FAO.org

Inicio > Luchar contra el hambre > detail

Comprender el verdadero coste de la malnutrición

El coste de la malnutrición para la economía mundial en términos de pérdida de productividad y gasto en atención sanitaria es asombroso.

16 Jul 2014 - La malnutrición no solo es un problema de hambre en los países en desarrollo: existe en todas las regiones del mundo y afecta a todas las clases socioeconómicas.

Los efectos en la salud humana

Además de la desnutrición, la malnutrición también incluye las dietas con déficit de micronutrientes y el sobrepeso y la obesidad. La malnutrición crónica puede tener consecuencias graves para la salud, a menudo mortales, especialmente para los niños.

  • La desnutrición puede inducir retrasos en el crecimiento físico y cognitivo y hace que los niños sean más vulnerables a las enfermedades infecciosas.
  • Los déficits de micronutrientes pueden causar enfermedades graves y discapacidades físicas, incluyendo anemia, retraso mental, ceguera y defectos congénitos de la columna vertebral y del cerebro.
  • El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de diabetes de tipo 2, hipertensión, derrame cerebral, enfermedades del corazón, cáncer, problemas en las articulaciones y problemas de la vesícula biliar.

Los efectos en el desarrollo social y económico

La malnutrición impide que las personas alcancen su máximo potencial. Los niños malnutridos tienen peores resultados en la escuela, limitando sus futuras oportunidades profesionales. Los adultos malnutridos tienen menos capacidad para trabajar, contribuir a las economías locales, y cuidar de sus familias. Las madres malnutridas tienen más probabilidades de tener hijos con falta de peso, que a su vez tendrán un mayor riesgo de padecer deficiencias físicas y cognitivas. Esto perpetúa el ciclo de la pobreza y el estancamiento económico.

El coste de la malnutrición es elevado, pero invertir en soluciones puede mejorar los resultados nutricionales a largo plazo. Una investigación reciente demostró que invertir 1 200 millones de USD al año en suplementos de micronutrientes, enriquecimiento de alimentos y la biofortificación de cultivos básicos durante cinco años generaría beneficios anuales de 15 300 millones de USD con una relación coste-beneficio de casi 13 a 1 y mejoraría la salud, reduciría el número de muertes y aumentaría los ingresos futuros (SOFA 2013).

Las dietas saludables y la nutrición adecuada tienen su origen en la agricultura y la alimentación. Unos sistemas alimentarios mejorados pueden proporcionar una mayor variedad de alimentos nutritivos a precios más asequibles. Muchos de los cambios de estos sistemas alimentarios deben estar guiados por políticas nutricionales gubernamentales coordinadas, uno de los objetivos de la futura Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN-2). Sin embargo, los consumidores también pueden mejorar su salud personal escogiendo sus alimentos de manera inteligente.

¿Te gustaría aprender más sobre cómo mejorar tu dieta y hábitos alimentarios? Consulta nuestro artículo con una lista de recomendaciones.

Compartir esta página