La FAO en Amérique latine et aux Caraïbes

La FAO apoya a JUNAEB en la búsqueda de fórmulas para no desperdiciar los excedentes de la alimentación escolar

La FAO se une a la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) y las organizaciones sociales América Solidaria, Hogar de Cristo y Fundación Las Rosas, para gestionarla entrega de los excedentes de comida del Programa de Alimentación Escolar (PAE) a los beneficiarios de estas organizaciones.

Viernes, 29 de noviembre de 2013, Santiago de Chile. - La FAO se une a la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) y las organizaciones sociales América Solidaria, Hogar de Cristo y Fundación Las Rosas, para gestionarla entrega de los excedentes de comida del Programa de Alimentación Escolar (PAE) a los beneficiarios de estas organizaciones.

Actualmente el PAE entrega servicio diario de desayuno, almuerzo y colación a 1.6 millones de escolares en todo Chile, lo que constituye cerca de 3,2 millones de raciones. De esta cantidad, por diversas razones, aproximadamente no se ocupa entre un 7% y un 9%, que es lo que se buscará ceder a organizaciones sociales, a través de la implementación de un programa piloto que empezará a operar el primer semestre de 2014.

"Esta iniciativa ofrece la posibilidad de desarrollar a corto plazo un plan de reutilización, además de permitir vigilar la pérdida y el desperdicio de alimentos, abordando el problema como un factor esencial para combatir el hambre en el mundo" señaló Eve Crowley, Representante de la FAO en Chile.

El Presidente de América Solidaria, Benito Baranda, valoró la importancia de esta iniciativa. "Creo que se va a lograr lo que esperamos, que no se bote el alimento en Chile, que se logre reutilizar y pueda beneficiar a las personas que están pasando hambre", indicó.

El director Nacional de Junaeb, Jorge Poblete, explicó que se está convocando a aquellos actores que permitan encontrar una solución que beneficie al país, "sabiendo que, como ocurre en todos los sistemas del mundo, parte de la alimentación no se utiliza, queremos buscar los mecanismos que nos permitan entregarlo a quienes más los necesitan", señaló.

El desperdicio de alimentos dificulta la lucha contra el hambre

Las previsiones sugieren que la producción de alimentos debe aumentar de manera significativa para satisfacer las futuras demandas mundiales, lo que hace urgente prestar atención a las perdidas actuales en la cadena de suministros de alimentos, ya que, según la FAO, un tercio de los alimentos producidos en el mundo se pierde o desperdicia, lo que equivale a 1.300 millones de toneladas de alimento al año. Esto significa que cantidades enormes de los recursos naturales limitados (tierra, agua, energía, etc.) destinados a la producción de alimentos se utilizan en vano, y que las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la producción también resultan superfluas.

Junto con lo anterior, si no se logra mejorar la eficiencia en los sistemas productivos y en toda la cadena de suministros, la demanda de productos va a crecer y dificultará el acceso a alimentos, y en consecuencia, los esfuerzos para combatir el hambre.