Nutrición participativa

Los planteamientos que se centran en la comunidad para mejorar la nutrición, crean capacidad y facultan a las comunidades para demandar eficazmente servicios y recursos productivos, y a la vez apoyar las iniciativas locales orientadas a ejecutar programas de alimentos y nutrición. Esto comprende aumentar la participación de las comunidades en la elaboración, la ejecución y la supervisión de los programas e intervenciones de desarrollo. Alcanzar la seguridad alimentaria y el bienestar nutricional de los hogares exige coordinación entre las instituciones locales a las que competen o que están en condiciones de atender a los grupos que padecen de inseguridad alimentaria.

Una importante dimensión de esta estrategia consiste en permitir a los hogares aumentar al máximo su seguridad alimentaria y su nutrición con los recursos de que dispone la familia, a la vez que se lucha por incrementarlos. Esto exige un proceso de movilización eficaz de las comunidades, y pasar de un planteamiento centralizado a otro más descentralizado, con una participación más amplia de la comunidad.

Los programas de nutrición centrados en la comunidad se orientan a la creación de capacidad y a facultar a la población para crear una demanda de su propia seguridad alimentaria familiar y mejoramiento nutricional. Esto comprende infundir un vigoroso sentimiento de propiedad de los programas de desarrollo que, en esencia, se convierten en inversiones en la comunidad para promover su propio bienestar nutricional y su desarrollo.

La FAO está llevando a cabo diversas actividades para tratar los problemas de inseguridad alimentaria de los hogares y las diversas formas de malnutrición, tanto en las zonas urbanas como en las rurales. Es importante el planteamiento que promueve facultar a las comunidades, con el apoyo conveniente de distintas dependencias públicas e instituciones de la sociedad civil. En el ámbito de la comunidad, las actividades selectivas y coordinadas concentradas en mejorar la seguridad alimentaria de los hogares, que promueven la participación de la población y facultan a las mujeres y a los grupos marginales, son necesarias para resolver los problemas locales de suministro de alimentos y nutrición. Estas actividades comprenden: métodos de evaluación y planificación participativas; expansión y diversificación de la producción de alimentos y garantizar la disponibilidad en el mercado local; mejorar la conservación y el almacenamiento de los alimentos; mejorar el suministro de agua; ampliar y diversificar las actividades que generan ingresos; proporcionar instrucción y capacitación en nutrición; y asegurar el acceso a servicios médicos y de salud básicos.

© FAO 2010