrollados, y de los préstamos de las instituciones financieras internacionales, así como
  • considerar hacer contribuciones voluntarias al Fondo Fiduciario de la FAO para la Seguridad Alimentaria y la Inocuidad de los Alimentos.


La Cumbre además ofreció un foro para todas las "partes interesadas" en la lucha contra el hambre: funcionarios de los gobiernos; comunidades de agricultores, silvicultores y pescadores; ONG; jóvenes; y grupos indígenas. Más de una docena de actos colaterales ofrecieron oportunidades para que los delegados debatieran temas que iban desde la función de las mujeres rurales en la alimentación mundial a las actividades de la FAO en situaciones de urgencia. Además, se llevaron a cabo una reunión de parlamentarios, un foro del sector privado y otro foro de organizaciones no gubernamentales y organizaciones sociales paralelamente al acontecimiento oficial.

Los países miembros se distribuyeron en tres mesas redondas para examinar el avance en el cumplimiento del objetivo de reducir el hambre desde 1996. Entre las limitaciones que se destacaron están la falta de suministro de agua, de acceso a la tecnología, de inversión y el agotamiento de los recursos naturales. Destacaron dos limitaciones: la falta de voluntad política y la falta de recursos.

Pero otros resultados importantes acompañaron a las decisiones tomadas en la sala de plenarias de la FAO durante el acontecimiento de tres días y medio de duración. Uno de esos resultados fue la suma de otras 45 firmas al Tratado internacional sobre los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, que hizo ascender a 56 el total de países signatarios, con la Comunidad Europea. Adoptado por la Conferencia de la FAO en noviembre de 2001, este acuerdo tiene como fin la conservación y a la utilización justa y sostenible de los recursos fitogenéticos. También promueve los derechos de los agricultores.

Mil millones diarios de dólares ...

La cuestión del comercio dominó muchos de los debates oficiales y oficiosos. El informe de una de las mesas redondas señaló con agudeza que: "los países de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos) proporcionan mil millones diarios de dólares en apoyo a su propio sector agrícola, seis veces más que la ayuda destinada al desarrollo". El informe de otra mesa redonda comentó que "la pérdida anual de ingresos de los países en desarrollo por falta de acceso al mercado rebasa los 100 000 millones de dólares EE UU".

Los diversos grupos representados en el Diálogo entre las diversas partes interesadas deliberaron ampliamente sobre los aspectos relacionados como el comercio, la biotecnología, las patentes de productos vivos, la contaminación, la inocuidad de los alimentos y la disminución del número de granjas familiares. Pidieron que la FAO fomente el diálogo entre las partes interesadas en general.

La FAO presentó durante la Cumbre el Programa de lucha contra el hambre. Señaló además que el dinero economizado reduciendo los subsidios podría pagar parte del Programa, que necesita 24 000 millones de dólares EE UU de inversión pública adicional en los países desarrollados y en los países en desarrollo. Estos fondos se utilizarían para introducir mejoras para las explotaciones agrícolas, por ejemplo irrigación, mejores semillas, conservación de los recursos naturales básicos para la producción de alimentos, superación de la investigación y los servicios de extensión, mejoramiento de la infraestructura rural, mejor acceso al mercado y atención especial para las personas en condiciones especiales de necesidad.

La función del sector privado

Pero también es necesaria la inversión del sector privado para eliminar el hambre. El Director General de la FAO, Dr. Jacques Diouf, lo señaló en el foro de representantes del sector privado, organizado por las federaciones italianas de agricultores: Confagricoltura, Coldiretti y Confederazione Italiana Agricoltori, en el cual los participantes manifestaron su apoyo a las actividades de la FAO. En el informe sobre el Foro del Sector Privado ante la sesión plenaria de la Cumbre, Augusto Bocchini, Presidente de Confagricoltura, dijo que los participantes consideraban muy posible el desarrollo de la agricultura y la agroindustria en los países menos desarrollados, siempre que la empresa privada trabajara de acuerdo con el sector público y las organizaciones internacionales.

El Foro además recalcó la importancia del desarrollo de la infraestructura y la ausencia de conflictos y luchas por el poder. Bocchini señaló que el sector privado tenía conciencia de la función que podría desempeñar en la lucha contra la pobreza y la falta de seguridad alimentaria. A nombre del Foro llamó a la acción conjunta entre los sectores privado y público en una variedad de sectores, comprendidos la capacitación en oficios y la cooperación técnica.

La contribución de los parlamentos

La reunión de los legisladores expresó asimismo un fuerte apoyo a los objetivos de la Cumbre. Organizada por el Grupo Interparlamentario Italiano y la Unión Interparlamentaria, la reunión fue inaugurada por el orador del Senado italiano, Marcello Pera, que destacó la necesidad de una gobernanza eficaz y el fin de los conflictos como elementos decisivos para eliminar el hambre. El derecho a los alimentos y la necesidad de consagrarlo en la legislación nacional también figuraron en los debates de este foro.

El orador de la Cámara de Diputados italiana, Pierferdinando Casini, en nombre de la reunión ante la plenaria de la Cumbre, presentó el mensaje de los participantes en la reunión. Disertó sobre los siguientes temas:

  • el derecho de todos a una nutrición adecuada
  • la urgencia de medidas internacionales para reducir el número de personas que pasan hambre a la mitad para el año 2015
  • la necesidad de garantizar las condiciones propicias para la seguridad alimentaria en las negociaciones comerciales multilaterales.


