Previous PageTable Of ContentsNext Page

VIII. ESTADO ACTUAL DE LA INFORMACION SOBRE RECURSOS FORESTALES
Y CAMBIO EN EL USO DE LA TIERRA (LUIS GUILLON, CONSULTOR FAO)

Breve descripciˇn de los recursos forestales del paÝs

Superficie forestal: bosques nativos e implantados

La Rep˙blica.Argentina es un paýs que tiene aproximadamente un 13%-14% de su territorio con bosques nativos y forestaciones comerciales.

Dada la extensi˛n del territorio 3.900 kms en sentido N-S y su ubicaci˛n en el continente sudamericano, dichos bosques abarcan desde las areas subtropicales h¨medas , hasta las zonas templadas frýas del paýs.

1. Selva misionera

2. Selva tucumano-oranense

3. Parque chaque˝o.

4. Espinal (agrupa el monte puntano-pampeano y el parque mesopotÓmco)

5. Monte occidental

6. Bosque andino-patagˇnico (sub-antßrtico)

Actualmente se estima que los bosques nativos ocupan una superficie aproximada de 35.000.000 de hectÓreas, con un gran predominio del Parque chaque˝o que tiene 15.711.000 has seg¨n un censo realizado en 1999 para dicha formaci˛n boscosa (Direcci˛n de Recursos Forestales Nativos, Secretarýa de Recursos Naturales).

No obstante, ya se halla casi terminado el primer inventario forestal nacional, el cual posiblemente sea oficialmente presentado en los pr˛ximos meses y en el cual se tendrÓn cifras definitivas y distri-buci˛n de los bosques nativos. La cartografýa se presentarÓ en escala 1:250.000.

Plantaciones forestales

TambiŔn para estas plantaciones comerciales existe una estimaci˛n, basada principalmente en los subisidios que se otorgan a las mismas y que permiten esitmar el area en 800.000 has.

En la Tabla 1 se detalla la participaciˇn de cada especies en el total.

Tabla N║1:ö Participaciˇn aproximada de los grupos de especiesö

Participaci˛n aproximada por grupos de especies

Superficie total

Eucaliptos ConÝferas Salicaceas Otras

1.000.000 Has

 30% 50% 16%  4%

Fuente: Depto.de EstadÝsticas, SAGPyA

Cuadro n¬1:ö Participaciˇn de las especies forestales implantadasö

TambiŔn para este caso se realiz˛ el Inventario Forestal Nacional , muy pr˛ximo a ser presentado oficialmente, con la superficie y distribuci˛n de las plantaciones forestales . La cartografýa se presentarÓ tambiŔn en escala 1:250.000.

Las plantaciones forestales se hallan principalmente en la Mesopotamia (provincias de Misiones, Corrientes y Entre Rýos) con casi total predominio de pinos y eucaliptos. En menor medida hay forestaciones en la cordillera patagonica (NeuquŔn, Rýo Negro, Chubut) dominando los pinos (oreg˛n, ponderosa, radiata,etc).

En el delta entreriano-bonaerense dominan completamente las salicaceas, con un predominio de los sauces sobre los alamos.Y en el NOA (Jujuy, TucumÓn, Salta) hay principalmente pinos y en menor medida hay eucaliptos.

En las sierras de C˛rdoba, hay importantes plantaciones de pinos, mientras que en el SE de la pro-vincia de Buenos Aires, se estÓ desarrollando un Órea de Eucaliptus globulus.

Finalmente en las areas bajo riego ( Mendoza,Rýo Negro, etc) se cultivan los alamos.

Bosquesdel estado, privado y comunal

La mayor parte de los bosques suelen ser de propiedad privada. No obstante todas las provincias tienen a¨n tierras fiscales (del Estado) en muy diferentes proporciones. Se puede citar el caso de la provincia del Chaco por ser una de las que se dispone de informaci˛n actualizada y que tiene a¨n una importante superficie con bosques fiscales:

Provincia del Chaco Superficie (Has)

Superficie de la provincia 9.985.980 Has (100%)

Tierras privadas 7.609.274 Has (76%)

Tierras fiscales 2.376.706 Has (24%)

Muchas de las tierras fiscales tienen ocupantes que si bien no tienen týtulos de propiedad, los mismos van normalizando su situaci˛n ( al pŔrmanecer un determinado n¨mero de a˝os) y se vuelven propietarios de esas tierras en la medida en que puedan costear dichos gastos.

En lo que respecta a bosques comunales, son pocos los casos bajo esta situaci˛n y todos corresponden a tierras bajo bosque nativo. La provincia de Salta adquiri˛ tierras privadas para ser entregadas a grupos de aborýgenes.

TambiŔn en ciertas regiones de la Patagonia las comunidades aborýgenes tienen tierras propias.

Las plantaciones forestales pertenecen en su totalidad a propietarios privados.

