FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean

Discurso de Raúl Benítez presentando el informe sobre las actividades de la FAO en la región en 2014-2015 y el programa de trabajo para el bienio 2016-2018

XXXIV Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe. Ciudad de México, lunes 29 de Febrero, 14:30 hrs.

  1. Hoy les voy a presentar los resultados del trabajo de la FAO en la región, cumpliendo el mandato que recibimos de parte de ustedes durante la pasada Conferencia Regional, y proponer el nuevo programa de trabajo para el próximo bienio.
  2. Pero quiero comenzar por destacar los logros extraordinarios que ha alcanzado esta región en su lucha por erradicar el hambre.
  3. América Latina y el Caribe fue la única región en desarrollo de todo el mundo que alcanzó las metas de reducción del hambre de la Cumbre Mundial de la Alimentación y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
  4. Gracias a políticas públicas enfocadas en los más vulnerables, respaldadas por marcos legales, la región pudo reducir a menos de la mitad su porcentaje y número total de personas subalimentadas.
  5. Además de lo anterior, la prevalencia de niños menores de 5 años afectados por desnutrición aguda cayó de 7% en 1990 a 2% en 2015, y la pobreza extrema se redujo en 66 % en el mismo periodo.
  6. Estos logros nos colocan a la vanguardia de la lucha contra el hambre, y son los resultados concretos que nos permiten creer que es posible erradicarla durante nuestra generación.  
  7. ¿Qué fue lo que distinguió a nuestra región de las demás? El crecimiento económico sin duda fue fundamental, pero lo más importante fue el compromiso político de los países con la lucha contra el hambre.
  8. Este compromiso no se quedó en el papel o en las declaraciones. Durante el último bienio vimos como el principal órgano de integración regional, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, diseñó, aprobó y hoy está implementando su Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre, el cual busca acabar con el hambre en menos de una década y ha recibido el apoyo de la FAO desde su gestación
  9. Incluso, el primer punto del plan de acción de la CELAC para el año 2016 es justamente la erradicación del hambre, lo que demuestra la prioridad que los gobiernos le otorgan a esta lucha.
  10. El mismo compromiso y entusiasmo se puede observar en los países y en los otros organismos y mecanismos subregionales de integración, todos los cuales tienen planes y programas de seguridad alimentaria.
  11. América Latina y el Caribe fue pionera en proponer no sólo la reducción del hambre sino su erradicación total al año 2025. Para ello basta recordar la Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre, establecida por los gobiernos en 2005.
  12. También hay que destacar que el año pasado, la comunidad internacional fijó el año 2030 como la meta para los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, el segundo de los cuales tiene como objeto erradicar el hambre.

I Avances en la lucha contra el hambre

II Estado de la agricultura en la región

  1. América Latina y el Caribe cuenta con cerca del 8 % de la población mundial pero aporta alrededor del 10% de la producción agrícola del mundo. Cada año produce muchos más alimentos que los que necesita su población, por lo que se ha convertido en una gran exportadora.
  2. Como se señalara esta mañana, con el 12% de los suelos cultivables del planeta, un tercio de las reservas de agua dulce y un quinto de los bosques, tiene un enorme potencial para expandir su producción y productividad, pero esto no será posible si no cuidamos estos recursos.
  3. Aunque se ha reducido, la región aún tiene la mayor tasa de deforestación global y el 14% de la degradación mundial de los suelos. También ha habido una fuerte expansión de la frontera agrícola y una sobreexplotación pesquera.
  4. Existe un desgaste de nuestro sistema productivo, por lo que se vuelve urgente que no sólo produzcamos más, sino mejor. Debemos transitar hacia modelos sostenibles de producción y consumo, que nos permitan cuidar los  recursos que sostienen la seguridad alimentaria regional.
  5. Esto no sólo se refiere a los aspectos ambientales, sino también a los sociales y económicos. En muchos países hemos visto cómo aumenta la desigualdad, la concentración de la tierra y los procesos de minifundios, afectando seriamente a los agricultores familiares, que siguen siendo una parte fundamental de nuestro sistema alimentario.
  6. Si queremos acabar con el hambre y la pobreza de manera sostenible, debemos adoptar nuevas prácticas agroecológicas, con un mayor énfasis en apoyar a los pequeños agricultores, quienes son parte de la solución.
  7. Debemos avanzar hacia intercambios comerciales más inclusivos, promoviendo el comercio intrarregional y su integración con redes locales, invirtiendo en rubros agropecuarios no tradicionales y evaluando constantemente sus efectos de distribución y equidad.