El Foro de ONG/OSC

Paralelo a la Cumbre se celebró un animado Foro de organizaciones no gubernamentales y organizaciones sociales sobre soberanía alimentaria. Organizado independientemente de la Cumbre, asistieron a este foro social alrededor de 1600 personas, representantes de 700 organizaciones de 92 países, comprendidos agricultores, silvicultores y pescadores del mundo en desarrollo.

En su discurso ante la Cumbre, los representantes del Foro manifestaron su decepción ante los resultados obtenidos, así como su alarma por "la privatización y la conversión en mercancía de las tierras, el agua, las pesquerías y los bosques comunales y públicos". Pidieron la realización deuna convención internacional sobre lasoberaníaalimentaria, que haga énfasis en el derecho a los alimentos; el acceso a las tierras, el agua, los bosques y las pesquerías; y la protección de las semillas locales. También pidieron una moratoria con relación a los organismos modificados genéticamente.

Estrategias regionales para la seguridad alimentaria

Los actos colaterales organizados para que las organizaciones económicas regionales debatieran sus respectivas estrategias para la seguridad alimentaria dieron óptimos resultados. Se caracterizaron por la expresión de perspectivas y expectativas regionales respecto a sectores como la facilitación del comercio agrícola, medidas para la inocuidad de los alimentos y apoyo regional a las actividades de los países para reducir el hambre y la pobreza en las zonas rurales. Las distintas regiones también expresaron el deseo de proseguir el diálogo constructivo con consultas futuras con los donantes y las instituciones financieras pertinentes.

Las mujeres, el agua y otros aspectos decisivos de la seguridad alimentaria
La participación de las mujeres rurales fue el tema de otro acto colateral, en el que se destacó que ellas producen una gran parte de los alimentos que se consumen en el mundo pero carecen de acceso a los instrumentos fundamentales para la producción de alimentos: tierras, crédito, capacitación y participación en la toma de decisiones.

En otra reunión se habló de la importancia de las tecnologías en pequeña escala, por ejemplo para el acopio de agua, así como de la importancia de producir más "cultivos por gota" y más "dólares por cultivo", es decir, elegir cultivos de gran valor comercio para obtener más ingresos por unidad de agua.

En uno de los actos se informó a los delegados de los niveles más elevados de hambre y malnutrición que existen en los medios montañosos. La FAO coordina el Año Internacional de las Montañas 2002, que concentra sus actividades en los problemas específicos que representan la protección de esos ecosistemas, promover la paz y la estabilidad y contribuir al progreso de las poblaciones de las zonas montañosas.
En los demás actos colaterales se debatieron otras actividades importantes de la FAO:

  • reanudar la producción de alimentos después de las situaciones de urgencia
  • el Programa Especial para la Seguridad Alimentaria, que promueve la utilización de instrumentos sencillos y métodos sostenibles para incrementar la producción de alimentos, además de fomentar la cooperación entre los países en desarrollo
  • reglamentar en materia de inocuidad de los alimentos y comercio internacional de alimentos
  • prevención de la transmisión transfronteriza de enfermedades de las plantas y los animales
  • difusión de información agrícola a través del Centro de Información Agraria Mundial (WAICENT)
  • producción de alimentos en huertos escolares y de hospitales
  • las actividades de promoción de TeleFood para financiar proyectos populares y crear conciencia.

La mayor parte de estos acontecimientos fueron presentaciones seguidas de un amplio y animado debate.

Nuevo planteamiento del desarrollo rural

Dos actos colaterales demostraron que el desarrollo rural está adquiriendo prioridad en todo el mundo. Primero, el Banco Mundial presentó su nueva estrategia de fomento rural, que comprenderá el incremento del porcentaje de recursos dedicados al mismo. La estrategia consiste en que el Banco invierta en el total de la economía rural, y no sólo en la agricultura, y se dirige a una selección de países que proporcionan un medio en el que la agricultura no está agobiada de impuestos y tiene suficiente prioridad en el desarrollo.

Otro acontecimiento presentó la política agrícola de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), iniciativa de 15 estados africanos para poner en marcha el desarrollo africano. Redactado con asistencia técnica de la FAO, el programa de la NEPAD prevé una inversión de 240000 millones de dólares EE UU parael año 2015. Se prevé que al inicio los países africanos aporten el 35 por ciento de la inversión total anual, y que esa cifra aumente conforme su estabilidad económica sea mayor.

Dado que la Cumbre se celebró poco antes de la reunión del G8 en Kananaskis, Canadá, los miembros del Comité Ejecutivo del NEPAD aprovecharon la oportunidad para reunirse y preparar la asistencia de funcionarios de primer nivel: jefes de Estado y de gobierno. La reunión de Kananaskis destacó posteriormente la importancia de la NEPAD como vehículo para el futuro del continente.

"Además del terrorismo, el hambre es uno de los mayores problemas que afronta la comunidad internacional", afirmó el Primer Ministro de Italia, Silvio Berlusconi, Presidente de la Cumbre, en la ceremonia de clausura. El Director General de la FAO, Jacques Diouf, respecto al objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 con relación a reducir a la mitad el número de personas que pasan hambre en el mundo para el año 2015, afirmó: "Hay consenso mundial sobre las medidas necesarias para combatir el hambre. Sigo siendo optimista respecto a la posibilidad de cumplir ese objetivo para el año 2015. Es en interés de todos los países establecer un mundo más equitativo".
Vista de la sala de plenarias de la FAO durante la Cumbre

Vista de la sala de plenarias de la FAO durante la Cumbre

    ¿sugerencias?   escriba al webmaster

© FAO, 2002