Distribuciˇn de los recursos forestales por zonas o regiones geogrÓficas, ecol˛gicas o econo-micas. Su accesibilidad fýsica y legal

Se harÓ una descripci˛n de los recursos forestales en base a las regiones fitogeogrÓficas descriptas por Angel L.Cabrera.

Ľ Selva tucumano-oranense

Se extiende en forma de estrecha faja al piŔ y por las laderas y monta˝as bajas del extremo norte de Salta, por el este de Jujuy , nuevamente por el centro de Salta (hacia el meridiano 65║) y por el centro de TucumÓn hasta el este de la provincia de Catamarca (paralelo 28¬). Altitudinalmente asciende hasta cerca de los 3.000 mts.sobre el nivel del mar, variando esta altura con la latitud y con la morfologýa del terreno. El clima de esta regi˛n es calido y h¨medo, con lluvias principalmente estivales (que llegan hasta cerca de los 2.500 mm) y heladas durante el invierno

Ľ Selva misionera

Cubre todo el territorio de la provincia de Misiones y el extremo nordeste de la provincia de Corrientes. El clima es cÓlido y h¨medo, con precipitaciones durante todo el a˝o que oscilan entre los 1550 mm y los 2.000 mm. La temperatura media varýa entre los 20║ y los 21║. De mayo a agosto pueden introducirse heladas e incluso nevar en las regiones mas elevadas del extremo este. En general las laderas de los cerros suelen estar libres de heladas las cuales son mas frecuentes en el fondo de los valles. Tampoco suele helar en las orillas de los rýos. El relieve predominante corresponde a sierras de poca altura y una elevaci˛n paulatina del terreno hacia el NE.

Ľ Parque Chaque˝o

Se extiende desde la provincia de Formosa , Chaco, este de Salta de Jujuy de TucumÓn y de Catamarca, oeste de Corrientes, penetrando en el norte de Cordoba y Santa FŔ y llegando hasta La Rioja y San Luis. El clima es cÓlido , con precipýtaciones abundantes en la porci˛n oriental y escasas en la porci˛n occidental que es la mÓs extensa. El relieve corresponde a llanuras con ligeras depresiones o con cauces de rýos. En su porci˛n occidental hay serranýas de poca elevaci˛n.

Ľ Espina

Se extiende en forma de arco alrededor de la pradera pampeana, desde el centro de Corrientes y norte de Entre Rýos, pasando por el centro de Santa FŔ y de Cordoba, por San Luis y el centro de La Pampa, hasta el sur de Buenos Aires. El clima, en su parte norte es cÓlido y h¨medo mientras que en el este y sur es templado y seco, con precipitaciones principalmente estivales. El relieve corresponde a llanuras poco elevadas y serranýas bajas.

Ľ Monte occidental

Se extiende por el oeste del paýs, desde el valle de Santa Marýa en Salta, por el centro de Catamarca y La Rioja, por el centro y este de San Juan y Mendoza, centro y este de NeuquŔn, oeste de La Pampa, centro y este de Rýo Negro, para terminar en el nordeste de Chubut. El clima es seco y cÓlido en la porci˛n septentrional, y seco y fresco en la porci˛n meridional. La precipitaci˛n varýa entre los 80 mm y los 200 mm anuales. En el sector norte las lluvias son prinipalmente de verano, mientras que en el sector sur predominan las lluvias de invierno y primavera. La temperatura media varýa cuatro grados desde Tinogasta (Catamarca) con 17,5║C hasta Trelew (Chubut) con 13,4║ C, pero las mýnimas medias son bastante uniformes. El relieve estÓ compuesto por llanuras, bolsones, laderas de monta˝a y mesetas.

Ľ Bosque andino-patagˇnico (sub-antartico)

Abarca una estrecha franja recostada sobre el macizo cordillerano, desde el norte de NeuquŔn hasta Tierra del Fuego e Isla de los Estados. El clima es templado a frýo y h¨medo, con nevadas o lluvias invernales, heladas casi todo el a˝o y fuertes vientos del oeste. El relieve estÓ dado por la cordillera de los Andes (abrupto y escarpado). A esas latitudes las alturas mÓximas llegan a 3.000m-3.700m en NeuquŔn disminuyendo hacia el sur donde llegan a los 800m-1400m en Tierra del Fuego.

Relaciˇn de los Recursos Forestales y la Poblaciˇn

Concentraciˇn y potencial de los recursos forestales en relaciˇn con los asentamientos poblacionales, problemas de tenencia y acceso

Se puede decir que en terminos generales, las economýas domŔsticas dependientes de los bosques nativos son economýas de subsistencia. A ello se agrega que la accesibilidad fýsica y legal en los bosques nativos no es un problema simple, lo cual a su vez representa uno de los principales obstaculos para lograr el manejo sustentable de dichos bosques.

