FAO.org

Inicio > Hambre Cero > Inspirando a las nuevas generaciones a luchar contra el cambio climático – en imágenes

Inspirando a las nuevas generaciones a luchar contra el cambio climático – en imágenes

Nunca somos demasiado jóvenes para comenzar a proteger el planeta

El cambio climático es percibido por la mayoría de nosotros como la mayor de las amenazas globales, y el peligro que éste representa afecta a las generaciones presentes y futuras por igual. Es así como el calentamiento global se ha convertido en un tema en los libros infantiles desde hace algún tiempo.

Todos, especialmente los jóvenes de hoy, pueden posibilitar la diferencia del futuro cambiando sus hábitos diarios; es el mensaje del último libro de actividades de la FAO, lanzado para celebrar el tema central del Día Mundial de la Alimentación de este año: El clima está cambiando, la alimentación y la agricultura también

Echa un vistazo a estas siete áreas relacionadas con la alimentación y la agricultura, donde los cambios son necesarios. Si tu eres padre, educador, estudiante o simplemente te interesa este tema, puedes motivar a los niños a tomar algunas de las acciones que a continuación te presentamos y tratar de crear la diferencia.

Bosques

©FAO/Lorenzo Terranera

Los bosques no sólo proporcionan refugio y alimento para personas y otras criaturas, sino que también producen oxígeno, limpian el aire que respiramos, absorben gases como el dióxido de carbono, y también nos ofrecen gran cantidad de agua dulce. Nuestros bosques están desapareciendo rápidamente, con millones de árboles talados cada año para obtener tierras para la agricultura, entre otros usos. Tenemos que proteger y cuidar a nuestros bosques para mantener sanos a nuestro planeta y a los que aquí vivimos.

Agricultura

©FAO/Lorenzo Terranera

Muchas de las personas más pobres del mundo son agricultores, que son los más afectados por el cambio climático. Tenemos que fortalecer su capacidad para prepararse para las inclemencias meteorológicas, pero cuando estas son particularmente adversas y los desastres son inevitables, tenemos que ayudarles a recuperarse mediante la reducción de los daños y las pérdidas.

Gestión de la ganadería

©FAO/Lorenzo Terranera

La forma en que los agricultores se ocupan de los animales, incluyendo vacas, cabras, ovejas, cerdos, burros y camellos, origina la mayor parte de los gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura. Cambiar la forma de los agricultores cuidan de su ganado es un paso importante para asegurarse que producen gases menos nocivos. Algo que puedes hacer para ayudar sería comer al menos una comida sin carne cada semana.

Desperdicio de alimentos

©FAO/Lorenzo Terranera

Para producir los alimentos que comemos todos los días se liberan gran cantidad de gases de efecto invernadero. Pero lo peor es que más de un tercio de los alimentos producidos en el mundo se pierde o desperdicia cada año. Desperdiciar comida significa desperdiciar dinero, mano de obra y recursos como energía, tierra y agua que se destinan a producir alimentos. Puedes tirar menos alimentos guardando las sobras, congelando porciones de comida, ayudando a tus padres a planificar tus comidas, comprar sólo lo que necesitas en el supermercado y tratar de comprar frutas y verduras de aspecto poco atractivo, que estarían destinadas a la basura.

Recursos naturales

©FAO/Lorenzo Terranera

Por el momento, utilizamos muchos más recursos naturales de los que necesitamos para producir alimentos. Existe sólo una cantidad limitada de estos recursos y tienen que estar disponibles para las familias en el futuro. También usamos en forma inadecuada los valiosos recursos de la tierra, dañando gravemente importantes ecosistemas. Estamos talando bosques, contaminando nuestros sistemas hídricos y arruinando nuestros suelos. Si manejamos nuestros recursos naturales de forma sostenible, no sólo podemos ayudar a acabar con el hambre, también podemos luchar contra el cambio climático.

Pesca

©FAO/Lorenzo Terranera

Mucha gente en el mundo depende de los océanos y las zonas húmedas para ganarse la vida y alimentar a sus familias. El aumento del nivel del mar, las temperaturas más cálidas del agua, la contaminación y la sobrepesca significa que nuestros océanos y humedales ya no son saludables, y eso entre otras cosas, ya que estamos reduciendo el número de peces sanos en nuestros mares. Cambiando la forma en que tratamos a nuestros océanos, como pescamos y qué pescado comemos ayudará a mantener nuestros océanos llenos de peces en los años venideros.

Sistemas alimentarios

©FAO/Lorenzo Terranera

Los alimentos pasan por muchas etapas antes de llegar a su plato, viajando desde granjas y campos hasta mercados y supermercados, y finalmente a tu casa. Este largo proceso está entrelazado como una cadena y se conoce como sistema alimentario. Si se rompe un eslabón (o no funciona como esperamos, porque no hay suficientes alimentos, por ejemplo), todo el proceso se interrumpe. Un sistema alimentario sostenible puede alimentar a nuestra creciente población sin dañar el planeta. 

¿Qué puedes hacer tú al respecto? Puede luchar contra el cambio climático cambiando tus hábitos cotidianos y tomando decisiones simples. Te retamos a elegir cuatro de las siguientes iniciativas y atenerte a ellas. ¡Cuéntanos tus acciones para combatir el cambio climático mediante el hashtag #WFD2016 en las redes sociales!

Compartir esta página