Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

America Latina y África conmemoran la relevancia global del algodón como oportunidad de mercado, para generación de empleos e ingresos

Países se reunieron en un evento virtual para el Día Mundial del Algodón 2021.

Santiago de Chile, 12 de octubre de 2021 -“Por medio de un abanico de proyectos que integran el programa de cooperación brasileña para el fortalecimiento del cultivo del algodón en los países en desarrollo, hemos logrado resultados de gran importancia para el sector, dando visibilidad internacional a este rubro”,  señaló el Director-Adjunto de la Agencia Brasileña de Cooperación, del Ministerio de Relaciones Exteriores (ABC/MRE), Embajador Demétrio Carvalho, en la apertura de la conmemoración del Día Mundial del Algodón, promovido por el proyecto +Algodón, el 7 de octubre. La transmisión en vivo por redes sociales y plataforma Zoom totalizó más de 900 visualizaciones. El Día Mundial del Algodón fue instituido, en el 2019, por la Organización Mundial del Comercio (OMC) para reconocer y dar visibilidad global a este importante cultivo. 

En sus palabras, el Representante de la FAO en Brasil, Rafael Zavala, destacó la importancia del algodón para el sustento de millones de personas, generando en todo el mundo cerca de 350 millones de empleos. “En nuestra región de América Latina, significa un ingreso vital para las familias agricultoras, generando empleos e ingresos, además de contribuir de gran manera a la seguridad alimentaria, especialmente en países en desarrollo”, dijo.  

El proyecto +Algodón es ejecutado de forma conjunta desde el 2013 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la ABC/MRE y siete países socios: Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Haití, Paraguay y Perú; con recursos financieros del Instituto Brasileño del Algodón (IBA). 

Mercado mundial y reflexiones sobre el algodón latinoamericano

Con la moderación de la Oficial de Cooperación Sur-Sur de la FAO, Dina Lopez, el primer panel del evento contó con las presentaciones del Economista Senior de FAO, ElMamoun Amrouk, y la Economista del Comité Consultivo Internacional del Algodón (ICAC), Lorena Ruiz. Según Amrouk, el algodón representa entre 75 y 80% de la producción natural de fibra en el mundo. Para la construcción de un sector algodonero sostenible, apuntó elementos como la innovación para competir con las fibras sintéticas; la movilización de tecnologías y recursos innovadores; el aumento de la producción de algodón y la disminución del uso de recursos, es decir, inversión. Amrouk resaltó la necesidad de coherencia de políticas y mayor coordinación entre los segmentos de la cadena de valor: “debemos trabajar de la mano”, afirmó. 

Lorena Ruiz, resaltó la creciente demanda de algodón orgánico. Sin embargo, apuntó desafíos como la oferta de semillas para la producción orgánica y el tema de la certificación. Agregó que cultivar un algodón sostenible requiere más esfuerzos, y que no hay suficiente oferta para tal demanda. En este sentido, apuntó que las grandes marcas deben apoyar a los agricultores desde el inicio de la producción. “Muchos consumidores estás más conectados con los temas de sostenibilidad”. 

Fortalecimiento del sector algodonero: la mirada de los gremios

El segundo panel, abrió espacio para escuchar a los gremios de América Latina y África. Cesar Pardo, representante de Confederación Colombiana de Algodón (CONALGODÓN), comentó que actualmente están dedicados al tema de la competitividad algodonera. “Estamos trabajando para volver a los buenos tiempos del algodón en el país, para cubrir la demanda nacional y exportar a algunos países de Latinoamérica. Pensamos con esperanza en el futuro del algodón en Colombia”, afirmó. 

A su vez, Celso Muchut, de la Asociación para la Promoción de Producción Algodonera-Argentina (APPA), comentó que en todo el mundo son 350 millones de personas que trabajan con algodón y más de 7 millones de personas compran ropas hechas con esta fibra. “La calidad de la fibra se origina en la parte productiva; por ello, trabajamos mucho con productores y técnicos, capacitándonos para la calidad del cultivo”. Desde Brasil, Marcio Portocarrero, de la Asociación Brasileña de Productores de Algodón (ABRAPA), explicó que la reanudación del cultivo del algodón en Brasil se estableció en 2000, basada en el cooperativismo, el asociativismo y la alta tecnología. “Hoy, somos el segundo exportador más grande del mundo y el cuarto productor de algodón más grande del mundo. Es la segunda cadena productiva que más empleos genera en el país”, afirmó. 