De la informaci˛n obtenida del ô Estudio Integral de la Regi˛n del Parque Chaque˝o ô surge que en esta formaci˛n boscosa que estÓ comprendida en 10 provincias, la propiedad de la tierra es:

Categorýa................................... Porcentaje

Propietarios.................................. 63%-78%

Propietarios familia indivisa......... 10%-26%

Ocupantes.................................. 1,8%-4,2%

TambiŔn estÓ la categorýa ôPastajerosö que son ocupantes que pagan pastaje al due˝o de la propiedad.

En el Parque Chaque˝o, a pesar de haber un considerable n¨mero de propietarios, el 62% de la poblaci˛n total del mismo tiene Necesidades BÓsicas Insatisfechas (NBI) Fuente: Censo Nacional de Poblaciˇn y Vivienda,1991). Ello genera problemas sociales de educaci˛n y de salud los cuales constituyen serios problemas a resolver por los gobiernos provinciales. De allý la importancia de plantear modelos de desarrollo regional.

Forma social de trabajo

La forma social del trabajo, se la debe considerar seg¨n las distintas subareas y por lo tanto la mayor o menor aptitud de las tierras para la agricultura de secano.

En la zona subh¨meda agrýcola extensiva hay baja utilizaci˛n de la mano de obra. Ello es debido a que la agricultura requiere 1 empleado aproximadamente cada 250 has de cultivo, mientras que la ganaderýa requiere 1 empleado cada 400-800 vacunos, seg¨n el caso.

Luego, los trabajadores permanentes son los tractoristas y encargados.

En la zona del umbral al chaco (de menor humedad que la anterior) la demanda de mano de obra estacional estÓ dada por la cosecha de porotos.

En terminos generales se puede decir que la expansi˛n de la frontera agropecuaria trajo un cambio de actividad que signific˛ tambiŔn un cambio en los factores de producci˛n : mayor inversi˛n de capital, utilizaci˛n de mano de obra mas especializada y por perýodos cortos, movilidad de los medios de producci˛n y por lo tanto sin necesidad de grandes infraestructuras rurales, mayor hincapýŔ en la mano de obra asalariada, sin relaciones de patronazgo. Todo esto lleva a que la regi˛n sea una gran expulsora de mano de obra.

En el chaco semiarido, el sistema productivo se sustenta en el trabajo familiar y s˛lo se toma mano de obra auxiliar para ciertas tareas. La actividad extractiva forestal se redujo en los ultimos a˝os y ello signific˛ una disminuci˛n en la contrataci˛n de mano de obra.

Luego, en terminos generales la demanda de mano de obra es muy escasa en la regi˛n , lo que constituye una de los principales motivos de emigraci˛n.

Las comunidades aborýgenes usan tecnologýa tradicional para la obtenci˛n de sus productos y la conservaci˛n de los mismos, que suelen ser productos derivados del bosque nativo. No obstante estas comunidades realizan tambiŔn artesanýas en base a fibra de chaguar y con maderas duras.

En todo el ßrea chaque˝a, la reforestaci˛n con especies ex˛ticas o nativas es poco significativa.

Ocupaciˇn de la poblaciˇn en la actividad forestal, por actividades y zonas

La estructura de la tenencia de la tierra es variable seg¨n distintas regiones dentro de los bosques nativos. En el ôEstudio Integral de la Regi˛n del Parque Chaque˝oö se detalla una descripciˇn totalmente actualizada de las subregiones del mismo.

Ľ NE de TucumÓn y Salta

En el chaco sub-h¨medo la concentraci˛n de la tierra estÓ en manos de grandes empresas o propietarios privados. Se hace desmonte, casi siempre a tala rasa, para habilitar tierras para agricul- tura y ganaderýa en base a pasturas subtropicales. En el chaco semiÓrido, ademÓs de los lotes privados, estÓn los lotes fiscales, ambos en general sin lýmites definidos. Muchos ocupantes act¨an como pastajeros y hacen alguna extracci˛n maderera.

Ľ SE de TucumÓn y Santiago del Estero

La gran mayorýa de los peque˝os productores son ocupantes precarios de las tierras privadas o fiscales. Con 20 a˝os de ocupaci˛n pacýfica y continua realizando ciertas mejoras de trabajo, les cabe la posesi˛n veintea˝al. No obstante, muchas veces no disponen de los medios econ˛micos necesarios para hacerlo valer y lograr asý su týtulo de propiedad. El juicio de posesi˛n veitea˝al requiere de costos mensuales y asesoramiento legal. Todo esto es en general inalcanzable para las familias campesinas por lo que terminan siendo desalojadas de sus posesiones o transladadas a parcelas mucho mas chicas, debiendo abandonar las mejoras realizadas.

Cuando los pobladores estÓn mas de un a˝o en tierra fiscal o privada, dejan de ser intrusos para convertirse en ocupantes.

La disminuci˛n de la actividad forestal en Santiago del Estero en los ¨ltimos a˝os es debido a la disminuci˛n de los recursos y a la retracci˛n de los mercados. La tecnologýa es la misma que hace cincuenta a˝os atrßs.

