FAO.org

Inicio > Luchar contra el hambre > detail

Reduce el desperdicio de alimentos para ahorrar dinero y preservar los recursos naturales

Con una población mundial de 9 000 millones de personas prevista para 2050, es el momento para hacer examen de nuestra conducta alimentaria y cambiar algunas cosas.


19 Dec 2013

Se estima que las pérdidas totales de alimentos ascienden a 1 300 millones de toneladas al año, lo que representa aproximadamente un tercio de la producción mundial de alimentos para el consumo humano. En los países industrializados, el valor económico de las pérdidas y el desperdicio de alimentos asciende a 680 000 millones de dólares EEUU, mientras que en los países en desarrollo alcanza 310 000 millones de dólares. En total y, a nivel mundial, la pérdida y el desperdicio de alimentos están valoradas en un billón de dólares EEUU.

Los alimentos perdidos y desperdiciados representan una oportunidad perdida para alimentar a la creciente población mundial. También suponen un elevado peaje medioambiental, ya que la calidad del suelo, la cantidad de agua y la biodiversidad se ven perjudicadas. Los alimentos desperdiciados también inciden de forma importante en el cambio climático mundial.

Puedes evitar el desperdicio de alimentos en buen estado

Según los cálculos, cada año se desperdicia el 25 por ciento de todas las calorías de los alimentos. Tú puedes tomar parte en impedir que esto suceda. Cuando se trata de alimentos, muchos de nosotros no somos conscientes de nuestros hábitos derrochadores. Con una población mundial de 9 000 millones de personas prevista para 2050, es el momento para hacer examen de nuestra conducta alimentaria y cambiar algunas cosas:

  1. Compra sólo lo que necesites. Puede parecer evidente, pero a veces es una recomendación difícil de cumplir. Piensa en la semana y planifícate de forma consecuente. Prepara una lista de la compra y síguela. De esta manera reducirás tus gastos y desperdiciarás menos alimentos.
  2. No tires alimentos en buen estado. Las fechas de caducidad y consumo preferente son útiles (aunque más para el minorista que para el consumidor) pero solo son estimaciones. Para saber durante cuánto tiempo se conserva fresco un alimento utiliza páginas web como Still Tasty. Te proporcionarán información detallada sobre los alimentos que hay en tu nevera.
  3. Almacena los alimentos adecuadamente. Asegúrate de que los alimentos se almacenan en neveras y contenedores herméticos.
  4. Reduce o comparte tus raciones. Si crees que no podrás comerte una ración entera en un restaurante, pide solo media ración. No dudes en pedir las sobras para llevártelas a casa. Comparte tu comida con otros u organiza una cena con comida reciclada.

Involúcrate y dile a tus amigos cómo pueden cambiar las cosas poniendo en práctica estos sencillos cambios. 

Compartir esta página