La FAO en Amérique latine et aux Caraïbes

Proyecto regional de la FAO para prevenir la expansión del HLB

El proyecto para atender la gestión regional de la nueva enfermedad de cítricos (HLB), es de gran relevancia en Uruguay para capacitar a los técnicos y desarrollar la estrategia nacional.

La FAO desarrolla el proyecto TCP/RLA/3401, "Asistencia técnica para la gestión regional del Huanglongbing (HLB) en Latinoamérica y el Caribe", con el objetivo de determinar la situación actual del HLB en la región. De esta manera será posible la generación de una estrategia de acción conjunta con los países que permita disminuir y prevenir la expansión de la enfermedad.

El proyecto comenzó en noviembre de 2012, es de carácter regional y se desarrolla en estrecha coordinación con organismos de integración y los gobiernos nacionales de los países de Latinoamérica y el Caribe, los Ministerios de Agricultura y los Servicios de Sanidad Vegetal. El presupuesto estimado es de USD 474.000.

El director general de la Dirección General de Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Ing. Agr. Inocencio Bertoni, es el coordinador nacional de este proyecto para Uruguay. Soledad Amuedo, funcionaria del MGAP y partícipe de las instancias del proyecto, expresó que en el país, "las bacterias causantes del Huanglongbing son plagas cuarentenarias ausentes".

Amuedo agrega que "el proyecto ha permitido la capacitación de un técnico de la Dirección General de Servicios Agrícolas en el área de Diagnóstico Molecular de las bacterias causantes de la enfermedad. También fue acertado para la participación de nuestros técnicos en diversas instancias regionales relacionadas al proyecto, que han permitido generar contactos con expertos y funcionarios relacionados a las organizaciones de protección fitosanitaria de América Latina y el Caribe".

La funcionaria destaca a su vez que la capacitación fue de gran importancia para obtener "información actualizada de la condición y manejo de la enfermedad en la región para desarrollar la estrategia nacional".

El brote de plagas y enfermedades son una amenaza para la seguridad alimentaria y factores como el cambio climático, el empleo de sistemas de producción intensivos y el comercio mundial hacen que la frecuencia de los brotes de enfermedades vaya en aumento.

A nivel internacional existen sistemas e instrumentos para prevenir la diseminación e introducción de plagas, y promover medidas apropiadas para combatirlas. La Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF), y el Sistema de prevención de Emergencias (EMPRES) establecieron normas internacionales y medidas de alerta y reacción tempranas.

El surgimiento de una nueva plagas como es el Huanglongbing (HLB), considerada como la enfermedad más devastadora de los cítricos, pone en riesgo a la citricultura regional y mundial.

Para hacer frente a estas enfermedades transfronterizas, como el HLB, urge la necesidad de implementar un proyecto regional para la prevención y mitigación de riesgos, donde los servicios de sanidad vegetal de los países y los organismos subregionales de sanidad vegetal realicen los mayores esfuerzos para prevenir la diseminación y evitar consecuencia predecibles.

Contexto sectorial

La superficie efectiva ocupada por los montes citrícolas en Uruguay se estima en 16.250 hectáreas, cifra 5% inferior a la registrada en el 2011.

La producción total del año 2012 fue 330.6 mil toneladas. La principal especie es la naranja, con 2,8 millones de plantas en producción y una cosecha del orden de las 157 mil toneladas. La mayor productividad la registra el limón con 70 kilos por planta, lo que representa 29 toneladas por hectárea.

La cosecha de la zafra 2012 superó en 22% a la registrada en 2011. Para la naranja, la producción estimada supera en 21 mil toneladas (16%) a la de la zafra anterior. El mayor aumento año a año continúa ocurriendo en la producción de mandarina, con una cosecha de casi 125 mil toneladas, 34% superior a la producción de 2011.

También aumentó la producción de limón, que alcanzó las 47 mil toneladas. La única especie en la que se registra una disminución es el pomelo, confirmando la tendencia decreciente observada en años recientes.

La producción citrícola del Uruguay se desarrolla en gran medida orientada a la exportación

como fruta fresca. De acuerdo a datos preliminares de URUNET, la cantidad de fruta exportada fue de casi 94 mil toneladas, lo que equivale al 38% de la fruta apta para comercialización. Los países de la Unión Europea, Brasil y Rusia fueron los principales importadores de citrus uruguayos.

El PIB agrícola en Latinoamérica y el Caribe (LAC) representa 5% de su producción total lo que muestra la importancia económica y social del sector para el desarrollo de la región. En este contexto, uno de los sub sectores importantes es la citricultura, alcanzando una superficie cultivada de aproximadamente 1.889.975 ha, en la que se incluye citricultura comercial, sub comercial y a pequeña escala.

La mayoría de los países de LAC poseen cítricos. Destacan como principales productores Brasil y México que se encuentran en el lugar 1 y 5, respectivamente, a nivel mundial en superficie sembrada total de cítricos (FAO, 2011).

Los cítricos dulces, principalmente naranja, son los principales cítricos sembrados (>80%) de la región y predominantemente para consumo en fresco y mercados nacionales. Los países que muestran un desarrollo empresarial son los principales productores del continente como ser Brasil, México y algunos países como Costa Rica, Colombia, Chile, Perú, Belice, Argentina, Paraguay y Uruguay.

De acuerdo con la FAOSTAT (2010), más de 107 millones de toneladas de cítricos se producen al año, destacando Brasil, Estados Unidos, China, México y España, los cuales cubren una superficie citrícola de más de 3.5 millones de hectáreas. Las principales especies cultivadas son naranjo dulce, limón mexicano, mandarina y pomelo.