Los mercados existentes son:

Ľ Las empresas privadas de ferrocarril, las cuales compran durmientes por su cuenta, con pago diferido.

Ľ El carb˛n y los postes se venden principalmente en Buenos Aires, Santa FŔ y Cordoba. TambiŔn se exporta algo de carb˛n embolsado, listo para su venta en comercios minoristas. (Actualmente Altos Hornos de Zapla compra muy poca cantidad de carb˛n).

Ř El sector mueblerýa estÓ trabajando en base a algarrobo blanco el cual se procesa en las ciudades. A týtulo de ejemplo, la ciudad de Santiago del Estero tiene 9 fÓbricas de muebles y Loreto tiene 6 fÓbricas de muebles.

Ľ Chaco y Formosa

La caracterýstica actual del trabajo tiene que ver con la historia socioecon˛mica de la regi˛n que fuŔ forestal por naturaleza. La actividad maderera y algodonera generaron gran demanda de mano de obra y movimiento economico. Pero las posteriores crisis de estas actividades produjeros movimientos poblacionales hacia Buenos Aires, Rosario y Santa FŔ. Asý es que las peque˝as localidades tienen el problema generalizado de desocupaci˛n y subocupaci˛n; los jovenes emigran a las grandes ciudades donde se generan problemas por sobrepoblaci˛n. Luego en los pueblos rurales quedan ni˝os y ancianos y poca poblaci˛n activa. A nivel municipio se da salida laboral para aliviar esta grave situaci˛n que genera desocupaci˛n en lugares con poca o casi nula actividad econ˛mica. En el chaco h¨medo la explotaci˛n forestal fuŔ basicamente taninera, pero en los ultimos a˝os fuŔ teniendo mayor importancia la madera aserrada.

La extracci˛n forestal tiene dos destinos:

Ľ Abastecimiento a la industria del tanino

Ľ Provisi˛n de postes, rodrigones, carb˛n y le˝a.

Ľ Chaco catamarque˝o

Es el chaco Órido, semiarido y serrano. La expansi˛n de la frontera agropecuaria a partir de lo a˝os ┤70 produce un replegamiento del hachero de autoabastecimiento, entrando la agricultura en dichas tierras. Dado que la modificaci˛n del bosque nativo ha sido intensa, la utilizaci˛n del recurso forestal es reducida.

Ľ Chaco cordobŔs

Es de clima Órido y semiÓrido. Esta regi˛n ha sido profundamente transformada en los ¨ltimos a˝os por la expansi˛n de la frontera agrýcola. Son productores muy mecanizados que desmontan totalmente la tierra en la medida en que la humedad permite la agricultura. En la actualidad se observa que hay zonas que han sido totalmente ocupadas por estos nuevos tipos de productores y algunas zonas en las que conviven con los antiguos productores ganaderos y/o hacheros de la regi˛n chaque˝a. Por esta raz˛n se ha generado una primer gran divisi˛n en dos subregiones:

Ľ Sistemas minifundistas ganadero/hachero. Utilizan los recursos forrajeros del monte y las pasturas naturales existentesa bajo el monte. Hacen crýa vacuna o ciclo completo.

Ľ Sistema empresarial agrýcolo-ganadero. En la regi˛n mas Órida el bosque nativo estÓ en diferentes grados de degradaci˛n. La agricultura se hace con riego, por lo que no queda practica-mente nada del bosque nativo en dichas tierras.

Contribuci˛n de los recursos forestales a la economýa

La contribuci˛n de los recursos forestales a la economýaes variable seg¨n regiones.

Para el caso del Parque Chaque˝o, es escasa la importancia del mimso en los totales nacionales respecto de las actividades productivas.

Considerando el Valor Agregado Bruto (VAB) para actividades econ˛micas, y para las actividades industriales y servicios, representa un 3% y un 2,9% respectivamente del VAB nacional en cada uno de los sectores considerados.

Respecto de los empleos ocupados, los asalariados industriales representan el 5,1% y los no industriales el 7% de los totales del paýs.

Flujo de los productos forestales

La participaci˛n del sector forestal en la economýa argentina representa el 1,66% del Producto Bruto Interno (PBI ) para el a˝o 1999, que en monto significa U$S 4.689.000.000

La composici˛n de dicho monto es la siguiente:

Item.......................................... Monto................................  (U$S) %

1-Muebles..........................  1.821.000.000 ............................. 38,8

2-Papeles y cartones ......... 1.227.000.000.............................  26,2

3-Productos de madera......  1.341.000.000 ............................ 28,6

4-Silvicultura ....................... 300.000.000...............................  6,4

Fuente: Depto. de Estadýsticas, SDSyPA

Grßfico N║2: ôParticipaciˇn del sector forestal en el PBIö

Los Recursos Forestales y la Biodiversidad, Servicios Ambientales y Desarrollo Regional

Biodiversidad

La R.Argentina no tiene un inventario nacional de biodiversidad. No obstante en el a˝o 1999 se realiz˛ el Taller Nacional para determinar la Estrategia Nacional de Biodiversidad. Los elementos sobresalientes de la visi˛n conjunta a futuro, son:

Ľ Alcanzar un nivel de organizaci˛n que garantice el bienestar de la riqueza biotica del paýs y de los m¨ltiples servicios que ella presta a la sociedad.