III Acciones desarrolladas según las prioridades de la FAO

  1. Ahora quisiera referirme a la forma en que la FAO respondió al mandato que recibió de ustedes durante la última Conferencia Regional, realizada en Santiago de Chile.
  2. En ella, los países ratificaron tres iniciativas regionales para la FAO, encaminadas a enfrentar los principales retos de la seguridad alimentaria en la región.
  3. La primera prestó apoyo a la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre, la segunda se centró en la agricultura familiar y el desarrollo territorial en zonas rurales, mientras que la tercera buscó la mejora de los sistemas agroalimentarios.

IR1

  1. En cuanto a las acciones desarrolladas por la primera Iniciativa Regional, una de sus labores fundamentales durante el último bienio fue el diseño del Plan para la Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre 2025 de la CELAC, realizado junto a ALADI y CEPAL a pedido de los jefes de Estado de la región.
  2. La FAO también creó una plataforma digital de seguridad alimentaria, para apoyar al Plan CELAC, la cual contiene las principales políticas de lucha contra el hambre de los países, sus marcos normativos e institucionales y la oferta regional de cursos de formación e información necesaria para movilizar la cooperación Sur-Sur.
  3. Esta Iniciativa Regional también prestó apoyo a las otras grandes estrategias de cooperación Sur-Sur en seguridad alimentaria en la región, como el Plan de Erradicación del Hambre de Petrocaribe, el acuerdo Mesoamérica Sin Hambre impulsado por la Agencia Mexicana de Cooperación, y los Frentes Parlamentarios contra el Hambre.
  4. A nivel de los países, la iniciativa se centró en aquellos que enfrentan los mayores índices de inseguridad alimentaria, apoyando principalmente a Bolivia, El Salvador, Granada, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay y República Dominicana a desarrollar políticas y planes de erradicación del hambre.
  5. La Iniciativa apoyó los países a dinamizar su integración comercial, y para ello desarrolló un estudio que demostró con evidencia que el comercio intrarregional puede colaborar a poner alimento en la mesa de todos los habitantes de la región.
  6. Uno de los grandes logros de esta iniciativa fue el apoyo a la creación de la primera red regional de sistemas públicos de comercialización y abastecimiento de alimentos. Esta puede jugar un rol clave en la seguridad alimentaria, al crear reservas de alimentos y fomentar la compra de los productos de la agricultura familiar para abastecer los programas de protección social y alimentación escolar.
  7. Para enfrentar las pérdidas y desperdicios de alimentos, que en la región alcanzan los 350 millones de kilos por día, la FAO apoyó a los gobiernos a crear una estrategia y una alianza regional, que incluye una red regional de expertos, comités nacionales en Centroamérica y América del Sur y un programa de capacitación en pérdidas postcosecha en el Caribe.
  8. La iniciativa trabajó también para apoyar a los grupos más vulnerables de la región, como los pueblos indígenas, afrodescendientes y jóvenes, fortaleciendo el mercado de trabajo y fomentando la equidad de género.
  9. Actualmente, la FAO está dando asistencia técnica para la formulación de la Estrategia de Género del Plan SAN CELAC, ya que desde 2002, en la región se observa un aumento en la proporción de mujeres en situación de pobreza respecto al total.
  10. La FAO también está ejecutando un proyecto que busca enfrentar la malnutrición creciente en la región mediante la educación alimentaria y nutricional, profundizando los acuerdos logrados en la Segunda Conferencia Internacional de Nutrición.
  11. En este ámbito, la primera iniciativa regional trabajó con 17 países para fortalecer la alimentación escolar, gracias a un trabajo conjunto con el Gobierno de Brasil, fomentando buenos hábitos alimenticios desde la más temprana infancia.
  12. La Iniciativa también fomentó la gobernanza integral de la seguridad alimentaria, promoviendo políticas públicas para reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social, fortaleciendo las capacidades estadísticas de la región para gestionar los programas de manera más eficientes y monitorear sus impactos y resultados.