Por su parte, el representante del Foro Nacional de Productores de Algodón de Mozambique (FONPA), José Domingos, presentó la organización creada en el 2005 por productores de algodón con el objetivo de defender a los intereses de los 25 mil miembros asociados, que representan a más de 280 mil productores del país. “El nuevo plan estratégico de FONPA busca facilitar la organización de los productores de algodón, fortalecer sus capacidades para brindar servicios, mejorar la rentabilidad, entre otros”. 

Algodón: la fibra que nos une

Durante el evento fue lanzada la animación ´Algodón: la fibra que nos une´, producida en el marco del proyecto +Algodón, donde los personajes Juan, Rosa y Alejandra explican de una manera sencilla y pedagógica sobre los ciclos de la cadena algodonera, desde el cultivo, pasando por la transformación y la llegada al consumidor. 

Organismos internacionales: los aportes de la cooperación sur-sur

La Coordinadora del proyecto +Algodón, Adriana Gregolin, habló sobre el proyecto ejecutado hace ocho años. Según Gregolin, fueron necesarios ajustes a lo largo de los ocho años hacia una mirada más integral de la cadena productiva, con la inclusión de temas como, innovación social, mercados inclusivos, entre otros. “Hoy estamos en la tercera fase hasta el 2024, donde buscamos construir la sostenibilidad de los resultados logrados y de la cadena de valor algodón”, señaló. Gregolin agregó que este proyecto, también, dejará como contribución un modelo de producción sostenible validado por cinco países, con apoyo de todas las instituciones brasileñas y nacionales: “todo eso para un sistema de producción donde tenemos algodón y alimentos. Porque esta es la realidad en nuestros países. Ochenta por ciento de los productores de algodón de los países donde trabajamos son pequeños productores y requieren acciones diferenciadas”

El proyecto Más Allá del Algodón, ejecutado por el Centro de Excelencia contra el Hambre del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la ABC/MRE, fue presentado por Albaneide Peixinho, Coordinadora del proyecto. La iniciativa busca apoyar la vinculación de los subproductos del algodón y los cultivos relacionados y diversificados, como el maíz y el frijol, con mercados seguros, incluyendo los programas de alimentación escolar. Peixinho destacó que la misión principal es mejorar la calidad de vida de los agricultores familiares mediante el fortalecimiento de los canales de venta y el flujo de producción sustentable certificada. “No se trata solo de plantar, necesitamos ofrecer educación alimentaria y nutricional a los agricultores y que puedan vender sus productos para generar ingresos y comprar otros alimentos que serán la base de su dieta”. 

La coordinadora del proyecto Promoción del trabajo decente en países productores de algodón, Fernanda Barreto, presentó la iniciativa de cooperación sur-sur llevada a cabo por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en conjunto con ABC/MRE. Para la construcción de las acciones del proyecto, Barreto explicó que el primer paso fue la “identificación de las debilidades, como el uso de plaguicidas, la falta de capacitación y el trabajo infantil”. El segundo paso fue la identificación de soluciones basadas en la cooperación sur-sur, como la promoción de la asociatividad, las acciones contra el trabajo infantil, la promoción de la seguridad en el trabajo, las metodologías de formación y la formación y cualificación profesional, entre otros. 

La clausura del evento se quedó a cargo de Haroldo Cunha, representando el Instituto Brasileño del Algodón (IBA), que resaltó las ventajas del algodón en términos de sostenibilidad en comparación a otras materias-primas, como un espacio de oportunidad para la fibra. Acerca del trabajo de cooperación, comentó que es una iniciativa que respeta las características de cada país, “donde las experiencias brasileñas son intercambiadas y adaptadas según la realidad y las diferencias entre los países, potenciando así los conocimientos de cada región”. Cunha subrayó la importancia de la organización de los agricultores para la sostenibilidad de las acciones y continuidad del fortalecimiento del sector.