Ľ La conservaci˛n de la biodiversidad a nivel de genes, especies, habitats y ecosistemas, para el mantenimiento de los procesos ecol˛gicos esenciales.

Ľ El respeto por la variedad de cosmovisiones que sobre ellos tienen los diferentes sectores de la sociedad.

Ľ Un aprovechamiento adecuado de los recursos biol˛gicos en base a modalidades de manejo sustentable.

Ľ El fortalecimiento de la capacidad humana e institucional interna para el logro de esos objetivos.

Ľ Una activa coordinaci˛n y cooperaci˛n a nivel institucional.

Ľ El desarrollo de instrumentos que garanticen una distribuci˛n justa y equitativa de los beneficios econ˛micos.

Para alcanzar lo que hoy se vislumbra, la Estrategia Nacional de Biodiversidad deberÓ contri- buir a capitalizar las acciones en marcha, vertebrando los numerosos esfuerzos existentes, e identifi- cando las deficiencias o vacýos y planificando los pr˛ximos pasos a seguir.

Actualmente se cuenta con que las Areas Protegidas constituyen el principal reservorio de biodiversidad.

De acuerdo al listado de que posee la Direcci˛n de Parques Nacionales, se considera como Areas Protegidas a:

-Parques Nacionales

-Parques Provinciales

-Reservas Provinciales de Flora y Fauna

-Reservas Provinciales de Uso M¨ltiple

-Reservas de Uso M¨ltiple

-Reserva Natural Turýstica Objetivo Integral o Especýfico

-Reserva Natural Provincial

-Reserva de Vida Silvestre

-Reserva Forestal

-Refugio Privado de Vida Silvestre

-Monumento Natural

-Area Natural Protegida

-Areas de Conservaci˛n

-Etc.

El n¨mero de todas las Areas Protegidas bajo estas categorýas es superior a 230.

Las mismas se hallan distribuýdas por todo el paýs por lo que la biodiversidad preservada es importante a nivel nacional.

De todas estas areas se destaca el bosque Andino-Patag˛nico por la gran superficie que tiene de ellas.

A ello se debe agregar una serie de areas en los bosques nativos, que son tanto de propiedad privada como tierras fiscales, las cuales han sido poco o nada alteradas y por lo tanto la biodiversi-dad se mantiene con buen grado de conservaci˛n. Ello es debido principalmente a que se hallan en zonas monta˝osas u otras Óreas de dificil acceso, donde los propietarios mantienen sus recursos naturales sin degradar.

Deforestaci˛n

Desde 1948, la ley Nacional N║ 13.273 de Defensa de la Riqueza Forestal incluye un artýculo que dice: ôQueda prohibida la devastaci˛n de bosques y tierras forestales y la utilizaci˛n irracional de productos forestalesö.

Sin embargo, la realidad muestra que en la dŔcada del ĺ50 nuestro paýs contaba con aproxi-madamente 60 millones de hectÓreas de masas forestales nativas y en la actualidad dicha cifra es de aproximadamente 36 millones de hectÓreas. Esta pŔrdida de la riqueza forestal nativa debe ser abor-dada y resuelta en un marco no competitivo ni alternativo con el de las forestaciones comerciales.

Deforestaci˛n o forestaci˛n industrial, no es una opci˛n. Hay que defender la riqueza forestal nativa y ademÓs hacer uso racional de nuestras ventajas comparativas y competitivas para las forestaciones comerciales (Merenson, 1999).

Los dos procesos que atentan contra la persistencia del conjunto de bienes y servicios deriva-dos del bosque son la deforestaci˛n y la degradaci˛n. Ambos generan problemas diferentes y por lo tanto requieren acciones diferentes.

Deforestaci˛n: es la pŔrdida neta de la superficie de los bosques nativos, para dedicarlos generalmente a agricultura.

Degradaci˛n: es la alteraci˛n mas o menos intensa e irreversible de los parÓmetros estructu-rales de los bosques nativos con la consiguiente alteraci˛n de sus funciones. Si bien el bosque permanece, el mismo ha sufrido profundas alteraciones estructurales y funcionales. Esa explotaci˛n del bosque atenta completamente contra la sustentabilidad del mismo, siendo la principal causa de este proceso la falta de un Plan de Ordenamiento. Es asý que como consecuencia de ello, los sistemas tradicionales argentinos implican una selecci˛n negativa, donde se retiran los mejores ejemplares, quedando los defectuosos o muy chicos. Pero la pŔrdida de valor del bosque lleva a cortar diÓmetros menores y a disminuir los turnos de corte. Como consecuencia de ello, el bosque sobreexplotado es de bajo valor comercial.