IR 2

  1. La segunda iniciativa regional, por su parte, trabajó para fortalecer al sector que está en la base de la estructura agrícola de la región: me refiero a la agricultura familiar, conocida también como agricultura campesina e indígena o pequeños productores, según el país que se trate (aunque conceptualmente no sea exactamente igual).
  2. Este sector genera la mayor parte del empleo rural y produce la gran mayoría de los alimentos frescos de consumo local.
  3. Durante el 2014, Año Internacional de la Agricultura Familiar, FAO apoyó la creación de 17 Comités Nacionales y un Comité Regional, como espacios inclusivos de discusión de las políticas que afectan a este sector.
  4. Para apoyar a los países, FAO desarrolló una plataforma digital con información sobre la agricultura familiar, incluyendo programas públicos, estadísticas y las leyes nacionales y regionales.
  5. La iniciativa también asistió a los Frentes Parlamentarios contra el Hambre para desarrollar un proyecto de Ley Marco para la agricultura familiar, el que será discutido en el Parlamento Latinoamericano.
  6. A nivel de los países, se apoyaron principalmente los programas de fomento de la agricultura familiar de Bolivia, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Paraguay, promoviendo el acceso a recursos productivos y servicios rurales.
  7. FAO trabajó con más de 70 asociaciones de productores de semillas de los países andinos y centroamericanos, las cuales hoy producen  y comercializan semillas de productos locales de alta calidad, facilitando el acceso de este preciado insumo a miles de campesinas y campesinos.
  8. En la zona andina, FAO apoyó la Red de productores y comercializadores de quinua, y en Granada y Cuba, la Iniciativa trabajó para promover la agricultura urbana y periurbana.
  9. FAO ayudó a los países a diseñar instrumentos financieros de acceso a crédito y seguros para la agricultura familiar, fortaleciendo los sistemas de extensión y asistencia técnica y revalorando las prácticas agroecológicas.
  10. El acceso de los agricultores familiares a mercados institucionales, a través de programas de compras públicas, fue otro aspecto destacado de la labor de esta  iniciativa, la cual también apoyó la implementación del Plan de Agricultura Familiar de la CELAC.

IR3

  1. La tercera iniciativa regional también trabajó para fortalecer la base agrícola y avanzar hacia sistemas agroalimentarios más eficientes e inclusivos, con especial énfasis en los países del Caribe.
  2. La FAO prestó apoyo a CARICOM para crear una política regional de desarrollo de la industria de la yuca, además de fortalecer a los pequeños productores de Belice, Barbados, Dominica, Santa Lucia, Granada y San Vicente y las Granadinas, fomentando su integración en cadenas de valor.
  3. La iniciativa también fortaleció la producción y comercialización de pequeños rumiantes en el Caribe, apoyando a pequeños agricultores de Barbados, Santa Lucía, Guyana y Dominica, fomentando buenas prácticas de forraje y mejorando su infraestructura.
  4. La Iniciativa trabajó en reducción de pérdidas de post cosecha, fortaleciendo las cadenas de valor en Belice y San Cristóbal y Nieves, mientras que en Santa Lucia buscó generar lazos entre la agricultura familiar y los programas de compras públicas.
  5. Con los países de Centroamérica, la iniciativa apoyó la creación de una política para el desarrollo del sector dedicado a la producción de frutas, hortalizas, tubérculos y granos, y junto a Antigua y Barbuda, Barbados, Chile, Dominica, Granada, Guatemala y Uruguay, desarrolló labores de facilitación de la cooperación sur-sur para mejorar los sistemas de inocuidad y control de alimentos.
  6. En Bolivia y Guatemala, la iniciativa desarrolló estudios para evidenciar la contribución de los pueblos originarios en la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios andinos y amazónicos, y en Belice se estudió el rol de las mujeres a favor de la seguridad alimentaria.

