FAO.org

Inicio > Luchar contra el hambre > detail

Ayuda a las familias de Filipinas a reconstruir sus vidas. ¡Dona ahora!

La FAO está trabajando para ayudar a los agricultores afectados por el tifón a asegurar sus cosechas en 2014. Tú también puedes ayudar.


12 Dec 2013

Los agricultores de Filipinas necesitan ayuda urgente para evitar que una doble tragedia golpee a los supervivientes del tifón Haiyan.

El tifón golpeó justo al comienzo de la temporada de siembra y la FAO calcula que más de un millón de agricultores se han visto afectados y cientos de miles de hectáreas de arrozales han sido destruidas.

Nuestro objetivo es ayudar a los agricultores afectados por el tifón a restablecer sus medios de vida para que las familias filipinas no tengan que depender en la ayuda humanitaria para alimentarse el próximo año.

Debemos proporcionar urgentemente semillas de arroz a los agricultores para que puedan plantar o replantar sus cultivos antes del final de la estación de siembra en diciembre. Las familias también necesitan semillas de verduras para poder contar con una fuente de alimentación mientras esperan la cosecha de sus cultivos principales. 

La FAO ha puesto en marcha un  programa de “dinero por trabajo” a través del cual los agricultores reciben dinero en efectivo a cambio de ayudar a limpiar y desescombrar tierras agrícolas ylimpiar los canales de riego de sedimentos tras la devastación causada por el tifón.

Necesitamos 20 millones de dólares para proporcionar a los agricultores semillas y fertilizantes y 11 millones de dólares adicionales para ayudar a la población rural a desescombrar los campos para poder cultivar.

Las comunidades pesqueras y acuícolas también necesitan nuestro apoyo.

Hasta el momento hemos movilizado más de 7 millones de dólares de nuestros recursos y a partir de donaciones de Bélgica, Suiza, el Reino Unido y el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia, pero aún queda un largo camino por hacer.

Por favor, ayúdanos participando y haciendo tu donación hoy.

Con tu ayuda, los agricultores y los pescadores podrán producir de nuevo alimentos para sus familias y reconstruir sus vidas.

Compartir esta página