Asimismo, la falta de manejo afecta incluso a los bosques no explotados, los que presentan gran n¨mero de ejemplares seniles, generalmente muy atacados por diversas plagas y/o enfermeda-des (AdÓmoli,1993).

Distintos relevamientos realizados en diferentes areas del paÝs (en base a imßgenes satelita-rias) han permitido determinar la importante magnitud de bosques que estÓn degradados por las causas antes mencionadas (IAS,2001). La extracci˛n maderera ha dejado un bosque de muy poco valor comercial, particularmente en el Parque Chaque˝o, y que suele tener un muy bajo valor ganadero. Luego, es importante la categorizaci˛n de estas tierras forestales como tales, dado la magnitud de las mismas.

La expansi˛n de la frontera agropecuaria ha sido y es uno de los principales causas de la deforestaci˛n en todos los bosques nativos del paýs.

Seg¨n los datos registrados en la Direcci˛n de Estadýsticas dependiente de la Direcci˛n de Recursos Forestales Nativos, la pŔrdida de bosques promedio anual en el paýs es de 270.000 has de y arbustales y bosques y de 3.000 has de bosques cultivados.

De continuarse sin modificar los ýndices de deforestaci˛n en nuestro paýs, se han proyectado los puntos de extinci˛n de nuestras masas forestales en los siguientes plazos:

FORMACION BOSCOSA ..............EN AĐOS

1. Selva Misionera........................... 20

2. Selva Tucumano-Oranense .........67

3. Parque Chaque˝o...................... 79

4. Bosque Andino-Patag˛nico....... 154

Fuente: Direcciˇn de Recursos Forestales Nativos, SDSyPA.

Actualmente en la R.Argentina entre un 13-14% de su supŔrficie es forestal. La FAO considera que se debe mantener una relaci˛n mýnima del 25% de cobertura forestal en relaci˛n con la superficie total del paýs para que no sucedan impactos al medio ecol˛gico. Si esta cobertura es menor al 20% se prevŔn da˝os severos al mismo.

En nuestro paýs, al igual que en el resto del mundo existe una significativa dependencia respecto de las masas forestales, fundamentalmente de carÓcter ambiental, de la cual la sociedad no tiene una clara conciencia al respecto. Luego, el primer grave problema que se debe resolver es la falta de ôconciencia forestalö para evitar la deforestaci˛n o la degradaci˛n.

Pero ello debe ser simultÓneo con polýticas de fomento al manejo sustentable de los recursos forestales nativos, dado la gran cantidad de personas que de ellos dependen y que normalmente son de muy bajos ingresos. Toda la poblaci˛n que depende fundamentalmente de los productos del bosque nativo y/o la tala del mismo para su subsistencia, no deja de hacerlo hasta no tener otro incentivo que le permita compensar o aumentar sus ingresos.

El Parque Chaque˝o, estß sometido a un intenso ritmo de deforestaciˇn en las zonas subh˙medas (para hacer agricultura) y en relaciˇn a la superficie que ocupa, tiene muy pocas Areas Protegidas.

En la Selva Misionera, el desmonte es menor que en la anterior, y tambiŔn hay una mayor concientizaci˛n para la preservaci˛n de los recuros naturales.

En el Espinal ha habido una muy intensa deforestaci˛n, dado que dichas tierras estÓn bajo climas templados y subh¨medos a semiaridos. Los suelos son en general de buena aptitud agrýcola- ganadera y para tal uso han sido destinados, principalmente en las areas subh¨medas. En las zonas mas secas, la incidencia de incendios de campos naturales con monte es muy importante.

En lo que respecta a la selva tucumano-oranense (yungas) los faldeos tanto de la sierras subandinas orientados hacia el Parque Chaque˝o, como los de la precordillera, estÓn bajo un ritmo importante de desmonte, para realizar agricultura principalmente. Dichos desmontes tambiŔn abarcan el Umbral al Chaco dejando s˛lo de ocurrir donde las precipitaciones vuelven muy riesgosa la agricultura de secano (IAS,1996).

Impacto ambiental de la deforestaciˇn

AdemÓs de la pŔrdida de la biodiversidad, la deforestaci˛n conlleva otros efectos indeseables.En la Selva tucumano-oranense, la selva misionera y en el umbral al chaco, el fen˛meno de la deforestaci˛n para habilitar tierras agrýcolas es desencadenante de la erosi˛n hýdrica. Las pendientes y torrencialidad de las lluvias (zonas subtropicales) afectan intensamente las areas desmontadas. Este fenˇmeno es mas notable en las provincias de Jujuy, TucumÓn y Salta donde ademÓs de la erosiˇn, la agricultura que se hace deja el suelo con poca cobertura vegetal. Dichos suelos tambiÚn van perdiendo materia organica a partir del desmonte llegandose en cinco a˝os aproximadamente a un nivel considerablemente inferior al original, en varios sectores de dicha area. Luego, aquellos potreros agrýcolas que son abandonados por su baja fertilidad, han perdido el bosque nativo, parte de la capa fertil del suelo y son luego recolonizados por algunas especies del bosque original.