Haití

  1. Una atención especial fue otorgada por las 3 iniciativas regionales a la situación de Haití, país que sigue enfrentando los peores índices de seguridad alimentaria de todo el mundo.
  2. La FAO facilitó la firma de un acuerdo de Cooperación Sur-Sur entre Perú y Haití y durante el bienio aprobó un monto de 1,3 millones de dólares en fondos del programa de cooperación técnica, destinados a impulsar la ejecución del Programa Trienal de Desarrollo Agrícola de Haití.
  3. FAO también ayudó a movilizar recursos provenientes de otros socios por 6,5 millones de dólares en programas orientados a fortalecer la seguridad alimentaria de dicho país.

 

Presupuesto y Cooperación Sur-Sur

  1. Los logros y actividades anteriores se ejecutaron gracias al presupuesto aprobado por los países miembros de la FAO.
  2. Durante el bienio 2014-2015, la FAO ejecutó un promedio anual de 305 proyectos en la región, por un monto total de 144 millones de dólares, destinados principalmente a la asistencia técnica y en menor medida al apoyo ante situaciones de emergencia.
  3. El financiamiento de los proyectos en el bienio provino de fuentes extrapresupuestarias en un 86 %, y del programa de cooperación técnica de la FAO en un 14%.
  4. Los principales socios que contribuyeron con recursos para la región fueron Brasil, México, Venezuela, España, Chile, el Banco Mundial, la Unión Europea y el FIDA. Gracias a estos esfuerzos de movilización de recursos se aprobó un total de 229 nuevos proyectos, que representa un 30% más que en el bienio anterior.
  5. La Cooperación Sur-Sur ha sido fundamental para los logros que exhibe la región en materia de seguridad alimentaria y sus ejemplos son múltiples.
  6. Cuba está trabajando con el Caribe en reducción de riesgos y agricultura urbana. Brasil y Venezuela están colaborando con la FAO en la región e incluso en apoyo a países de África, mientras que México moviliza recursos en apoyo a los países de Mesoamérica.
    1. Chile transfiere conocimientos a Costa Rica, Guyana y Jamaica; mientras que Argentina, Perú y Uruguay fueron pioneros en ofrecer su apoyo a través del Portal de Cooperación Sur-Sur de la FAO.
    2. Venezuela y Petrocaribe son sin duda, otros ejemplos destacados de cooperación Sur-Sur en la región, y en los últimos diez años sus múltiples proyectos han sido una pieza importante en la seguridad alimentaria de varios de los países de Centroamérica y el Caribe.

