From the podium

From the podium


Excmo. Sr. D. Javier Usabiaga Arroyo (Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación de los Estados Unidos Mexicanos)

A nombre del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Lic. Vicente Fox Quesada, expreso el agradecimiento de mi país al pueblo y al Gobierno de Italia por su hospitalidad, manifiesto también a la FAO y a su Director General, Dr. Jacques Diouf, el reconocimiento de México por su labor en torno a esta Cumbre.

México ha tenido muy presente los compromisos asumidos en la Cumbre Mundial de la Alimentación celebrada aquí mismo en 1996. Hemos atendido los compromisos adquiridos en la medida de nuestras posibilidades y reconocemos la conveniencia de intensificar los trabajos para acrecentar el logro de más y mejores resultados.

Los rezagos que sufre México en materia agroalimentaria están plenamente considerados en el Programa de Gobierno de la actual Administración.

Por eso nos sumamos a esta Cumbre, convencidos de que falta mucho por hacer y que las acciones que emprendamos deben ser más eficaces para beneficiar a todos aquellos que hasta ahora han estado excluidos del desarrollo.

La evolución política de México, nos ha permitido fortalecer el proceso de democratización, al conformarse un régimen plural y democrático en el que nuestro país ha experimentado la alternancia, el fortalecimiento y el proceso de autonomía de los poderes legislativo y judicial, así como cambios profundos en la distribución del poder político y reformas institucionales de gran envergadura. Este proceso de transición, presenta como resultado un poder compartido que exige convergencia. El establecimiento de acuerdos y la corresponsabilidad de las tareas de Gobierno entre las diversas fuerzas políticas.

Confiamos en que una mayor fluidez en el ámbito político nos fortalezca en el alcance de objetivos valiosos en lo económico y lo social, con derivaciones tan específicas como la seguridad alimentaria.

México enfrenta serios retos en materia de salud, vivienda y alimentación, así como en materia de educación, capacitación y empleo. Por ello el primer eje de nuestra política de desarrollo social y humano, contenido en el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006, se refiere precisamente, a los niveles de bienestar de los mexicanos y está orientado a evitar que existan grupos de población mexicana cuyas condiciones de vida, oportunidades de superación personal y participación social, se encuentren por debajo de ciertos parámetros. La política social que permea nuestro país, está presente en los programas sectoriales, incluyendo los relativos a la agricultura y la alimentación.

Estos planteamientos de política nacional hacen que nos identifiquemos con los contenidos de esta Cumbre.

México financia y realiza, con la asistencia técnica de la FAO, un proyecto que tiene el enfoque del Programa Especial de Seguridad Alimentaria (PESA), promovido por esta Organización.

La importancia de los programas sociales en México está definida en una política de oportunidades que responde a los aspectos de salud, alimentación y educación, dando un espacio fundamental a las mujeres y a sus hijos desde el período prenatal. Para ello hemos creado una política social denominada "Contigo" que contempla la capacitación, la capitalización, el desarrollo de los agro-negocios y de las tecnologías agrícolas adecuadas al nivel del ingreso de los productores, a fin de que puedan desarrollar sus capacidades y hacer frente a la competencia.

En la Administración actual, una de nuestras misiones estratégicas es lograr el desarrollo de una nueva sociedad rural, basada en el crecimiento sostenido de los sectores agroalimentario y pesquero con un enfoque integral y sustentable que se mantenga con actividades productivas, rentables y competitivas y con una orientación hacia el mercado.

Las líneas generales de trabajo son: desarrollar el sector agroalimentario en términos económicos y financieros; desarrollar el capital humano del sector considerando la disponibilidad de alimentos sanos, como uno de sus muchos componentes; desarrollar el capital social buscando un desarrollo regional más equitativo; desarrollar el capital físico promoviendo la sustentabilidad y fomentando la conservación y el uso racional de los recursos fito y zoogenéticos en sus centros de origen, reivindicando de esta forma el valor de los mismos en el ámbito internacional.

Con estas líneas de trabajo, fundamentales para la seguridad alimentaria, pretendemos restituir el valor del sector agroalimentario y de su gente, lograr un desarrollo integral, que tenga como eje central el desarrollo de las personas.

En lo relativo a la cooperación internacional, estamos seguros de la necesidad de contar con un entorno mundial más favorable a los propósitos del desarrollo en cada uno de nuestros países.

La Cumbre de Monterrey definió las necesidades globales de financiamiento para el combate de la pobreza. Los compromisos de todos los países quedaron puntualmente marcados para recabar en el corto plazo los recursos financieros que requieren el combate a la pobreza y el hambre.

La globalización y la nueva economía, nos presentan oportunidades y retos enormes que podrían recrudecer los actuales rezagos económicos y tecnológicos en nuestros países. Una vía importante para compartir los espacios económicos es el comercio, con base en una política internacional de competencia justa en el acceso a los mercados para los productos agropecuarios, evitando los subsidios que desplazan a los países más pobres y limitan su desarrollo en este sector.

Al igual que muchos países, México realiza esfuerzos para mejorar la seguridad alimentaria y espera que el entorno internacional sea cada día más favorable a ese propósito.

Si bien es cierto que la agricultura puede eliminar el hambre, también es cierto que políticas equivocadas de comercio y de promoción agrícolas pueden incrementarla.

Complete list of statements by order of delivery

See FAO Country profile


 

comments? please write to the webmaster

© FAO, 2002