La selva misionera tiene una situaci˛n semejante dado que por su relieve y clima subtropýcal h¨medo es muy propensa a la erosi˛n hýdrica. Pero cuando se desmonta dicha selva suele implantarse cultivos perennes (yerba, tŔ) y forestaciones de pino principalmente, todo lo cual protege al suelo.

Si bien varias provincias tienen leyes para evitar la degradaci˛n (Misiones para evitar la erosi˛n hýdrica, etc) la implementaci˛n de las mismas es muy difýcil de llevar a cabo.

Incendios forestales

Actualmente en gran parte de nuestro territorio se producen considerables pŔrdidas econ˛-micas producto de los incendios forestales y pastizales.

De acuerdo a la informaci˛n estadýstica obtenida a travŔs de los organismos oficiales provin-ciales con incumbencia en el tema, durante la temporada 97/98 se quemaron en el paýs 171.277,33 has y se detectaron 2.093 focos de incendio. Ello result˛ ser un 16% menor que la superficie quemada en el perýodo anterior.

Del total de la superficie quemada, un 57,6% correspondi˛ a pastizal-matorral, un 40,63% a bosque nativo y s˛lo el 1,73% a bosques cultivados.

Las provincias mÓs afectadas fueron: C˛rdoba con un 23,07% del total de la superficie quemada en el paýs, siguiendole Catamarca con un 20,96%. La provincia menos afectada fuŔ Tierra del Fuego con 0,004% del total.

Las estadýsticas por n¨mero de focos indican que la provincia de Santa FŔ fuŔ la que mÓs focos de incendio tuvo en dicho perýodo: 21,64% seguida por C˛rdoba con el 18,44%. La de menor n¨mero de focos fuŔ Mendoza con 0,09%.

La mayor superficie quemada se registr˛ durante el segundo semestre del a˝o.

A los efectos de contrarestar este fen˛meno, se ha elaborado el Plan Nacional de Manejo del Fuego y creado su Unidad Ejecutora.

Servicios ambientales

Ľ Bosque Modelo

Progresivamente se estÓ operando una toma de conciencia de cambiar la clÓsica ordenaci˛n forestal de modo que se satisfagan objetivos ambientales y socioecon˛micos.

En la Argentina se ha definido el concepto de Bosque Modelo como una: ôAsociaci˛n de voluntades que en consenso planifiquen y gestionen modelos de desarrollo sutentable para los distin-tos ecosistemas. Este modelo debe elevar el nivel de vida de las comunidades o asentamientos humanos marginados o de bajos recursos, como pauta fundamental.

Para comenzar este programa, en 1966 se firma la Carta de Intenci˛n del Plan EstratŔgico para la Implementaci˛n del Bosque Modelo. Las partes intervenientes son: la Secretarýa de Recursos Naturales y la Red Internacional de Bosque Modelo.

A partir de tal acuerdo, la Direcci˛n de Bosques Nativos elabora una Guýa para la Formula-ci˛n de Propuestas de Bosques Modelo. Los parÓmetros que se han definido para la selecci˛n de las diferentes propuestas de bosque modelo del paýs, son:

Ľ El Bosque Modelo deberÓ contar con el compromiso de apoyo y participaci˛n de los gobiernos municipales y provinciales.

Ľ Los distintos grupos de interŔs ( propietarios de la tierra, ocupantes, comunidades aborÝgenes, etc) deberÓn comprometerse a participar en el programa.

Ľ El Bosque Modelo deberÓ estar orientado a cubrir las necesidades de la poblaci˛n local y dirigido a la restauraci˛n, ordenaci˛n y uso sustentable de los bosques y otros ecosistemas en el Órea del programa.

Ľ DeberÓ crearse un comitŔ de asociaci˛n entre los grupos de interŔs a fin de identificar los objetivos y metas de la propuesta del Bosque Modelo para la planificaci˛n y gesti˛n del desarrollo sustentable en el Órea del programa.

Ľ El Bosque Modelo deberÓ ser manejado en una forma integrada para la valorizaci˛n de los beneficios m¨ltiples de los bosques.

Ľ En las propuestas de Bosques Modelo deben estar identificados los beneficios econ˛micos monetizables y no monetizables, los servicios ambientales porvistos por los ecosistemas forestales y los valores intangibles o no de consumo. Estos ¨ltimos incluyen los valores culturales, espirituales y recreacionales de los bosques.

Ľ En la presentaci˛n de la propuesta de Bosque Modelo deben especificarse los resultados sociales esperados tales como: el aumento del nivel de organizaci˛n de los grupos participan-tes, de la capacidad gerencial y de la informaci˛n y capacitaci˛n, entre otros.

