FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean

Colombia y Brasil intercambian experiencias en materia de asociatividad y cooperativismo en la agricultura familiar

El proyecto Sembrando Capacidades promovió evento virtual para contribuir con los procesos en desarrollo en ambos países.

Bogotá, 12 de agosto de 2021 – En el marco del proyecto de cooperación sur-sur trilateral Sembrando Capacidades, Brasil y Colombia compartieron sus experiencias en asociatividad y cooperativismo para la agricultura familiar, durante taller virtual el día 11 de agosto. El objetivo fue presentar una mirada a políticas y experiencias en este tema, con el fin de contribuir con los procesos de política que están en desarrollo en ambos países. 

El proyecto Sembrando Capacidades es ejecutado de manera conjunta por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Agencia Brasileña de Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores (ABC/MRE), el Ministerio Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (MAPA) de Brasil y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) y integra las acciones del proyecto regional América Latina y el Caribe sin Hambre 2025.  

En la apertura, Graciela Fernandez Quintas, Presidente de Cooperativas de las Américas, de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), destacó los impactos que ha generado la pandemia de Covid-19 en los países de América Latina. “Los efectos sociales y económicos han profundizado las brechas estructurales existentes en nuestra región”, afirmó Quintas. En este sentido, apuntó el rol del trabajo conjunto, del trabajo del cooperativismo. "Debemos reconstruir mejor juntos. Las cooperativas favorecen el desarrollo de escalas productivas, pero también el acceso a una multiplicidad de servicios, que son clave para el bienestar de las sociedades rurales", dijo. 

Experiencias de Colombia y Brasil

El primer panel contó con experiencias de organizaciones de agricultores familiares y campesinos. Desde Colombia, Esperanza Riaño, representante legal de la Cooperativa Multiactiva de Campesinos Activos de Boyacá (COOCAMPO), presentó el trabajo ejecutado por la organización, creada hace siete años, conformada por 135 familias de tres municipios. La cooperativa cuenta con producción láctea, entre otros. Según Riaño, la pandemia fortaleció la cooperativa, incluso crearon una panadería con un grupo de mujeres, generando así una nueva unidad de trabajo. Asimismo, en este contexto, la cooperativa también ha apoyado a los campesinos en la prestación de servicios como alquiler de maquinaria y en la comercialización de insumos y materiales. 

Desde Brasil, Bruno Justin, Vicepresidente de la Cooperativa Mixta de Agricultores Familiares de Itati, Terra de Areia y Três Forquilhas (COOMAFITT), presentó la experiencia de la cooperativa, creada hace 15 años, y que cuenta con 278 asociados y asociadas. La organización tiene como principal mercado el institucional. Justin explicó que los jóvenes y las mujeres cumplen un importante papel en las tareas administrativas de la cooperativa. Entre los valores de la organización, se destaca la inclusión, con la inserción de los jóvenes para potenciar el conocimiento técnico-cualitativo, fomentando la permanencia de la juventud en el campo. La gestión es democrática, donde los asociados participan en la toma de decisiones. 

La mirada desde la institucionalidad

La Coordinadora del Grupo de Seguridad Alimentaria y Generación de Ingresos del MADR, Socorro Aguas, presentó los lineamientos de política pública para la asociatividad rural productiva en Colombia. Según la coordinadora, la política en este tema es ´muy joven ´, con inicio en el 2019  por medio de la mesa técnica de asociatividad rural, que empieza a construir estos lineamientos con la participación de diversos actores com entidades nacionales, territoriales, la sociedad civil y la academia. El objetivo de los lineamientos es fortalecer la asociatividad rural como mecanismo para la desarrollo económico, social y ambiental de los territorios y sus pobladores. Aguas destacó algunos antecedentes importantes para la construcción de estos lineamientos como el Censo Nacional Agropecuário, el Acuerdo de Paz, la Resolución 464/17 y el Plan Nacional de Desarrollo, entre otros. En el marco de los lineamientos, fueron construidas seis estrategias para articular e integrar la oferta insitutcional para la asociatividad rural productiva en el país. “Con base en esto buscamos diseñar una ruta nacional de asociatividad”, dijo.

Desde Brasil, Márcio Madalena, Director del Departamento de Cooperativismo y Acceso a Mercados de la Secretaria de Agricultura Familiar y Cooperativismo del MAPA, presentó el programa Brasil Más Cooperativo, que busca apoyar el cooperativismo y el asociativismo rural brasileño con acciones destinadas a las cooperativas, singulares o centrales, y las asociaciones de productores rurales. El programa, creado en el 2019, cuenta con seis ejes de acción: gestión, intercooperación, formación técnica, mercados privados, internacionalización y mercados institucionales. El Director, destacó el eje 2 del programa, donde se lleva a cabo el Proyecto de Apoyo a la Intercooperación, desarrollado por el Ministerio, con apoyo de la Organización de las Cooperativas Brasileñas (OCB) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). Según Madalena, este proyecto busca impulsar estrategias de negocios, mejorar procesos y buenas prácticas de gestión y gobernanza; así como promover el contacto entre las cooperativas, ofreciendo herramientas para facilitar el intercambio. Para este piloto, fueron seleccionadas 24 cooperativas agropecuarias de la agricultura familiar, del Nordeste de Brasil, identificadas como  ´Cooperativas Socias´. Estas ´intercooperan´ con nueve cooperativas de la región Sur, identificadas como Cooperativas Colaboradoras por la excelencia en modelos de gestión y acceso a mercados. Debido a la pandemia del COVID-19, el proyecto está siendo realizado 100% de manera virtual, por medio de una serie de actividades.

Alberto Ramírez, Consultor especialista en sistemas agroalimentarios y organizaciones de agricultura familiar de la Oficina Regional de la FAO, hizo algunas reflexiones finales sobre las presentaciones. Dijo que la crisis generada por la pandemia de Covid-19 puede ser una oportunidad, desde una mirada de la transformación de los sistemas alimentarios. "La asociatividad y el cooperativismo son un camino para generar una recuperación transformadora, un camino real para promover empoderamiento e inclusión", resaltó.

En las palabras de cierre, Carolina Smid, Analista de Proyectos de ABC/MRE, señaló que los ejemplos presentados demuestran cómo la acción conjunta puede potenciar y mejorar la calidad de vida de los pequeños agricultores de los dos países, mejorando el acceso a mercados y los negocios. Márcio Madalena, Director del MAPA, dijo que estas acciones de cooperación generan crecimiento y alcanzan muchos éxitos. A su vez, Joaquin Salgado, representante del MADR, invitó a todos a seguir participando de las actividades del proyecto que presentará sus resultados hasta diciembre, y que los productos generados pueden apoyar en los procesos en los territorios.