FAO.org

Inicio > Hambre Cero > detail

8 acciones frente al cambio climático por un mundo con #HambreCero

Ganando perspectiva sobre el #CambioClimático


09 Nov 2017

Tal vez mirándolo desde el espacio exterior es más fácil comprender que solo tenemos un planeta y que además está sucumbiendo al cambio climático. Sin embargo, ver la tierra desde el espacio es una hazaña que la mayoría de nosotros nunca logrará. Debemos confiar en las imágenes del mundo desde allá arriba que nos proporcionan mujeres y hombres astronautas como Thomas Pesquet. No obstante, los efectos del cambio climático los podemos ver y sufrir desde la tierra.

El mundo se enfrenta actualmente a dos de sus desafíos más importantes: cómo alimentar a una población en aumento y cómo hacerlo ante la disminución de los recursos. La agricultura está en la intersección de estos dos desafíos. Para el año 2050, el mundo necesitará producir un 49% más de alimentos que en 2012. Si bien el sector agrícola es parte del problema del cambio climático, también puede ser parte de la solución. Ningún otro sector tiene el potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la misma manera. Sin embargo, el cambio climático no es un problema de un sector y no le corresponde solo a una parte encontrar una solución. Todos podemos hacer cambios en nuestra vida diaria para ayudar a nuestro planeta.

He aquí 8 acciones frente al cambio climático que pueden ayudar a mejorar nuestro planeta:

  1. Desperdicia menos comida: Cada año, cerca de un tercio de los alimentos que se producen a nivel mundial se pierden o se desperdician. Comprar solo lo que necesitas puede ayudar a reducir el desperdicio. Escoge frutas y vegetales no necesariamente perfectos a primera vista, aquellos que quizá de otra manera serían desechados;  saben igual o quizá mejor. Aprende a diferenciar entre la fecha de “consumo preferente” y la “fecha de caducidad”. A veces los alimentos siguen siendo inocuos pasada la fecha de “consumo preferente”, mientras que es la “fecha de caducidad” la que indica cuando ya no es inocuo para comer.
    Revisa tu refrigerador. Mueve los productos más viejos al frente y coloca los más nuevos en la parte posterior. Congela para otro día lo que haya sobrado, recuerda que si los desperdicias también estás desperdiciando recursos como agua y energía que se usan para producirlos y transportarlos. Más consejos sobre cómo reducir el desperdicio de alimentos aquí.  

  2. Usa menos agua: Toma duchas de 5 a 10 minutos en lugar de largos baños. Cierra el grifo mientras te cepillas los dientes. Al lavarte los dientes con el grifo cerrado gastas un litro de agua en vez de 6 con este abierto. Un grifo que gotea puede perder más de 11 000 litros de agua en un año, mientras que una fuga del inodoro puede llegar a gastar más de 700 litros de agua al día. Si utilizas lavavajillas, no enjuagues los platos antes de ponerlos en el electrodoméstico. Llena la lavadora con una carga completa y riega tu jardín usando agua de lluvia recogida.

  3. Come más verduras y legumbres: Una vez a la semana trata de comer solo vegetales. Se usan más recursos naturales —especialmente agua— para obtener un plato de carne que uno vegetales o legumbres. Además, las legumbres son inteligentes con respecto al clima. Sus cultivos se adaptan al cambio climático y contribuyen a mitigar sus efectos. Descubre más sobre los beneficios de las legumbres y prueba recetas de todas partes del mundo.  

  4. Diversifica tus gustos, prueba más variedades de pescado: Compra tipos de pescado que son más abundantes, tales como la caballa o el arenque, en lugar de aquellos que están amenazados por la sobrepesca. Puedes ayudar comprando aquellos que pueden ser capturados o criados de forma sostenible, así como pescado etiquetado como ecológico o que está certificado.   

  5. Ahorra energía: Compra electrodomésticos de consumo energético eficiente. Reduce la huella de carbono caminando, usando el transporte público o la bicicleta, y si vas con tu auto puedes llevar a otras personas que van en la misma dirección.

  6. Limita el uso del plástico: Compra productos mínimamente envasados, lleva tu propia bolsa cuando vayas a comprar, utiliza botellas de agua y tazas de café que puedas reusar. El plástico que desechamos de forma irresponsable contribuye a dañar severamente el hábitat marino y mata un gran número de animales cada año.

  7. Recicla y desecha con conciencia: Esto puede sonar obvio, pero la mayoría de las cosas que usamos no son recicladas. Reciclar papel, plástico, vidrio y aluminio reduce la cantidad de basura que va a los vertederos. Aprende cómo reciclar o desechar aquellos objetos que no deberían ser descartados de ninguna manera en los contenedores normales, como por ejemplo baterías, pinturas, teléfonos móviles, medicinas, químicos, fertilizantes, neumáticos, cartuchos de tinta, etc. Estos pueden ser muy dañinos para el medio ambiente, especialmente si luego terminan en los sistemas hídricos.
     
  8. Haz de las ciudades espacios más verdes: Añade un poco de verde al entorno con la creación y el mantenimiento de huertos escolares, comunitarios en solares baldíos, o microhuertos en azoteas y balcones de los apartamentos.

Nuestras decisiones diarias y nuevos hábitos pueden ayudar a enfrentar el cambio climático. Visita nuestro sitio para leer más consejos sobre cómo ayudar.

Compartir esta página