Ľ El Bosque Modelo deberÓ tener una escala de trabajo real y ser representativo de la bioregi˛n a la cual pertenece, evitando propuestas a escala piloto.

Ľ El programa de Bosque Modelo deberÓ ser compatible con el Plan de Desarrollo Forestal, las Pautas del Plan Forestal Argentino, Bosques Nativos, estar en el marco del texto ordena-do de la Ley Nacional N║ 13.273, leyes nacionales y leyes provinciales.

Ľ El Bosque Modelo deberÓ disponer del apoyo del sistema cientýfico-tecnol˛gico regional.

Ľ Los Bosques Modelo deberÓn comprometerse con el concepto de desarrollo sustentable e intercambiar experiencias con la Red de Bosques Modelo para el monitoreo internacional.

Hasta el momento se han presentado en la Secretarýa de Desarrollo Sustentable y Polýtica Ambiental (Direcci˛n de Recursos Forestales Naativos) seis propuestas de Bosques Modelo, las que se encuentran en distinto grado de avance. Estas son:

Programas aprobados por el Estado Nacional

Ľ Bosque Modelo Futaleuf¨, Patagonia argentina (760.000 has, prov.de Chubut)

Ľ Bosque Modelo del oeste de Formosa (800.000 has, prov. de Formosa)

Propuestas presentadas

Ľ Bosque Modelo Serrano de Cordoba (prov. de Cordoba)

Ľ Bosque Modelo de la Selva Paranaense (prov. de Misiones)

Ľ Bosque Modelo del Algarrobal Cuyano (prov. de Mendoza, San Juan y San Luis)

Ľ Bosque Modelo Finca Santiago (prov. de Salta).

Primer etapa de desarrollo de propuesta:

Ľ Bosque Modelo Cuenca de los Pericos (prov. de Jujuy)

Es de destacar la aceptaci˛n que estÓ generando el Programa Nacional de Bosque Modelo, considerando que todas las propuestas presentadas representan distintas regiones forestales, tales como: Bosque Andino-Patagonico, Selva Misionera, Parque Chaque˝o, el Monte y la Selva Tucumano-Oranense.

Posteriormente, en julio del 2000 se cre˛ la Red Nacional de Bosques Modelo dependiente de la Secretarýa de Desarrollo Sustentable y Polýtica Ambiental, para fortalecer el desarrollo del Programa de Bosques Modelo en el paýs.

Organizaciones No Gubernamentales (ONG)

Es muy importante el aporte que realizan varias ONG para promover el desarrollo humano, particularmente en poblaciones vinculadas al bosque. Tal es el caso de la Red Agroforestal Chaco argentina que agrupa a su vez a 16 ONG, las cuales cubren un amplio espectro de actividades. Principalmente estimulan el desarrollo humano en base al uso sustentable de los productos derivados del bosque nativo.

Asimismo otras ONG estÓn relacionadas a las Selvas Tucumano-Oranense y Misionera.

Captura de Carbono, Ecoturismo

Actualmente la Secretarýa de Agricultura, Ganaderýa, Pesca y Alimentaci˛n (SAGPyA) de la Naci˛n se halla en plenas tratativas para que en el paýs pueda ser habilitado el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). De esta manera las plantaciones forestales a implantar que cumplan las condiciones requeridas, podrÓn ser considerados internacionalmente como captadores de Carbono.

Las altas tasas de crecimiento que muestran las especies plantadas en el paýs, la gran disponibilidad de tierras de buena aptitud forestal y el bajo precio relativo de las mismas, hacen que la R. Argentina sea un paýs atractivo de nuevos emprendimientos forestales a tal efecto.

Por el momento no se estßn considerando los bosques nativos. No obstante dentro del ambito del acuerdo en la Secretarýa de Desarrollo Sustentable y Polýtica Ambiental fuŔ creada la Oficina de Implementaci˛n Conjunta que tiene la misi˛n de gestionar proyectos de financiaci˛n externa, para compensar la emisi˛n de gases invernadero de acuerdo al protocolo de Kyoto.

En lo que respecta al ecoturismo, en los ¨ltimos a˝os ha habido un importante desarrollo de esta actividad en diferentes areas del paýs.

En el bosque Andino-Patag˛nico ha tomado una importancia muy significativa y en menor medida en ciertas provincias del Monte (Mendoza).

Se ha difundido mucho el ôsafari fotogrßficoö de aves, lo cual ha interesado a muchos extranjeros, principalmente europeos, a venir al paÝs.

Asimismo, ciertas areas protegidas, tienen una fauna muy variada y ˙nica (Iberß, etc) lo cual estß generando un creciente turismo hacia las mismas.

Estos emprendimientos son casi todos privados y estÓn desarrollando una promoci˛n muy importante en todas las ecoregiones del paýs.

Previous PageTable Of ContentsNext Page