DESAFÍOS

  1. Señoras y señores, aunque hemos avanzado de forma sostenida tanto a nivel regional como en cada uno de nuestros países, aún enfrentamos grandes desafíos para acabar con el hambre, la malnutrición y la pobreza de manera sostenible.
  2. El primero de ellos es la necesidad de dar respuesta urgente a los 34 millones de personas que aún viven con hambre.
  3. A ello debemos sumar la creciente obesidad, que afecta en promedio al 22% de la población adulta de la región, y el sobrepeso infantil, que sufren cerca de cuatro millones de niños.
  4. Aún hay 27 millones de pobres extremos en América Latina y el Caribe. Esto es particularmente cierto en las áreas rurales, donde la tasa de pobreza duplica la de las áreas urbanas.
  5. A la pobreza y la malnutrición debemos sumar quizás el mayor desafío que ha enfrentado la humanidad en lo que va de este nuevo siglo: me refiero al cambio climático y al proceso de degradación de nuestros recursos naturales.
  6. Su impacto se está haciendo sentir en la región, visible en el aumento de los desastres naturales, la alteración de los patrones climáticos y sus efectos sobre el sector agrícola, ganadero, forestal y acuícola.
  7. Esto reviste especial urgencia para Mesoamérica, donde el fenómeno de “El niño” impacta con fuerza a millones de personas del Corredor Seco las cuales requieren nuestro apoyo, y para el Caribe y los SIDS, Small Island Developing States, para quienes el aumento en los niveles del mar no sólo una cuestión de políticas sino un tema que amenaza su existencia.
  8. Las labores de apoyo que hemos entregado en el Corredor Seco serán presentados en el Panel de Cooperación sur-sur de esta Conferencia, que se realizará el día miércoles, mientras que el enfoque de la FAO en el contexto del SAMOA Pathway será el tema central del panel sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS) el día jueves.

 

Líneas de Trabajo

  1. Para responder a estos desafíos, la FAO de América Latina y el Caribe propone trabajar en tres áreas estratégicas que serán el foco de la Organización para los próximos dos años y se encuentran reflejadas en los 3 documentos principales.
  2. La primera de ellas continuará apoyando la lucha contra el hambre y la malnutrición, focalizando sus acciones en países prioritarios que aún enfrentan altos índices de inseguridad alimentaria, y trabajando en apoyo a los principales planes regionales y subregionales de erradicación del hambre.
  3. La segunda área estratégica continuará trabajando en la base del sector agrícola (donde está el mayor número de pobres) para transformar el sector rural e integrar la agricultura familiar en sistemas alimentarios inclusivos para el desarrollo rural sostenible. En este sentido, y como fuera presentado por el Sr. Deep Ford esta mañana, hemos encontrado un enfoque superador que integra la segunda y la tercera de las iniciativas regionales mencionadas previamente.
  4. La tercera área estratégica de trabajo está centrada en eluso sostenible de los recursos naturales, la adaptación al cambio climático y la gestión de riesgos de desastres.
  5. En cada una de estas áreas estratégicas de trabajo nos vemos reflejados la región como un todo, las 3 subregiones y los 33 países de América Latina y el Caribe. Obviamente, habrá que entender y respetar las particularidades y énfasis de cada país y subregión.
  6. Proponemos una Iniciativa Regional para cada una de éstas áreas estratégicas, a través de las cuales proporcionaremos una intervención integral y multisectorial en la región.
  7. De la misma forma, como FAO, quisiéramos llamar a los países a continuar reafirmando los principales acuerdos globales que buscan proteger los recursos que sostienen la seguridad alimentaria mundial, como las medidas del Estado Rector del Puerto, que busca luchar contra la pesca ilegal mediante el ordenamiento y la conservación de los recursos pesqueros y la biodiversidad marina, y que requieren la ratificación de los países para adquirir plena legitimidad.
  8. Quisiera finalizar agradeciendo a cada uno de ustedes por el apoyo y la disposición a colaborar demostrada en estos últimos años. Me ha tocado participar en las últimas Conferencias Regionales, y en cada una de ellas salgo lleno de esperanza. Y hoy, más que nunca, estoy convencido de que tenemos fundadas razones para creer que seremos la última generación en convivir con el hambre.
  9. No es fácil y tenemos que redoblar los esfuerzos y utilizar la experiencia que la región logró en su consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para alcanzar nuestras metas.
  10. Tenemos los recursos, la experiencia, la voluntad política y los acuerdos necesarios. Sólo nos queda dar el último empujón, un último gran esfuerzo conjunto que nos llevará a erradicar el hambre y la pobreza de manera sostenible.
  11. Sé que cuento con la voluntad y el esfuerzo de todos ustedes. Muchas gracias.